Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA PATOTA DE PATRICIA Y EL SILENCIO DE JORGE MACRI

LA PATOTA DE PATRICIA Y EL SILENCIO DE JORGE MACRI

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (Especial para PrensaMare)  A solo una decena de días de haber sumido el gobierno nacional de Javier Milei, se ha asistido a un grave suceso jurisdiccional, del que políticos derechistas y neoliberales, y medios hegemónicos han dejado pasar con un llmativo silencio.

Porque en su urgencia política por poner el práctica el nuevo protocolo represivo “antipiquetes”, la titular del Ministerio de Seguridad Patricia Bullrich, no dudó en arrollar el poder político capitalino.

Ocurre que dicho ministerio no posee jurisdicción sobre la Ciudad de Buenos Aires, pero Bullrich, dispuso un megaoperativo con miles de efectivos de la Policía Federal y la Gendarmería.

El hecho llegó hasta sorprender al mismísimo titular de la Policía Metropolitana, Diego Kravetz, que hizo conocer su malestar. Pero inmediatamente fue desautorizado y le bajaron los decibeles a semejante conflicto político.

Y en ese sentido, el titular de la jefatura de gobierno porteño, el macrista Jorge Macri (primo y delfín del expresidente Mauricio Macri), se encargó de mantener un mayúsculo silencio que constituyó un aval político a dicho accionar. Y para que se comprenda el porqué de ese silencio, debe tenerse en cuenta que miestras se llevaba adelante dicho operativo (acompañado por los medios televisivos que transmitían ‘en vivo y en directo’), el presidente Javier Milei seguía dicho operativo desde el... Departamento Central de Policía.

Se estaba ante un ‘hecho de Estado’, evidentemente...

En un acto inédito, Milei se instaló en la sede de la Federal. Frente a la movilización de organizaciones sociales, el gobierno nacional “le copó” el operativo de seguridad al Gobierno de la Ciudad. Fue así que miles de efectivos de la Policía Federal y la Gendarmería aparecieron en calles porteñas.

Cuando los periodistas le preguntaron a Diego Kravetz (responsable de la Policía) sobre el operativo, respondió de manera cortante y significativa: “Pregúntenle a Bullrich” (¿?).

Se sabía de antemano que las fuerzas federales solo podían tener presencia en 3 sitios donde sí tiene jurisdicción: Casa Rosada, Catedral Metropolitana y el Puente Pueyrredon. Pero lejos de quedarse reducido a ellos, las tropas por orden nacional se apropiaron de las calles de la Cidad.

Esta situación fue tan tirante que desde el gobierno porteño se negaron a aportar las cámaras de reconocimiento facial, como exigía Bullrich. Este sistema había sido declarado inconstitucional por la jueza María Elena Liberatori.

Mientras tanto, la presencia de Milei en el Departamento Central de Policía (Foto), efectuando ‘el seguimiento’ del operativo represivo constituyó un hecho llamativo y sin precedentes. Pero a todas luces se trata de un contundente mensaje del mandatario que –sin que exista justificativo alguno- alienta el accionar represivo y la violencia policial.

Manifestarse de tal forma es propia de un desconocedor de la política o de un convencido alentador de políticas represivas. Porque, en caso que se hubieran producido incidentes y represión policial, el directo responsable de ello hubiera sido... el mismísimo Milei.

Pero además, lo que se buscó desde el gobierno fue que la sociedad se interese (a través de una exagerada cobertura y aliento mediático) del operativo y de “como el gobierno garantiza la libre circulación”, mientras los precios y remarcaciones se escapan hora a hora, empobreciendo cada vez más a los sectores populares en todos los niveles sociales.

Cuando oscurecía en la Ciudad, desde el Ministerio de seguridad nacional como desde el gobierno capitalino buscaban hacer desaparecer la confrontación jurisdiccional que manifestó la postura de Kravetz.

La sociedad macrista (dentro del gobierno de Milei) llega a tanto que el mismísmo Jefe de Gobierno Jorge Macri -luego- apareció en un video afirmando que "lo importante es que cambió la lógica de quién controla la calle".

Una expresión de claro apoyo a Bullrich.

Lo increíble fue que en la Orden de Servicio para el operativo (que contó de... 35 páginas), se expresaban ‘preocupaciones’ y tratamientos de temas como:

Perros, drones, uso de embarcaciones en el Riachuelo, intervención de brigadas de civil (recomendando el uso de chalecos con la identificación: Policía Federal Argentina); también se incluyó el disponer en el Puente Pueyrredón, 2 grupos de combate, 2 unidades de contención, 7 brigadas de civil, un Mando de Apoyo Logístico, vehículos, camiones hidrantes...

Inclusive, por primera vez se dispuso que Gendarmería interviniera en Plaza de Mayo y patrullando el centro porteño.

El operativo previsto por la Policía Metropolitana incluyó a 2.000 efectivos; mientras que Bullrich envió más de... 4.000 efectivos de fuerzas nacionales.

Dentro de este mega operativo, Bullrich en forma amenazadora había anticipado que apelaría a identificar a los manifestantes; sin embargo, tras plantearlo a las autoridades de la Ciudad, éstas respondieron que el sistema no se podía usar pues existía una presentación del CELS (y por ello el sistema fue declarado inconstitucional por la jueza Liberatori).

La magistrada sostuvo que el Sistema de Reconocimiento Facial de Prófugos (SRFP) no se podía usar porque no tenía control alguno. En este sentido ya existían sospechas y acusaciones en el sentido que el gobierno porteño cargó en el sistema a miles y miles de personas que no eran prófugos, sino dirigentes políticos, jueces, fiscales (todo indica que fue cargado con los datos sacados del Registro Nacional de las Personas, sin ninguna autorización.

El fallo de dicha jueza hizo que el sistema quedara inactivo; por ello se negaron a ponerlo a disposición de Bullrich.

Junto a Milei en el Departamento Central de la Policía Federal estuvieron acompañándolo las ministras Bullrich y Sandra Pettovello.

La maniobra política...

Del gobierno de Milei (acompañado por los medios) fue la de pretender hacer confrontar una sociedad de paz (representada por él) y otra sociedad de violencia (representada por quienes se movilizaran).

La misma encuentra en ciertos sectores medios el apoyo, al igual que de parte del antiperonismo; pero que en el fondo lo que pretende es ahondar el divisionismo en la sociedad mientras se aplican fortísimas medidas de ajustes, pérdidas de derechos y de entrega de la soberanía.