Mar. 28. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

ARGENTINA Y LOS ESPÍAS (Rodolfo O. Gianfelici)

ARGENTINA Y LOS ESPÍAS (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  El título debería haber sido: Argentina, el gobierno y la inteligencia; pero sería una contradicción. Porque en este gobierno de Javier Milei existe una total ausencia de inteligencia.

Si hubiéramos utilizado el título supuesto, podríamos haber llevado a un error, pues en verdad nos referíamos a la Inteligencia como organismo de espionaje, la AFI (Agencia Federal de Inteligencia). La cual –por cierto- no tiene nada que ver con ‘lo político’ que representa el mandatario.

Pero atendiendo a la sumisión, el colonialismo y la entrega que lleva adelante este gobierno, no nos podemos quedar solamente con la Inteligencia local (la de los espías argentinos), sino que deben ingresar las dos Inteligencias que mayor penetración tienen en la AFI, el gobierno y todos los que adhieren al mismo; o sea: la CIA y el Mossad.

Partamos de la base que Milei carece de cualquier tipo de idea de lo que significa la Inteligencia; además -por su pensamiento de colonizado-, no le interesa en absoluto el tema. Dato no menor, siendo el presidente...

En segundo plano aparece la vicepresidenta Victoria Villarruel –negacionista igual que Milei-, con estrechísimos lazos con lo más ultraderechista, pro-dictadura, pro-criminales condenados por delitos de lesa humanidad, que pretende concertirse en ‘el faro’ del militarismo local.

En tercer sitial se sitúa la desprestigiada Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que demostrara sus fracasos en su gestión anterior (2015-2019), totalmente funcional a la CIA y el Mossad.

Finalmente, y por descarte en el último puesto, aparece el Ministro de Defensa, el radical Luis Petri; un personaje que desconoce todo lo que sea del tema militar, y mucho más de Inteligencia.

Es así que estas ‘cuatro patas’ compiten entre si; algunos con pensamiento claro; otros sin pensamiento alguno; y otros apelando a acomodarse según lo que suceda en el día a día. Todo lo cual hace que la Inteligencia argentina sea un bocado de fácil degustación por las agencias extranjeras de Inteligencia.

Porque si toda esa gravedad ya no alcanzara, se agregan las disputas de personajes menores del gobierno, que recurren a pedir y manipular ‘informes’ y a hacer ‘favores’, según sus necesidades coyunturales.

Algo está claro: la CIA debe conducir a la AFI y encolumnarla en la estrategia de Washington. Mientras que el Mossad debe organizar toda la “prevensión contra el terrorismo internacional”. Esa es la línea general, superior, que ordenó Milei, y que Posee “bajó” al titular de la AFI, Silvestre Sívori.

Este último es un abogado sin ningún tipo de conocimiento en Inteligencia, que debe asumir su papel de dócil y obediente burócrata. Un macrista que siguiendo la orden de Posse ha llenado de militares la AFI (Posse considera que de esa forma ‘neutraliza’ a Villarruel; pero el tema es que los militares avanzan ocupando puestos, y a la vez no dejan de ‘fichar’ con la vice...).

Está claro que la idea de Milei no es propia, sino que fue la aceptación lisa y llana de lo que en su momento sus ‘asesores’, entorno, y gente de confianza, le fueron ‘ordenando’, ‘armando’ cuando era un simple candidato. Porque la CIA y el Mossad no “aterrizaron” luego del triunfo en la segunda vuelta electoral, sino que venían operando desde hacía muchos meses (años?).

Porqué Milei delegó y encargó a Posse el tema de Inteligencia...? Porque confía plenamente en él. Se conocieron y se hicieron amigos cuando trabajaban en Corporación Eurnekian. Allí ambos desempeñaron papeles que –como consecuencias de resultados-, los llevó a ser poco tenidos en cuenta. Lo que hizo más estrecha esa relación (siendo empleados “heridos”).

Fue así que no llamó la atención que Posse en enero de 2024 viajara a EEUU y fuera recibido en el cuartel central de la CIA, en Virginia. Como tampoco que a mediados de marzo de 2024 recibiera en su despacho al Director de dicha agencia, William Burns.

En el pensamiento limitado y ‘guerrafrísta’ de Milei, los enemigos de Argentina son China y Rusia. Casualmente... los mismos que considera Washington... De allí que el gobierno local hace los deberes, aún a costa de perjudicar en gran manera al país (quedar afuera de los BRICS, perder las ventajas del Whasp chino, perder financiamiento de obras de China, y hasta poner en riesgo las exportaciones justamente ante el mayor comprador: China).

Pero... es todo tan sencillo y lineal desde la administración de Milei...? No Nada que ver. Porque las procedencias de cada personaje, sus intereses, sus limitaciones políticas, sus ambiciones, sus compromisos llevan a constantes disputas, confrontaciones, maniobras internas. La prensa hegemónica disimula todo, pero la realidad no se puede ocultar.

Porque las peleas (abiertas y públicas, o encubiertas) predominan, como pocas veces se ha visto en un gobierno nacional. Veamos las “principales”:

Milei-Villarruel, Milei-Caputo, Posse-Bullrich, Villarruel-Bullrich, Posse-Villarruel, Policía Aeroportuaria-Policía Federal, Policía Federal-Policía Federal, militares-militares...

Todo ese desencuentro generalizado no hace más que favorecer los objetivos y planes de quienes tienen las cosas totalmente en claro. No en vano Milei insulta a los presidentes de México y Colombia, como no es casual el destrato que le ha propinado a Lula y a las autoridades chinas.

También el mandatario halaga a Benjamin Netanyahu, máximo responsable del genocidio en Franja de Gaza, y a la vez revalora a su par ucraniano, Volodimir Zelenski, un ajedrecístico peón de EEUU, Gran Bretaña, la OTAN y la Unión Europea, que además de formar parte de la mayúscula corrupción de su país, ensangrienta a su Nación (además de sus empresas off-shore en paraísos occidentales...).

Se entrega el control de la vía fluvial del río Paraná al Ejército Estadounidense; se compra chatarra aérea a Dinamarca (descartándose las ventajas de la oferta de China, que hasta la propia Fuerza Aérea consideraba mejor).

Si silencia el avance británico sobre las Islas Malvinas y su área de influencia; inclusive se miente en el comunicado oficial respecto a lo conversado por Milei con el canciller de ese país (desmentido en comunicado oficial emitido desde Londres, respecto a los temas tratados en dicho encuentro).

Milei ha decidio abandonar el proyecto del cuarto reactor nuclear en Atucha, con tecnología Hualong. La cancillería recibió a representante de Taiwan –secretamente-, en un desafío a China. Y lo último fue una situación cómica: El Ministro de Defensa Petri protagonizó una “persecución” y “detención” de una nave china –con intervención de fuerzas militares- que generó un pomposo comunicado oficial argentino “en defensa de la soberanía”. Pero que horas más tarde fue desmentido por la embajada de China, pues dicha nave no efectuaba pesca alguna... (¡).

EEUU ya selló un acuerdo con Paraguay; ahora suma el control del río Paraná, y con ello avanza en su objetivo de instalarse militarmente en la llamada ‘triple frontera’ (de Argentina, Brasil y Paraguay).

Agreguemos que por el Paraná baja y sale la droga sudamericana hacia el mundo (Europa y EEUU); y que en la ‘triple fontera’ ya operan con mayúsculas fuerzas las bandas criminales brasileras Comando Vermelho y Primer Comando Capital (ambas dominan el narcotráfico y el contrabando en Brasil y Paraguay). Con lo cual todo tiene que ver con todo...

A todo ello, el Ministro Petri –al parecer- es objeto de maniobras como la de la supuesta “persecución” del barco chino, que lo convirtió en el hazmerreir de todo el ambiente político argentino (y ni qué hablar del exterior...). Acción que -se sospecha- fue armada por Inteligencia...

Porque esta apertura de frentes en todos lados que lleva adelante Milei, también suma intereses uniformados sectoriales, donde cada uno busca ganar espacios y ‘la mejor sombra’ de funcionarios nacionales. Lo demuestran no solo las tres fuerzas militares, sino Prefectura, Gendarmería, Policía Federal, y Policía de Seguridad Aeroportuaria. Todos contra todos, facilitando las operaciones ‘desde afuera’.

Uno de los peores ejemplos de estas disputas lo mostró el despido del coronel Alejandro Guglielmi, Jefe de la Casa Militar. Por una rencilla menor, y ‘comentarios fundados’ (¿?), la tarotista-asesora Karina Milei lo eyectó del cargo. La “acusación”...? Que le pasaba información a la vice Villarruel.

Al parecer, ese ‘dato’ fue proveído desde la AFI (controlada -vía Sívori-, por Posse), donde se sabe que Posse está enfrentada con la vice... Todo extremadamente burdo y elemental.

Esta es la realidad de la Inteligencia argentina. Cómo no vamos a ser presa fácil de terceros...

(Foto: presidente Milei y embajador de EEUU en Argentina).