Vie. 01. Mar 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

LOS NARCOS TAMBIÉN HACEN POLÍTICA (Rodolfo O. Gianfelici)

LOS NARCOS TAMBIÉN HACEN POLÍTICA (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Quien piense o imagine que los narcotraficantes son los que muestran las series televisivas (locales y estadounidenses), están muy lejos de la realidad.

Porque los narcos, más allá de sus acciones ilegales y la violencia a la que recurren, poseen asesores financieros, asesores en comunicación y asesores políticos.

Porque no se trata solo de venta de alguna droga ilegal. Se trata de enquistarse en el poder; en penetrar y asociar a políticos, medios de comunicación, financistas, inversores, periodistas, personas de la justicia, uniformados...

Y en ese sentido, lo hecho por Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lisfchitz entre 2007 y 2019, ha posibilitado un avance del poder narco como no ocurrió en ninguna otra provincia argentina. Lograron que funcione el narco-estado, tal como las potencias occidentales han ideado para los países dependientes.

Lo que ocurre en la actual gestión peronista (2019-2023) de Omar Perotti no es más que la consecuencia de las destruciones institucionales permitidas por esa alianza de socialistas, radicales, coalicionistas, aristas, demoprogresistas, “progres” y anti-peronistas.

Los mismos que alinearon la justicia, y sectores del Poder Legislativo y del Poder Político en esos 12 años, ahora son los que salen a denunciar. A alarmarse; a reclamar medidas “de fondo”; a hablar de “inseguridad”; a instalar el miedo cuando ellos han sido los principalísimos responsables de este estado de situación.

Pero volviendo al tema de los ‘asesores’, los narcos, las bandas que funcionan aceitadamente en la provincia (y que también sirven para aprovisionar de drogas a EEUU y Europa), no salen a dar golpes ‘así porque sí’. Una cosa son las disputas territoriales, con muertes barriales, y otra cosa es el instalar la debilidad y “ausencia” del estado.

Porque en este sentido, las bandas narcos en suelo santafesino actuaron, crecieron, se desarrollaron y penetraron en estructuras del estado de la mano de las gobernaciones de Binner, Bonfatti y Lifschitz. Y ahora necesitan que ese poder político retorne, para continuar avanzando. Por ello actúan en consonancia con la agenda política del autoproclamado “frente de frentes”. Que no es otra cosa que la unidad super-estructural política de lo anti-nacional y anti-popular.

En este sentido, el ataque a un supermercado rosarino de la familia Roccuzzo, asoma como una acción mediática de repercusión local, nacional e internacional. Porque a dicha familia pertenece Antonela Roccuzzo, cónyuge de Lionel Messi.

Fue un ataque a balazos en la madrugada del jueves 2 de marzo. Allí dejaron una amenaza para el futbolista.

Inmediatamente de conocido este grave suceso, aparecieron –lógicamente- los peores personajes de la política argentina que engañan, usando el drama social y policial narco, para “hacer política”.

Allí estuvo la titular del derechista PRO, Patricia Bullrich, reiterando el uso de los militares contra los narcos: “hay que usar todas las fuerzas para recuperar la ciudad del dominio narco. Pensar que algunos todavía se niegan a hacerlo". La exMinistra de Seguridad de Mauricio Macri apeló a su propuesta que ha fracasado en todos los países donde se sacó a los militares a las calles. Es más: ello generó que los militares terminaran sumándose al negocio narco...

Desde Buenos Aires, el presidenciable de Juntos por el Cambio, el derechista Horacio Rodríguez Larreta, aprovechó la oportunidad para hacer política barata: "La gente en Rosario quiere y necesita vivir tranquila. Mi propuesta es un Gobierno Nacional presente y ocupado en recuperar la calle, con 3.000 gendarmes persiguiendo a los narcos mientras las FFAA blindan nuestras fronteras”. Es el mismo Larreta que ha tenido que ‘licenciar’ a su Ministro de Seguridad ante los escándalos que lo han tenido como protagonista...

Mauricio Macri salió a solidarizarse con la familia de Messi: “Otra advertencia al gobierno nacional y al de Santa Fe de que no se puede convivir con el narco. Hay que combatirlo con decisión. A fin de año esto empieza a cambiar”. El mismo expresidente que permitió consolidar a Argentina como proveedora a gran escala de drogas para EEUU y Europa entre 2015 y 2019.

El candidato a la gobernación, el rosarino Pablo Javkin expresó: “A mí no me van a correr con esto. Yo no tengo armas, no tengo quien me cuide, camino por la ciudad como cualquier otro vecino”. Es el mismo que viajó a EEUU para halagar las políticas de (las cuestionadas y criminales) policías y a recibir ‘asesoramiento’ según la planificación estratégica de la DEA...

Todo tan mediocre, expuesto, obseno, que más que un “atentado” a una propiedad relacionada con el mejor jugador del mundo y la propia amenaza al mismo (para qué?), demuestra el estado en que debe desenvolverse la actual gestión peronista (más allá de sus errores) y que se está ante enemigos a los que deben enfrentar las clases dirigenciales codo a codo con la sociedad.

El tema no es fácil cuando el entremado delitivo construido en las administraciones de Binner, Bonfatti y Lifschitz, presenta a exportadores, inmobiliarias, políticos, hombres de la justicia y el Poder Legislativo, policías, periodistas, opinadores, medios de comunicación, agencias publicitarias, constructoras, sitios de diversión –entre otros- formando parte del mismo...