Dom. 19. May 2024, Santa Fe - Argentina
Notas

LO DE CANADÁ LLAMA LA ATENCIÓN

LO DE CANADÁ LLAMA LA ATENCIÓN

CIUDAD DE MÉXICO-MÉXICO  (PrensaMare)  Los medios occidentales han brindado una amplia cobertura mediática a las protestas de camioneros en Canadá. Durante semanas han ocupado accesos a la capital Ottawa, paralizando el tráfico, profanando monumentos históricos, y afectando la normal vidad de cientos de miles de ciudadanos.

La información instalada refiere a que las protestas son en contra de las medidas sanitarias de prevención contra el Covid-19; sin embargo ello implica esconder que existen otras acciones y causales que constituyen un verdadero hecho de gravedad institucional y política.

Porque se silencia que los manifestantes (camioneros y adherentes), han circulado en vehículos exhibiendo banderas canadienses con swastikas pintadas, y banderas de los Estados Confederados del Sur de los EEUU (¿?).

Se trató de expresiones claramente racistas, que nada tienen que ver con una protesta social (o sanitaria).

Todo el movimiento ha dejado al descubierto la existencia de una planificada organización existente detrás de la protesta. Se han instalado centros de apoyo logístico con combustible, alimentos, y abrigo (debe tenerse presente que el país se encuentra en invierno en Canadá y en Ottawa hace mucho frío).

Además, han establecido un campamento sobre un camino de acceso al aeropuerto internacional y los ‘referentes’ permanecen constantemente comunicados.

Se ha observado que entre los organizadores existen ex miembros de las fuerzas armadas canadienses. A la protesta original se le agregaron otros grupos de camioneros que bloquearon los cruces de frontera con EEUU; de esa forma no permiten la circulación entre ambos países y afectan el comercio.

Inclusive se hallaron camiones que contenían armas largas y cortas, chalecos antibalas y municiones. Por otro lado han dispuesto la obtención de fondos, y lograron recaudar millones de dólares en donaciones; lo llamativo es que tales “ayudas” –en su mayoría-, han llegado desde donantes de... EEUU.

A ello se ha agregado un ataque al servicio llamadas de emergencia en Ottawa; una acción programada y llevada adelante desde EEUU.

Toda la protesta muestra la presencia de claras intenciones políticas de la extrema derecha canadiense y estadounidense; no solo en cuando a declamaciones, sino con accionar militar.

Los sucesos mostraron que la policía canadiense fue desbordada, careció de capacidad para controlar los sucesos, y el gobierno federal a través del primer ministro declaró un estado emergencia parcial.

Se ha asistido a una demostración de fuerza ultraderechista, con intenciones de alzamiento, que ha desafiado a las autoridades canadienses; lo cual además de la propia gravedad, se ve agigantado por la intervención de sectores políticos (militarizados) de otro país (en este caso: de EEUU).