Dom. 16. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

QUÉ PASÓ CON EL AVIÓN VENEZOLANO...?

QUÉ PASÓ CON EL AVIÓN VENEZOLANO...?

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (por Federico Di Santo, PrensaMare)  La escandalosa maniobra político-mediático-judicial del “avión venezolano” y “los iraníes”, al final se cayó. Era lo esperable ante armado tan burdo y torpe.

Durante semanas (y meses) el caso del avión de la empresa Emtrasur ocupó máxima importancia de parte de medios hegemónicos (y de los que no lo son). Concretamente transcurrieron casi 4 meses bombardeando a oyentes, lectores y televidentes con mentiras. Clásicas fake news atacando a los integrantes de la tripulación, como a algunos funcionarios del gobierno nacional a los que se trataba de “cómplices” de “los venezolanos e iraníes”, utilizando a esa identificación de nacionalidades como sinónimo de delincuentes.

En medio de ello, con presiones lograron que el avión fuera retenido, que a los tripulantes se les impidiera salir del país y se instalaran sospechas de terrorismo. La maniobra logró su objetivo que era el de retener al único avión de carga que disponía Venezuela; y con ello impedir sus viajes y traslados de mercaderías, pero también de medicamentos.

Durante las primeras semanas...

Seguidas a la retención de la nave y detención de los tripulantes los medios apelaron a todo tipo de escandalosos titulares, mintiendo sin vergüenza alguna.

Lo hecho por el juez Federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, no tiene nombre, porque jamás se ajustó a derecho, sino que acompañó el dictado político-mediático. Porque sin prueba alguna detuvo a los tripulantes. Apresó e impidió libre movilidad y salir del país a personas que no habían cometido delito algiuno, que no tenían pedido de búsqueda y/o captura de nadie. Ni de sus países, ni de Interpol, ni de las inteligencias ‘reinas’ del mundo (FBI, CIA, Mossad, MI6...).

En forma torpe...

El juez se olvidó del derecho y de la presunción de inocencia. Hasta que no pudiendo sostener más semejante mamarracho jurídico, dispuso las... libertades (¡).

También hizo su aporte la Fiscal Cecilia Incardona que no pudo hallar probanza de delito alguno. Finalmente y con el cómplice silencio de los mismos medios que fogonearon el caso, la justicia dispuso –luego de 3 meses-... sobreseer a 14 sospechados (de qué?) y un mes más tarde a los restantes 5. Para todos, hubo un dictado de “falta de méritos”.

Y ahora...?

Si a un cicudadano común se le pregunta por esta causa, terminará diciendo (tras el bombardeo mediático de meses) que en el país se liberó a “los terroristas venezolanos e iraníes”. Que todo es culpa del gobierno que “es cómplice” (de qué?) de Venezuela e Irán.

Mientras tanto, la incapacidad del gobierno argentino –aceptando mansamente y avalando la maniobra-, llevó a que las relaciones diplomáticas de Argentina y Venezuela se vieran empañadas, afectadas. Un hecho que ni el presidente Alberto Fernández, ni el canciller Santiago Cafiero fueron capaces de entender, y mucho menos enfrentar.

Inclusive se llegó a que YPF (estatal) y Shell (privada) se negaron a venderle combustible al avión; a reabastecerlo.

Las maniobras de políticos y medios de comunicación, sirviendo a los intereses de potencias extranjeras, contó con la mansa colaboración del oficialismo, que buscó mirar para otro lado, dejando que “actúe la justicia”, como si ella no fuera una herramienta al servicio de los primeros. Todos, absolutamente todos los integrantes de las clases dirigenciales argentinas jugando acompasadamente, alegremente en favor de la geopolítica estadounidense (y de sus aliados).

Con qué poco un grupúsculo armó una maniobra y demostró la claudicación existente en la dirigencia argentina.