Lun. 26. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Notas

A EEUU SE LE ACABA EL (RESERVAS DE) PETRÓLEO

A EEUU SE LE ACABA EL (RESERVAS DE) PETRÓLEO

MADRID-ESPAÑA (Especial para PrensaMare)  La reserva estratégica de petróleo (SPR) de Estados Unidos atraviesa un marcado descenso. Ello surge de considerar el número de barriles de crudo con los que cuenta (346,8 millones). Estamos ante el nivel más bajo desde 1983.

Ello tiene consecuencias, siendo posible que el país no pueda recuperar sus reservas en las próximas décadas por factores como la financiación y el envejecimiento de las infraestructuras en que las resguarda.

Uno de los interrogantes es...

Saber si las autoridades de EEUU en verdad desean querer recuperar esos barriles. Acaso no están haciendo la transición energética, especialmente en el mercado de los autos...?

Si ello es así resulta evidente que a futuro no van a necesitar la misma cantidad de combustibles.

No significa que que de aquí a 10 años se eliminarán; pero resulta evidente que eso pasará de manera gradual y progresiva. Es así que, si las refinerías con las que cuenta ahora tienen una vida útil de 30 a 40 años, ello significa que no van a necesitar meter todo el crudo a la brevedad porque existirán más autos (actualmente EEUU posee alrededor de 300 millones de vehículos).

La reserva estratégica de petróleo...

De Estados Unidos surgió luego que Arabia Saudí aplicara un embargo en 1973 cuando (en conjunto con la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo –OPEP-, Egipto, Siria y Túnez), decidió frenar las exportaciones de petróleo hacia las naciones que habían apoyado a Israel en la guerra de Yom Kipur (ocurrido ese mismo año).

Las sanciones energéticas se levantaron en marzo de 1974, después de las negociaciones de la Cumbre Petrolífera de Washington. A partir de allí varios países tomaron precauciones para evitar la repetición de un embargo similar (que los dejara sin petróleo); ello en razón que las consecuencias de ese embargo de 1973 perduraron hasta la década de 1980.

Como forma de protegerse...

Washington construyó su reserva, con instalaciones en los estados de Texas y Luisiana y capacidad para albergar más de 700 millones de barriles de petróleo.

Se construyeron instalaciones en el subsuelo, en cavernas excavadas en cúpulas de sal. Esta técnica se considera segura para el medioambiente por su baja permeabilidad. Para los expertos existía un tiempo de vida de 25 años; por lo cual, ese plazo se cumplió al finalizar el siglo 20.

Hasta hace una década...

Los barriles que conformaban la reserva estratégica de petróleo solo habían sido sacados de emergencia en 3 ocasiones, ya que ese depósito tiene como fin atender graves interrupciones del suministro mundial del energético.

Se recurrió a ello en:

  • 1991, por la guerra del Golfo Pérsico (provocada por EEUU)
  • 2005, por la devastación del huracán Katrina, y
  • 2011, por la invasión a Libia (provocada por potencias occidentales, con apoyo de EEUU).

Ahora las autoridades decidieron echar mano de la reserva a causa de la inflación y el precio de los barriles de crudo.

EEUU apeló a usar sus reservas cuando existieron graves problemas. En esta ocasión, con el presidente Joseph Biden, los emplea para poder mitigar el precio del barril porque, subió más de 100 dólares. Cuando empezaron a vender las reservas (porque no había el crudo suficiente), eso ayudó a disminuir el precio.

Algunos consideran que esta disminución es solo un problema interno estadounidense. Pero ello significa sacar a dicho país del mercado mundial de hidrocarburos...

Las reservas han sido un factor fundamental para determinar el precio del barril, porque a menor almacenamiento, mayor requerimiento; y si esto pasa en Estados Unidos y estuviéramos en la misma situación de hace 20 o 30 años, tendríamos unos precios de barriles por arriba de los 100 dólares. Pero ello no ocurre porque en Estados Unidos están produciendo entre 11 millones y 12 millones de barriles diarios y, con ello, no tiene tanta co-dependencia en el mundo.

En la actualidad, las mayores afectaciones al precio del barril han sido por el dato del Producto Interno Bruto (PIB) de China, donde creció solo 6,3%, un indicador por debajo de lo estimado por especialistas.

Ante ello, Washington sacó sus reservas, bajó el precio del barril y, con eso, el costo de las gasolinas; porque ello afecta directamente a la economía del país. Si Biden no lo hubiera hecho, se habría mantenido más alto el precio de los combustibles y, con ello, la inflación no hubiese disminuido. Ello hubiera significado que la tasa de interés en EEUU se hubiera incrementado.

En mayo de este 2023...

El Departamento de Energía estadounidense expuso que las entregas a la reserva están previstas para agosto. En la actualidad, con los 346,8 millones de barriles puede tener un suministro adecuado durante máximo 40 días, esto si se toman en cuenta sus importaciones y las reservas totales.

La mayor parte del crudo en la reserva estadounidense es crudo dulce, no pesado, como el de México o Rusia. Esos crudos que compra Washington, los mezcla con su crudo ligero. Las reservas hoy están bajas, pero se pueden ir incrementando conforme vaya aumentando la producción en lo que se llama shale. En Estados Unidos la producción en 2008 era de 4 millones de barriles, y con la producción que se tiene de shale ya han llegado hasta 12 millones.

Por lo cual, EEUU no tiene urgencia en llenar nuevamente su reserva. Lo que está haciendo es que va a incrementar la cantidad de crudo y empezará a comprarle a los que están dentro de su mercado, dentro de Estados Unidos, para llenarla.

Mirando a largo plazo...

Y considerando las condiciones de la transición energética, es probable que Washington presione a las empresas de automóviles para que implementen mejores sistemas en la materia, especialmente por acuerdos dentro y fuera de ese país.

Van a presionar para que los autos en el país mejoren la eficiencia de los motores y para que se use menos combustible; con ello EEUU necesitará menos crudo en las refinerías.

Resultando interesante tener presente que Estados Unidos exporta también gasolina y diésel. México le compra casi 800.000 barriles diarios entre gasolina y diésel.