Jue. 18. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

LOS DESESTABILIZADORES AHORA SON... DIALOGUISTAS (Rodolfo O. Gianfelici)

LOS DESESTABILIZADORES AHORA SON... DIALOGUISTAS (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Hasta antes de las elecciones el poder económico y financiero en el país apostó por Javier Milei; luego por Patricia Bullrich; y de allí en adelante, nada más.

Porque entendían que la suerte de Sergio Massa ‘estaba echada’; y ante una situación así (de retirada política del peronismo rumbo a la asunción del nuevo presidente/a), debían alimentar el caos, para:

·         Reafirmar su poder

·         Enviar una ‘advertencia’ al/ a la nuevo presidente/a

·         Avanzar en el empobrecimiento de los sectores populares

·         Alimentar el caos para provocar la ‘huida’ del presidente Alberto Fernández.

Para ello, ya había adoptado una serie de importantes decisiones:

·         Coca Cola informó que a partir del día 23 aumentaba todos sus productos en un 35% “ante la incertidumbre” (¿?)

·         Los grandes distribuidores de productos alimenticios aplicarían un desabastecimiento

·         Las grandes cadenas supermercadistas imponrían una remarcación “preventiva” (que oscilaría entre el 20 y 30%).

Pero en la noche del domingo 22 la sorpresa fue mayúscula. Massa fue el más votado y aumentó su caudal electoral (respecto a las PASO); Milei perdió votos; y Bullrich se despidió de toda ambición presidencial.

Frente a ello, el poderoso sector empresario ligado a los alimentos (la famosa Copal) entendió que debía ‘reacomodarse’. Y sin efectuar autocrítica alguna a sus medidas adoptadas en los últimos dos años (al menos), salieron a mostrarse “dialoguistas”.

De esa forma, antes de terminar el mismo domingo electoral y las siguientes horas de madrugada del lunes, dispusieron:

·         Detener su maniobra de desabastecimiento

·         Frenar las remarcaciones

·         No alimentar el dólar ‘paralelo’.

Claro que ello, ya se notaron algunos que hicieron ‘la suya’. Porque numerosas cadenas supermercadistas del interior del país no dudaron y remarcaron en la misma mañana del lunes 23.

Massa se fortaleció, y el establishment (que lo daba por ‘muerto’) decidió sin pérdida de tiempo considerarlo “prácticamente” el nuevo mandatario y fumar una pipa de la paz. O lo que es lo mismo: sentarse en la mesa de negociaciones con el actual gobierno.

Los mismos de la Copal que se habían negado a firmar los acuerdos de precios (porque Massa ‘ya se iba’...), ahora apuestan por negociar con el Secretario de Comercio, Matías Tombolini.

En lo que respecta al...

Poder bancario, desde la ABA (Asociación de Bancos de Argentina) que representa a los bancos multinacionales, le dieron la espalda Massa. Mientras que desde la ADEBA (Asociación de Bancos Argentinos) -que representa a los bancos privados nacionales-, apostaron por él, con el Macro (Jorge Brito), a la cabeza.

Desde ambos sectores financieros habrá coincidencias futuras para ‘tranquilizar’ el mercado, sostenimiento del tipo de cambio oficial, perseguir a “las cuevas financieras” (que no son de ellos...) y evitar (‘lo más que se puedan’) las presiones devaluatorias y que se pueda reducir la la brecha entre los dólares.

En lo que respecta...

Al poder financiero internacional (“sin patria” alguna), prefieran mantenerse alejados de todo compromiso y seguir apostando a cualquier tipo de maniobra que puedan (mientras nadie los controle) para alimentar tensiones...

Desde el agro...

La situación es dispar. Porque si bien las dirigencias estaban enroladas con Patricia Bullrich, también se ilusionaban con un triunfo de Milei. Además, su pensamiento anti-peronista histórico les priva de poder analizar con cierta certeza la realidad.

Los entrecruzamientos de la oligarquía, la oligarquía financiera, y el complejo agroexportador solo mira su ombligo y no se puede esperar absolutamente nada de ellos. Son insaciables y conformados por el odio de clase. Nada se puede acordar y nada se puede esperar de ellos.