Dom. 14. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Notas

PUNTO FINAL PARA LA ETAPA NETANYAHU

PUNTO FINAL PARA LA ETAPA NETANYAHU

ROMA-ITALIA  (especial para PrensaMare)  Cuando nada lo hacía prever, Benjamin Netanyahu (71 años) finalizó su tarea como premier israelí, luego de 12 años en el cargo (llegó al mismo en 2009).

Para algunos analistas de la política israelí, el último ataque que él dispuso sobre la Franja de Gaza, terminó por arrastralo. Su desastre político internacional, llevó a que impensadas fuerzas oposioras a él, confluyeran y se unieran para desplazarlo.

Netanyahu deja el cargo ante un acuerdo del bloque opositor que –por fin- puso término a 2 años de bloqueo político y a un ciclo de 4 elecciones que no permitieron solucionar la crisis política.

Es así que es sucedido por un nuevo ejecutivo formado por una coalición de 7 partidos de la oposición, donde –todo indica- está al frente de la legislatura el ultranacionalista Naftali Bennett (líder del partido Yamina).

El encargado de formar gobierno fue Yair Lapid. Líder centrista de la segunda formación más votada en los últimos comicios, que debía dar forma al nuevo gobierno (tras el fracaso de Netanyahu), y ahora ocupará un cargo en el gobierno. Dicho acuerdo establece que Bennett ejercerá por 2 años, y luego lo sucederá Lapid.

Éste fue el encargado de avisarle en su momento al presidente de Israel, Reuvén Rivlin, que había logrado un pacto de gobierno, pocas horas antes de vencer el plazo.

Mientras tanto es el turno de Naftali Bennett (49). Se trata de un millonario, hijo de inmigrantes estadounidenses, nacido en Haifa. Es en lo económico un ultraliberal. Plantea ‘línea dura’ con Irán. Reclama la anexión de casi dos tercios de la Cisjordania ocupada. De allí que ha logrado sumar el apoyo de los colonos israelíes.

Se opone totalmente a la creación de un Estado palestino. Propone la expansión de las colonias judías.

La mejor síntesis del pensamiento de este personaje son unas declaraciones que efectuó en 2013: "Si capturamos a terroristas, hay que matarlos, sencillamente… Yo he matado a muchísimos árabes en mi vida, y no he tenido ningún problema por ello" (¡). Palabras que dijo en una conversación con el Consejero para la Seguridad Nacional, Yaakov Amidror (que lograron filtrarse a la prensa).

En la campaña electoral del 2013 manifestó: “Nunca habrá un plan de paz con los palestinos". Y respecto a la ocupación israelí, preguntó-afirmó: “¿Qué ocupación? ¿Puede uno ser un ocupante en su propio hogar? Esta es nuestra casa".

Bennett es una persona íntimamente ligada a las fuerzas armadas. No en vano sirvió en las fuerzas especiales del ejército durante 6 años. Al retirarse del Ejército (en 1996), se fue a Nueva York, donde estudió Derecho. Allí fundo una empresa de software de ciberseguridad, que llegó a tener un valor de mercado de 146 millones de euros, y que vendió.

En 2006, Netanyahu lo designó como Jefe de Gabinete, cargo que ocupó hasta 2008. En el 2010, se convirtió en el director del Consejo Yesha (principal organización para la promoción de los asentamientos en territorio ocupado). Siendo dable destacar que estos ocupaciones y asentamientos han sido declarados ilegales por la Corte Internacional de Justicia.

En el 2012 se fue del Likud (el mayor partido derechista del país, del que formaba parte Netanyahu). Se fue al partido nacional-religioso Hogar Judío. En 2018 fundó un nuevo grupo parlamentario llamado: La Nueva Derecha. En las elecciones parlamentarias de 2019, La Nueva Derecha se unió a la alianza Unión de Partidos de Derecha, dando nacimiento a la alianza política Yamina. En esos tiempos apoyaron la reelección de Netanyahu.

Encolumnado detrás de Netanyahu, ello no significó que sus relaciones fueron fáciles o sencillas. Fue ministro de Defensa, de Educación y de Economía en varios gobiernos de Netanyahu. Pero al final terminaron distanciándose, pese a que en lo grueso de la política racista, ultranacionalista y militarista, ambos coincidían.

El paso de los meses hizo que Netanyahu lo ‘descartara’ como político para tener en cuenta. Pero la realidad israelí lo “revivió” y a fuerza de los poderes oculatos de la política, los militares, lo religioso y otros intereses, lo transformaron en el dueño de la ‘barita mágica’ que logró una unidad impensada para voltear a… Netanyahu.

El nuevo gobierno –según Bennett- eliminará 3 ministerios. Sus anticipios han sido que ampliará la educación pública, y que mantendrá la eximición de los ultraortodoxos en edad militar del servicio en el Ejército. Entre sus principales colaboradores se contarán, en Defensa, Benny Gantz (líder de Azul y Blanco); en Finanzas el ultraderechista Avigdor Lieberman; en Economía, Orna Barbivai (de Yesh Atid); y en Interior, el número 2 de Yamina, Ayelet Shaked.

Luego de mantenerse Bennett como primer ministro por dos años, el 'centrista' Lapid (que ahora ocupará el puesto de ministro de Asuntos Exteriores)

De ahora en más se podría decir que si la política israelí estaba con ciertos fuegos, ha aparecido un tal Bennett con baldes de nafta para apagarlos…

(En la imagen Bennett junto a Netanyahu).