Dom. 19. May 2024, Santa Fe - Argentina
Farándula

EN QUÉ ANDA LA OPOSICIÓN ANTIPERONISTA…?

EN QUÉ ANDA LA OPOSICIÓN ANTIPERONISTA…?

LA PLATA-ARGENTINA  (PrensaMare)  La aprobación de la Ley Impositiva bonaerense demostró en qué anda el antiperonismo, ahora opositor.

Juntos por el Cambio no ha dudado –ni dudará- en ser el más rancio del oposicionismo.

Tras la derrota electoral en suelo provincial y de Mauricio Macri a nivel nacional, la sociedad PRO-UCR, ahora denominada Juntos por el Cambio, se juntó y abroqueló para mostrar su poder legislativo. A ello le agregó el incondicional apoyo de la prensa hegemónica tergiversando, desinformando y engañando.

Fue así que la Ley Impositiva se transformó en un campo de batalla post-elecciones que le permitió al antiperonismo hacer valer su peso legislativo y político.

Mientras a esa sociedad poco y nada le importaba el planteo del gobernador peronista y la necesidad de esa ley, mostraban el oposicionismo duro, y su conductora (¿?), era mostrada como la princesa enamorada.

Efectivamente. Mientras se libraba una durísima lucha política, la causante del desatre bonaerense, la exgobernadora PRO María Eugenia Vidal, era mostrada despolitizada y enamorada...

Pero… es Vidal la conductora de ese espacio bonaerense…? Si. Porque el PRO-UCR le ha otorgado una extensión de mandato post 2015-2019. Aparece como la conductora por el simple hecho de haber sido la gobernadora, como si todavía lo siguiera siendo. Demostrando la crisis que soporta internamente dicho sector, que no ha preparado la herencia política (no pensaban en la derrota ante el peronismo).

Vidal posee una imagen armada por los medios hacia afuera del PRO. Inclusive ello mismo piensan dentro de dicho partido; de allí que son varios los que buscarán darle pelea para conducir políticamente el sector, desplazándola.

Mientras tanto, la pelea legislativa de la ley, dejó en evidencia las diferentes visiones que tienen los intendentes macristas y los legisladores de Juntos por el Cambio.

Y ello quedó demostrado a la hora de votarse la ley, donde –dentro del PRO-UCR- lograron imponer su postura los legisladores con más estrechas relaciones con el poder del campo.

Inclusive los intendentes radicales reclamaban otra postura de los legisladores PRO-UCR, pues querían una rápida aprobación del proyecto enviado por el gobernador peronista para que la provincia les ayudara a atender las emergencias en sus pequeños territorios municipales.

Para algunos analistas esta diferencia de posiciones será irreconciliable a futuro, mostrando un quiebre dentro de la sociedad PRO-UCR. En este sentido ha existido entre los radicales un duro cuestionamiento a su correligionario Daniel Salvador (actual presidente del comité provincial), que es un socio incondicional de Vidal.

Se espera que un sector de radicales bonaerenses marque diferencias con el oposicionismo vidalista, y que tenga más diálogo con el oficialismo.

En este sentido, Gustavo Posse aspira a ser la conducción del radicalismo provincial. Para ello cuenta con la ayuda de su aliado político, el PRO (neoperonista?) Emilio Monzó, que quiere realizar su propia construcción, tras los castigos políticos que le ha aplicado el macrismo en los últimos años.