Jue. 01. Dic 2022, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA LUCHA DEL MOVIMIENTO SOCIAL... (Hugo M. Peralta)

LA LUCHA DEL MOVIMIENTO SOCIAL... (Hugo M. Peralta)

SANTIAGO-CHILE (por Prof. Hugo Moreno Peralta / Iwa)  La Lucha del Movimiento Social Revolucionario del Pueblo Francés, “la Razón Rebelde del Ser Humano como Derecho Natural”, 5/5/1789:

“La Cuestión social”, el comienzo  de la  burguesía liberal y la consolidación  del sistema capitalista salvaje”.

Para el Movimiento Social 18 de Octubre con admiración y respeto por la Nueva gloriosa aurora de los Pueblos Chileno y Mapuche. Nuevamente traicionados, frivolizados por la clase oligarca empresarial, financiera, agrícola monopolista sofofa y su testaferra la clase burguesa politicastra/castrense corrupta, al no poder destruirlos:

-Hemos exigido libertad para los Presos Políticos y reparación digna para las víctimas del Movimiento Social 18 de Octubre de la represión criminal del régimen cesarista sofofo.

-Nada deben  los pueblos dignos a los que anteponen el inmediato provecho individual al triunfo del Movimiento Social Revolucionario. Sus militantes consecuentes seguirán luchando por una nueva aurora que les permita hacer historia abriendo las Grandes Alamedas para reconstruir la Patria digna, libre, soberana, culta, solidaria y socialista.

La mayoría de las gentes conscientes reconocen que sobrevivimos mayoritariamente en un sistema capitalista salvaje  y su modelo de sociedad  individualística,  atomística y consumista. Este mundo puede compararse con un inmenso hospital cuya atmósfera está saturada de gemidos, angustias y rabias. Por más de dos siglos se trata de hallar un remedio, más el enfermo no se cura, por el contrario, empeora.

Muchos médicos se aproximan al lecho del ilustre enfermo. Examinan con minuciosa diligencia al paciente y pronuncian sus diagnósticos. Los galenos no logran ponerse de acuerdo entre sí. El uno dice blanco el otro negro. Los capitalistas y su nuevo recetario “el neoliberalismo” y “el nuevo orden mundial” lo tratan de imponer a sangre y fuego y pandemias. Los de “la izquierda” después de su fracaso con su recetario stalinista asumen como purgación el recetario denominado “Centro/progresista” que sus epígonos designan como “el mal menor”.  Craso error. Científicamente el centro no existe.  Con la aplicación de este atajo centrista sin salida, se gobierna por y para un país foráneo y las gentes sobreviven en otro. ¡Habrase visto semejante aberración epistemológica ¡

Discusiones bizantinas, ensayos de experimentos en el enfermo. El pobre paciente, entre tanto, prueba y vuelve a probar, pero no mejora, por el contrario, el desenlace fatal parece ineludible. El enfermo, el mundo actual es el continuador del mal/ el cáncer que de larga data sufre, se llama “la cuestión social”. La enfermedad existe, es grave y digna de grandes desvelos, Los médicos del liberalismo burgués, una mengua de epígonos al servicio/rastrero de la oligarquía empresarial/financiera, agrícola monopolista, los dueños de la celestina universal sostienen que el mal no existe, sino en el cerebro exaltado de extremistas radicales. Intrínsecamente perversos: la “cuestión social” concierne a la oportuna regulación del trabajo y de las condiciones de los trabajadores y puede definirse como el conjunto de males que actualmente imponen en la sociedad el sistema capitalista salvaje. Para entender esta definición, preciso que hay que distinguir: la existencia del mal o caos social, la catástrofe crónica que lo epígonos del perverso sistema capitalista salvaje denominan “crisis”, anomalía semántica -, y la consciencia que nosotros tenemos del mal.  No son pues, una misma cosa la existencia del mal y la consciencia, el conocimiento del propio mal que nos induce a operarlo. La existencia del mal o catástrofe económica/social es innegable.

El 5/5/1789, el Pueblo Francés dijo basta. Su Movimiento Social Revolucionario en las calles del país, se decidió operar terminando con “la cuestión social”- ,los historiadores con mucho cuento y poca historia al servicio de los dueños de la celestina universal lo denominaron estallido o revuelta -, al grito de  Libertad, Igualdad y Fraternidad, guiado por los sabios concejos de su más destacado ideólogo el maestro Juan Jacob Rousseau,  exige y acuerda que en el marco de los Derechos Humanos y los de las Madre Naturaleza, las personas nacen y viven libres e iguales.  Que la Soberanía Popular reside en el Pueblo/ el soberano, la cual delega su ejercicio en las autoridades elegidas en elecciones libres y secretas, es única, indivisible e inalienable.

Para el Movimiento  Social Revolucionario Francés: la razón rebelde del ser humano como Derecho Natural,5/5/1789:

- La Libertad y la Igualdad son dos derechos inseparables del Ser Humano.

En la Democracia y su República Libre e Igualitaria, de la mayoría con respeto por las minorías, cada Ser Humano tiene lo suficiente y ninguno tiene demasiado.

- Acaba con el sistema monárquico, feudal, absolutista e inepto, sibarita y corrupto, se toma  la Bastilla, y crea la Asamblea Legislativa Constituyente para darse la Constitución que regirá los destinos del Pueblo Francés.

El genio universal Dr. W. Goethe saluda y se solidariza con el Movimiento social Revolucionario francés: “Llegó ya el momento de probar con hechos que la dignidad del ser humano no cede ante la grandeza de los dioses”.

El Professor  Georg Hegel se suma  precisando: “Por primera vez, el ser humano se basa en su cabeza, es decir, en el pensamiento, y construye la realidad de acuerdo con ello. Esa fue una  gloriosa aurora”.

¡libres: viva la libertad, viva el liberalismo, desean progreso, protejan la empresa privada, dejar hacer, dejar pasar. El Liberalismo burgués pragmático, contemporizador, oportunista traiciona al Movimiento Social Revolucionario. Se constituye como fuerza intermedia al servicio de la oligarquía financiera dueña de la celestina universal que financiaba al régimen monárquico feudal absolutista, proponen curar  a la sociedad gravemente enferma con paños tibios.  en la Declaración de los Derechos Humanos de 1789, en el art. 16 impuso que : ”Carece de constitución toda sociedad en la cual la garantía de derechos no está asegurada, ni determinada por la separación de poderes en el Estado.  El maestro Rousseau la rechaza de plano, pues veía en ella, una enseñanza opuesta a la doctrina de la Soberanía Popular, en cuanto a fuente y único detentador del poder del Estado era el Pueblo/el soberano.  No puede haber más que una solución, o bien la voluntad es general/mayoritaria o esta voluntad no existe.

En la Constitución Jacobina de 1793, de tendencia radical - “ser radical es ir a la raíz, y ésta la constituye el Ser Humano”-, y la Constitución Girondina del mismo año, pasan por alto la separación de poderes. Ambas precisan que “la soberanía reside en el Pueblo, que es única, indivisible e inalienable”.

Después de la ejecución de Roberspierre y de los más destacados dirigentes del Movimiento social Revolucionario francés, entre otros, Marat, precisó que “la magnífica Revolución” no ha beneficiado, sino a los ricos”.  Al maestro Rousseau lo frivolizan, por sus enseñanzas, lo motejan de totalitario, un monstruo que se veía a sí mismo como el único de ser importante del universo.

El Professor Kant pone las cosas en su lugar, al afirmar: “que en el maestro Rousseau su alma tenía una sensibilidad de una perfección inigualada”.

El liberalismo burgués moteja al Movimiento Social Revolucionario francés de estallido para algunos o revuelta para otros, y le cambian el nombre por “ la revolución Francesa “vigente hasta nuestros días. En lo económico el programa individualístico y atomístico impuesto por sus patrones, los dueños de la celestina universal, exigió desaparecer toda sombra de concepción orgánica de la vida social. Las corporaciones de educación, arte y oficios fueron suprimidas por un edicto de Robert Turgot. El 4 /8/1789, “La revolución francesa” confirmó el edicto antes citado y el 14/6/1791, lo hizo la Asamblea Legislativa Constituyente asumiendo éste desaguisado. En nombre del individualismo a oultrance   vetó toda y cualquiera asociación de obreros. Prohibición absoluta de organizarse bajo cualquier forma para defender sus intereses de clase.

La burguesía liberal a la idea de la organicidad de la vida social, la” Revolución Francesa” opuso un programa individualístico resumido en las tres fatídicas palabras Libertad, Igualdad y Fraternidad vigentes hasta nuestros días como  vulgares estereotipos: Libertad, todos somos libres, la iniciativa individual debe ser respetada.  Al Estado le compete protegerla, no limitarla….bla,bla..

 Libertad, mágica palabra que resonó por toda Europa como un grito de vida, una panacea para todos los males. La salvación del mundo, secreto de todo progreso. Libre cada cual para organizar un negocio, una empresa en la forma o modo que se antoje. Libre el patrón para aceptar  a un obrero. Libre el obrero para elegir  al patrón. El salario debe  acordarse libremente entre  el empresario y cada trabajador.  El contrato de trabajo puede terminarse, sin previo aviso por causas económicas de la empresa.  La iniciativa patronal debe reinar soberanamente.  Así se impuso el sistema capitalista con su clase oligarca empresarial, financiera, industrial, agrícola monopolista y la complicidad de la clase burguesa liberal. En resumen,  el asunto pasó por cambiarle el nombre al sistema monárquico, feudal, absolutista y ¡que viva “la revolución francesa”¡, ¡que viva  e sistema capitalista salvaje¡

En lo económico sobreproducción, crisis congénita, desocupación, con libertad del obrero de no encontrar trabajo, de sobrevivir en la marginalidad de la sociedad, en una posición incierta e insegura,  padecer hambre, reducción de los salarios al mínimum, con horarios de trabajo nocturno y festivos de acuerdo a los intereses del empresario. Con una explotación inhumana del trabajo de las mujeres y de los niños, etc. , los frutos del árbol de la libertad, de la democracia, de la justicia “ en la medida de lo posible” de “la Revolución Francesa” : ¿ y el Movimiento Social Revolucionario Francés?. En pleno siglo XXI sigue protestando,  luchando  contra el nuevo sistema  político, económico y social que impuso la clase liberal burguesa que profundiza la explotación de la Clase Trabajadora, que conocemos como “cuestión social” que impera hasta nuestros días como sistema capitalista salvaje.

Desde el 14 de julio de 1789, la oligarquía empresarial, financiera, agrícola monopolista, capitalista y su testaferra, la clase burguesa liberal - socialdemócrata -, celebran el día nacional de Francia. Mientras que  el Movimiento Social Popular y la Clase Trabajadora francesa en las calles, exigen terminar con “la cuestión social”, las injusticias, la OTAN y las malditas guerras imperiales, etc.

En el Chile virtual, que impuso Estados Unidos  a través  de sus colonos mentales, la sofofa y las Fuerzas Armadas, la clase  oligarca empresarial, financiera,  agrícola monopolística y su testaferra la clase burguesa politicastra/castrense corrupta celebran el día nacional,  la Independencia,  el 18 de septiembre de cada año. Según la “historia oficial”,  con mucho cuento y poca historia, “el Cabildo Abierto del 18 de septiembre de 1810, designa una Junta de Gobierno para defender  ésta parte del Reino de España - “Capitanía General dependiente política y  económicamente del Virreinato del Perú”- , hasta con la última gota de sangre y conservarla al Señor Don Fernando VII, preso en Francia por Napoleón después de haber ocupado España.

Después de la derrota de las fuerzas colonialistas españolas por el ejército libertador  conducido por  los generales libertadores  José de San Martín Matorras y Bernardo O’Higgins Riquelme, el Padre de la Patria chilena, O’Higgins Riquelme el 12 de febrero de 1817, firmó el Acta de la Independencia de Chile.

Como colofón, los chovinistas oligarcas empresarios/financieros, agrícolas monopolistas  y sus testaferros burgueses  franceses celebran  la fiesta nacional, la Independencia por el  14 de Julio y los  chilensis oligarcas, financieros y agrícolas monopolistas sofofos  por el 18 de septiembre, una mentira repetida y machacada muchas veces por  los “historiadores oficiales” y los medios mediáticos mercuriales de (in) comunicación globalizados es transformada en verdad. Mentir, mentir porque siempre  algo queda….

-La Fraternidad, según “la revolución francesa” que impone la burguesía liberal, teóricamente,  todos somos hermanos, manipulando aquella improfanable palabra que  vibró bajo el cielo de la Palestina ocupada por el Imperio romano,  por Cristo libertador, torturado, asesinado por los testaferros del invasor imperialista,  que tenía una diferencia sustancial. Los hermanos desde el punto de vista cristiano constituyen una  sociedad orgánica, armonizando a la persona y la sociedad en un todo orgánico, valga la redundancia.  En la sociedad atomística, individualista burguesa, la mayoría sobrevive cada uno por su cuenta, la igualdad no existe : está en que  el empresario, el patrón es rico y el obrero pobre,  el empresario, el1% de los dueños  de la celestina universal tiene todo y  casi todo para sí, y al trabajador solo le concede migajas para mantenerlo en vida y explotarlo en el  inhumano trabajo.

La abolición de todas las diferencias de clases del Movimiento Social Revolucionario Francés, la igualdad de todos ante la ley.  El voto libre /secreto es idéntico  para el rico y el pobre.  Esto el maestro Rousseau lo denominó  igualdad política absoluta.

Los trabajadores manuales e intelectuales, los campesinos del Movimiento Social Revolucionario Francés,  exigieron que  para que haya verdadera igualdad queremos también igualdad económica.  Si todos somos iguales, socialmente hablando, ¿Por qué el patrón debe ser rico y yo  un miserable obrero?¿Por qué él vive en una mansión y yo en una choza? ¡Esto no es justo¡

No podemos decir que el Movimiento social Revolucionario Francés  discurriese mal.  Quizás partía de una concepción equivocada, pero de ella  deducía inexorablemente las consecuencias: en la concepción orgánica y cristiana de la sociedad,  la igualdad no consiste en suprimir las diferencias sociales.  En  un organismo, la mano no es el pie, ni el cerebro,  el corazón. La igualdad  material de los miembros sería la destrucción del propio organismo.  Toda persona  en cuanto está dotada de la naturaleza humana es igual a las demás, tiene una dignidad que no es lícito ofender.  Es una persona, no una cosa. Pero  en una concepción atomística burguesa como la  “Revolución francesa”, la palabra  ha perdido todo significado y justifica las pretensiones de la Clase Trabajadora a una   nivelación común. Más, aplicar  la igualdad a los que están sobreviviendo en la desigualdad, no hace otra cosa  que profundizar la desigualdad…

¿Que nos queda de la causa noble y justa del Movimiento Social Revolucionario Francés, de 1789, “la Gloriosa Aurora de la Humanidad, de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, transmutadas en un  estereotipo que la burguesía liberal denominó “la Revolución Francesa”, con una libertad, igualdad, democracia y justicia  en la medida de lo posible?, ¿ y  la cuestión social? ,sigue sin resolver hasta nuestros días. Una libertad, una igualdad, una democracia y una justicia en la medida de lo posible la rechazo de plano porque no existe el ser humano en la medida de lo posible. Todo está dicho, pero como nadie hace caso hay que volver a repetirlo.

En el contexto de la discusión bizantina, en el proceso por darse una Constitución en el marco  de la Asamblea Constituyente, controlada por la burguesía liberal, testaferra de los dueños de la celestina universal, mercachifles y financieros especuladores/usureros, que  hasta 1789, financiaron al sistema monárquico feudal absolutista sibarita, y que a partir de ésta  inolvidable fecha para el Género Humano  acechaba  el proceso del  Movimiento Social Revolucionario Francés para volver a controlar el destino de la Humanidad. Sus genios pensantes Roberspierre, Danton, Marat etc., caen luchando por la causa prometeica – el ser humano  elevándose de la vida finita a la vida infinita -, el genial maestro Rousseau es brutalmente frivolizado-

 La historia de la Humanidad es la historia de la lucha de clases: los ricos dueños de la celestina universal, el1%. Dominan, explotan y enajenan a la mayoría de las gentes y las condenan a la servidumbre. La libertad de los ricos sibaritas de la oligarquía empresarial, financiera, industrial, agrícola monopolista depende  del mantenimiento de sus privilegios y del hambre, la explotación y la enajenación del género humano.

La clase burguesa liberal/centrista, con sus caminos intermedios,  atajos sin salida,  intrínsecamente perversa, acentúo una vez más,  el centro no existe, autodenominarse así, es un error epistemológico,  una aberración científica,  se gobierna por y para un país foráneo y  las gentes sobreviven enajenadas en otro país: socialdemócratas y socialcristianos han administrado los intereses de la oligarquía empresarial reinante , por oportunismo, pragmatismo contemporizador,  por tartufismo, en resumen, porque son incapaces de darse un proyecto de sociedad a escala humana con irrestricto respeto por la Dignidad, los Derechos del Ser Humano y del Entorno Ecológico, por y para la Humanidad. Su concepto liberal burgués de la libertad tiene un límite que desconocen:  el bien común.

Permítaseme una precisión, yo soy  anticapitalista y anti imperialista, no porque soy enemigo  de algún empresario, industrial o banquero, ¡No¡, yo soy enemigo del sistema capitalista salvaje moribundo,  cuyo origen estuvo y esta, como ya lo he dicho, en la rapiña, las malditas guerras, el narcotráfico,el hambre, la miseria, la explotación del hombre por el hombre,  en el contexto de su desvergonzado maquiavelismo, su fría avaricia, y su profunda inmoralidad con su criminal objetivo de transmutar a la persona humana finalmente, en un guarismo orwelliano después de un brutal proceso de masificación y enajenación a través de la indigencia educacional/ cultural y la verborrea chabacana de los medios mediáticos de (in) comunicación globalizados. La inteligencia es limitada, la estupidez del consumo, de la telebasura e internet no tiene límites. Los individuos  que no naufragan por la  educación  malsana, elitista, una mercancía de consumo por y para el lucro, encallan en el trabajo rutinario, embrutecedor. 

Concluyo, con la genial reflexión del Dr. Karl Marx, “el capitalismo  llegó al mundo sudando sangre”: matamos cuando cerramos los ojos ante las malditas guerras imperialistas, la miseria, la pobreza, las pandemias y la infamia, la mentira y la hipocresía. Matamos cuando por comodidad, oportunismo, cobardía contemplamos muchas instituciones muertas en el sistema capitalista agonizante, sin rechazarlas de plano, y las aprobamos hipócritamente en lugar de denunciarlas e impugnarlas como  la ONU, OEA, FMI, Banco Mundial, la OTAN, la Comunidad Europea, etc.  De igual modo que para el socialismo/marxista, la propiedad es un robo para un cristiano consecuente con el Evangelio de Cristo y la Teología de la Liberación, toda falta de reconocimiento de lo que es la vida, todo desprecio a ella, no es otra cosa que matar. No solo se mata el presente, sino también el futuro. Yo soy un convencido que nada emancipa más que la educación formadora, libertadora, pública,  de calidad y gratuita. Cuando la persona comienza a pensar y luchar en el marco de la ley humana, es imposible detenerla. Asumirá el legado de la Dra. Rosa Luxemburgo para zanjar el dilema, aún no resuelto: “socialismo marxista o barbarie capitalista”, no hay caminos intermedios, de centro - acentúo, el centro no existe, es un error epistemológico,  una aberración científica, se gobierna por y para un país foráneo y las gentes sobreviven en otro-, que los epígonos, tartufos centristas oportunistas del sistema capitalista salvaje, imponen en el contexto de su política bajuna, rastrera al servicio del capital buitre foráneo.  Para terminar, con la infausta tiranía capitalista, la más despótica, perversa, desalmada e inmoral y  alcanzar la felicidad del género humano, lo he dicho y repito, hay solo una alternativa, la aplicación consecuente de las ciencias y la filosofía marxista.

Ha sonado la hora final del sistema capitalista salvaje,  agónico, el socialismo marxista no sólo está justificado, sino que lo considero lógico,  llegará y vencerá.  Quien hoy esté  de su parte, afirma el porvenir.  Pasará por encima del sistema capitalista salvaje moribundo en dirección a la liberación del Género Humano en general, y  de la Clase Trabajadora en especial, es, en efecto, el camino del futuro, y que el mundo debe seguirlo quiera o no.

En el Sistema Socialista Marxista y su  modelo  de  sociedad  sin clases, nadie explotará, enajenará al trabajador manual e intelectual, robándole el producto de su trabajo. La “cuestión social” se habrá resuelto. Las clases sociales quedan abolidas. Comienza la nueva Sociedad  Socialista Marxista a escala humana con irrestricto respeto por la dignidad y los derechos del ser humano y del entorno ecológico. Entonces, aparecerá el sol del porvenir, con sus dos etapas, en la primera, a cada persona ciudadano según su trabajo, y en la segunda   según sus necesidades. No lo digo yo, lo afirmó el genio universal Dr. Karl Marx en su legado científicamente demostró que el sistema capitalista salvaje prioriza la apropiación privada  del producto social que lo llevará en el transcurso del tiempo a encadenar y frenar el desarrollo de las fuerzas productivas. La aguda y creciente contradicción entre el trabajo creador y el capital desembocará finalmente en una transformación revolucionaria de la sociedad.  La revolución socialista marxista  priorizará la educación libertaria, publica, de calidad y gratuita permanente del ciudadano,  que instaurará las nuevas relaciones de producción en lugar de las capitalistas ,bajo las cuales  el desarrollo de las fuerzas productivas, libre de sus cadenas experimentarán un gigantesco crecimiento al servicio del bienestar de toda la Humanidad.

Con esperanza y memoria asumo la genial reflexión del sabio escritor Miguel de Cervantes y Saavedra, “cuando la ignorancia y la prepotencia de los dueños de la celestina universal, pretenden convertirlas en Derecho, la idea, el desafío,  de cambiar el mundo,  no es una locura ni una utopía, sino Justicia Plena. Entonces el Movimiento Social Revolucionario mundial  - tan frivolizado por  la oligarquía  empresarial, industrial, financiera y agrícola monopolista  y sus testaferra clase burguesa  politicastra /castrense corrupta,  “estallido, revuelta, etc.”-,  asumirá el legado  del primer maestro de la Clase Trabajadora,  el genio universal Dr. Karl Marx,  y la Humanidad realizará su Segunda Gloriosa Aurora tomando sus destinos en sus propias manos, después de prescribir/borrar de la faz del planeta el orwelliano sistema capitalista salvaje, la tiranía más despótica, perversa, desalmada e inmoral  y su testaferra la clase burguesa politicastra/castrense corrupta.

(Prof. Hugo Moreno Peralta /IWA, Secretario Ejecutivo Addhee. Ong).