Dom. 23. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Argentina

ACTIVIDADES ILEGALES Y PROCESAMIENTOS EN CATAMARCA

ACTIVIDADES ILEGALES Y PROCESAMIENTOS EN CATAMARCA

CATAMARCA-ARGENTINA  (PrensaMare)  El juez Federal de Catamarca, Miguel Ángel Contreras, imputó por los delitos de intermediación financiera sin autorización, lavado de activos, defraudación y asociación ilícita a Edgar Adhemar Bacchiani (foto; dueño de Adhemar Capital S.A.), y a 8 miembros de su directorio. Ninguno de ellos pueden salir del país.

Bacchiani, el más mediático de los falsos “traders” catamarqueños que se dedicaban a ofrecer beneficios exponenciales por inversión en criptomonedas, se suma como imputado a Cristian Sixto Rojo, Ceo de Callvu Servicios Financieros Bursátiles (acusado dos semanas atrás).

Las investigaciones de las que tomaron parte Gendarmería Nacional de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos General de la Nación (Procelac) y de la Unidad de Información Financiera (UIF) y testimonios derivaron en la decisión de Contreras de imputar a Bacchiani y a los miembros del directorio (la financiera poseía sucursales en Catamarca y Tucumán).

El falso trader y sus socios fueron notificados de qué están acusados. Deben presentarse en el Juzgado del 1 al 5 de cada mes.

Las primeras denuncias...

Contra Bacchiani (en Catamarca) se radicaron el 15 marzo. Aunque ya había acusaciones radicadas en Tucumán y Córdoba (donde Adhemar Capital tenía sucursales). La justicia ordinaria imputó a Bacchiani por el simple delito de estafa. Se espera que la Corte Suprema de Justicia resuelva.

Rojo, como responsable de Callvu Servicios Financieros Bursátiles, era el único imputado por los mismos delitos que acusaron al Ceo de Adhemar Capital. Tras los allanamientos de la Justicia Federal al empresario, se descubrió que uno de los domicilios declarados era apócrifo y el restante es una propiedad que está en alquiler.

Resta saber qué sucederá con Edgardo Bulacios (dueño de RT Inversiones, la inversora que tiene mayor cantidad de denuncias hasta el momento). La causa está frenada porque tanto el juez Federal Contreras como el fiscal Federal Santos Reynoso, decidieron inhibirse por ser amigos del acusado.

Ahora la Cámara Federal de Tucumán debe poner en funciones un nuevo magistrado y de esta manera poder solicitar medidas.