Jue. 29. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

ELECCIONES EN GUATEMALA

ELECCIONES EN GUATEMALA

CIUDAD DE GUATEMALA-GUATEMALA (Especial para PrensaMare)  Las elecciones presidenciales derivaron en una segunda vuelta, luego que ninguno de los candidatos obtuvo más del 50% de los votos necesarios para adjudicarse la victoria en primera vuelta.

La exvicepresidenta y ex primera dama Sandra Torres (candidata presidencial por el partido derechista Unidad Nacional de la Esperanza), fue la más votada pese a que ha sido acusada de corrupción y de violar disposiciones relativas al financiamiento de campañas.

El congresista Bernardo Arévalo (por el partido progresista Movimiento Semilla), quedó en segundo lugar, siendo la sorpresa.

Arévalo es hijo del expresidente Juan José Arévalo, quien impulsó reformas sociales revolucionarias mientras estuvo en el cargo de 1945 a 1951. Movimiento Semilla ha promovido la protección de los derechos humanos y de los pueblos indígenas, la libertad de prensa y diferentes políticas para hacer frente a la crisis generada por el cambio climático, entre otras medidas.

El ballotage se efectuará el 20 de agosto. El resultado reciente dejó en claro el cansancio del electorado:

  • 1°. Voto en blanco               17,4% (impulsado por Thelma Cabrera del Movimiento para la Liberación de los Pueblos, que fue proscripta sin que países de occidente efectuaran denuncia alguna)
  • Sandra Torres                       15,7%
  • Bernardo Arévalo                 12%
  • Edmond Mulet                      7,8% (un periodista)
  • Zury Ríos                               6,6% (exdiputada ultraderechista, hija del dictador Efraín Ríos Montt).

Otros datos para destacar han sido:

  • Participó el                           60% (del padrón electoral)
  • Votos válidos                        75%
  • Votos nulos                           17,4%
  • Votos en blanco                   7,6%

Tomaron parte 22 candidatos, y del total de habilitados para votar (9,3 millones), los votos positivos –válidos- apenas fueron 4,2 millones. El resto (5,1 millones) se repartió entre no asistentes, anulados y en blanco.