Mar. 28. May 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

RICHARD READ (Jorge A. Molinari)

RICHARD READ (Jorge A. Molinari)

MONTEVIDEO-URUGUAY (por Jorge Aniceto Molinari)  (Abordando eso gris, que parece la teoría).

Ante la pregunta que se me ha reiterado, no en este medio sino en la personal, de que pensaba del accionar y de las ideas de este destacado compañero del hacer sindical, voy a intentar ahora por este medio una respuesta. En estos días además su aparición en distintos programas televisivos ha generado preguntas que queremos analizar.

En google dice: “destacado dirigente sindical del gremio de la bebida”; creo que es mucho más que eso.

Bastaría con su intervención en la oratoria del Primero de Mayo de 1983 en plena dictadura, para que su nombre ya figurara en forma destacada.

A eso hay que sumarle, su actuación gremial en la bebida y lo que su gremio hace como extensión social, además su relativamente breve pasaje por el PIT-CNT, -lo del primero de mayo del 83 fue notable - en que con Juan José Ramos, y Jorge Bermúdez, le habían dado un gran dinamismo a la Central Sindical, la muerte temprana de Juanjo, cortó este proceso.

Juanjo, asumió responsabilidades sindicales en un proceso que tuvo su pico crítico en la crisis del 2001, por ser dirigente bancario -como Carlos Gómez en 1965-, de sus definiciones y acciones se involucraba a todo el país.

En lo personal con Juanjo intercambiábamos permanentemente, y porque además era así, hablaba directo con todo el mundo, a través de él supe del rol de los otros compañeros.

Lo que pasa con la banca, estuvo, está y estará vinculada al destino del país, Richard presidía y preside un proceso en la bebida, prolijo, con conquistas sindicales y con un accionar social formidable. Al Fogata le correspondía un terreno muy escabroso como es el de salud, que además necesita de otra organización de la sociedad que el sistema actual no puede, ni quiere dar.

Juanjo cuando falleció estaba en pleno proceso, además hubiera evitado los disparates que se han dicho de la crisis del 2001 y el discurso edulcorado de la derecha. Le daba además una visión dinámica de la sociedad.

Juanjo conocía y estudiaba el funcionamiento de los bancos. La crisis del 2001 nos la predijo con anticipación y además delineo el hacer del gremio bancario para afrontar junto a la gente las consecuencias  de la misma. Recordemos que el país, - Talvi mediante - tenía sistema que recibía   millones de dólares, particularmente de Argentina, sin ningún seguro de permanencia; cuando vino la crisis se evaporaron.

Juanjo, Atchugarry y un gran equipo negociaron con el Fondo Monetario y buscaron caminos de salida, cuando desde el Frente Amplio se pedía la renuncia de Batlle, claro esa no era la posición de Seregni  y de Astori que lo respaldaron.

Me podrán decir que soy un atrevido, pero la crisis de Pluna con el Juanjo vivo se hubiera vivido de otra manera como por ejemplo ocurrió con el desguazamiento de la industria textil.

Juanjo le hace falta al país y tal vez es eso lo que muchas veces se les reclama a dirigentes como Richard, o a Ciganda por ejemplo.

No alcanza para resolver la crisis –en la que estamos- con cada día más pobres y peores puestos de trabajo, en su mayoría y con una economía que depende de decisiones que se toman a un nivel superior al de los Estados, con la importancia de una buena conducta democrática, se necesita programa; la izquierda no lo tiene. ¿Qué se va a hacer con la moneda y los impuestos? ¿El que la seguridad social atienda y abarque los problemas que la sociedad tiene, va a depender de la rentabilidad empresarial?

¿El sistema político de Uruguay puede resolver por sí y ante sí, estos problemas?

La honestidad de procedimientos es fundamental, pero no alcanza, son necesarias ideas por medio de las cuales se aborden los problemas, con una condicionante, necesitan del acuerdo de Gobiernos, partidos, sindicatos, organizaciones sociales de todo tipo para imponerlas.

Hoy hay que parar la guerra, pero para ello hay que imponer un programa que determine la reconversión de la industria que la fomenta. Eso no está en el debate, hay que incorporarlo.