Dom. 14. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
PrensaMare en el mundo

URUGUAY: LEGISLADORES CON POCA VERGÜENZA (Rodolfo O. Gianfelici)

URUGUAY: LEGISLADORES CON POCA VERGÜENZA (Rodolfo O. Gianfelici)

https://suramericapress.com/uruguay-legisladores-con-poca-verguenza/

ANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Días atrás se conoció que legisladores de Uruguay y la embajadora británica en Uruguay coincidieron en la visita a las Islas Malvinas.

Fue en la semana del 23 de enero, donde los/las visitantes se refirieron a las mismas como las Falkland. En dicha estadía, los diputados dieron una conferencia de prensa y la embajadora Faye O’Connor fue entrevistada por el semanario Penguin News de las Islas.

Los nombres y apellidos de los uruguayos fueron:

  • Silvana Perez Bonavita (de Cabildo Abierto)
  • Pedro Jisdonian (del Partido Nacional)
  • Felipe Schipani (del los Colorados) y
  • Luis González (del Partido Independiente).

Todos ellos integrantes de la coalición gobernante, donde el Frente Amplio (ahora oposición) decidió no concurrir.

La visita ya de por si evidencia una clara posición política, un pensamiento ideológico, validando el colonialismo en pleno siglo 21. Mostrando –además- desinterés por la unidad y defensa de los intereses sudamericanos, y avalando la presencia imperial anglosajona y de la OTAN en una zona de paz.

Pero además existieron declaraciones gravísimas, porque la diputada Silvana Perez Bonavita, sostuvo públicamente:

  • “Uruguay tiene una larga tradición en materia de respetar el derecho a la auto determinación, la libertad de los países y el Derecho Internacional”

Agregando (por si lo anterior hubiera sido poco), que:

  • “respeta las decisiones de la gente aquí (en las Islas).

Su discurso es claro en cuanto a que no solo está de acuerdo con la ocupación, con que los uruguayos deben colaborar con los británicos, sino que le otorga valor a las decisiones de los habitantes, que no son otra cosa que ocupantes colonialistas.

Palabras que se contradicen con la tradición de Uruguay que históricamente ha apoyado elreclamo soberano argentino.

A su turno, la embajadora británica, ante un medio de prensa, dijo: “El sistema multilateral opera en torno a una serie de alianzas, y por tanto pienso que sería muy ingenuo pensar que las Islas Falkland o el gobierno del Reino Unido pudieran llegar a sentir que estaríamos en condiciones de pedir a nuestros colegas de América Latina para que se movieran en cuanto a esa posición de manifiesto apoyo público a la posición argentina... Y eso es así porque estará basado en todo un conjunto de otras posiciones dinámicas, amistades regionales, y temas sobre los cuales hay apoyos que se dan por descontado, ya sea en un tema de forma de lograr apoyos en otros. Esa es la realidad del multilateralismo”.

También habló el legislador Jisdonian que se refirió a la ‘colaboración’ entre su país y Gran Bretaña:

  • “hay una serie de productos primarios similares sobre los cuales ambos países trabajan como ser la lana, carnes y pescado, y que sería muy relevante para nosotros intercambiar información técnica en aéreas tales como la ganadería y el tratamiento de las pasturas”.

A su turno, Schipani se explayó en la colaboración portuaria:

  • “Sabemos que vuestros pesqueros van al puerto de Montevideo y los dueños de dichos barcos algo nos han informado respecto a ciertas situaciones y prácticas... como legisladores llevaremos de retorno a Montevideo, para asegurarnos que la relación está bien preservada”

En todos los casos, los uruguayos refirieron a las islas como “las Falklands”, aceptando la denominación colonialista.

El representante ‘independiente’, Gonzalez, dijo que:

  • “existen oportunidades relevantes para avanzar en las Falklands junto a Uruguay... seguramente hay algunas necesidades en las Islas que Uruguay podría muy bien proporcionar y satisfacer”.

También se conoció –de boca de la diplomática- que las partes vienen trabajando desde hace tiempo en avanzar en colaboraciones. Indicó que han compartido “datos satelitales con Uruguay”, sin ampliar. Y que los uruguayos han destinado fondos para “la adquisición de patrullas de control de pesca offshore”. Lo cual resulta llamativo, porque Gran Bretaña lleva adelante una política de saqueo de recursos ictícolas, en áreas de las Malvinas. Por lo que se puede entender que a Uruguay ello no le molesta...

Respecto a los vuelos (Uruguay-Malvinas), la embajadora dio a conocer que en mayo pasado, el mandatario uruguayo habló del tema cuando visitó al Primer Ministro Boris Johnson.

Es cierto que uno debe ser respetuoso de todas las decisiones que adopten políticos en sus países; que no debe existir injerencias; pero en este caso ello no es posible, pues se está afectando directamente el reclamo soberano argentino.

Los legisladores uruguayos no viajaron como turistas, ni sin investidura políca. Fue un grupo integrado por las fuerzas políticas que conforman el gobierno derechista, retrógrado y pro-anglosajón de Luis Lacalle Pou.

Se trató de una visita oficial de las fuerzas gobernantes de Uruguay.

Puede sorprender este hecho...? No; en absoluto. Es coherente con el pensamiento y accionar (interno y externo) de Lacalle Pou. Un personaje que bombardea el Mercosur; que apuesta a que su país sea un pequeño portaviones estadounidense; que poco y nada le importan los sectores populares; que con esta acción política en Malvinas apostó por mostrarse ‘indepeniente’ del reclamo latinoamericano que apoya a Argentina.

Resultaría interesante, para Argentina y para una Latinoamérica unida, que diferentes fuerzas políticas, sociales, culturales, y hasta deportivas, se manifestaran en forma contraria a esta provocación, a esta agresión a la unidad regional. El silenco no es salud; el silencio es colaboracionismo.