Mie. 12. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

PANAMÁ: ELEGÍA A LA AUSENTE (Julio Yao)

PANAMÁ: ELEGÍA A LA AUSENTE (Julio Yao)

CIUDAD DE PANAMÁ-PANAMÁ (por Julio Yao)

Quisiera en este instante tenerte entre mis brazos,

pedir que me perdones por no tener razón.

Yo nunca te he olvidado y extraño aquellos lazos

que nos unieron siempre en los primeros pasos

cuando tejimos juntos una bella ilusión.

Hace ya mucho tiempo nos dimos despedida

y de tus ojos tristes la lágrima brotó.

Entonces fui tan ciego, perdóname querida,

que ni siquiera supe curar aquella herida

de aquel amor tan puro que entonces nos unió.

Corrí muchos caminos buscando otra mirada,

huyendo a las promesas que tanto te juré;

y al fin de cada calle salías de la nada

como una sombra fría que ha sido abandonada

a reclamarme siempre que nunca yo te amé.

Y en un aciago día cuando pasaba en vela

sentía tanto miedo que algo presentí:

lo que me dijo el viento, lo que vi en su estela

sale en noches oscuras cuando la luna riela

y entonces la tristeza se apoderó de mí.

Así quise alejarme de esa visión extraña,

huir de mis recuerdos, olvidar que mentí,

buscar otro camino, rasgándome la entraña,

negando mi cariño que al corazón araña

por ti, mi ser querido, por ti, solo por ti.

Veinte años han pasado de aquel infausto día

cuando nos despedimos, cuando creí nacer.

Este cabello cano ayer negro sería;

hoy la esperanza tuya más nunca será mía,

¡el cariño que tuve dejó de florecer

¿Te acuerdas, vida mía, lo grato que pasamos

en esa linda casa que un día nos abrigó?

¿Te acuerdas de ese día cuando los dos rezamos

por nuestro hijito enfermo que tanto idolatramos,

oramos día y noche y aquél… aquél murió?

Y ahora que me encuentro ante tu tumba fría

y siento que me parte el corazón en dos,

te ruego que perdones mi palabra tardía:

recibas como rosas esta humilde elegía;

perdona, vida mía, ¡adiós, adiós, adiós

(Escrita a los16 años de edad, en el IPA, 1956) Comentario del poeta y escritor, Paco Moreno: ¡Excelente elegía ¡Magnífico poema El profesor Julio Yao demuestra que su vocación poética lo acompaña desde siempre. El artista nace.