Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

EEUU VOLÓ LOS GASODUCTOS... (Alai)

EEUU VOLÓ LOS GASODUCTOS... (Alai)

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (por Seymour Hersh, Alai)  Estados Unidos voló los gasoductos Nord Stream.

En septiembre de 2022, los gasoductos que suministran gas ruso a Europa se rompieron en el mar Báltico. La acción se atribuyó a Moscú. Ahora, una investigación del mismo periodista que reveló la masacre de My-Lai en Vietnam, apunta a que fue obra de la CIA.

 El Centro de Buceo y Rescate de la Marina estadounidense se encuentra en un lugar tan desconocido como su nombre: en lo que solía ser una carretera de la zona rural de Panama City, una floreciente ciudad turística del suroeste de Florida, a poco más de 100 kilómetros al sur de la frontera con el estado de Alabama. La estructura física del centro es tan indefinida como su ubicación: una monótona estructura de hormigón de estilo posterior a la II Guerra Mundial que tiene el aspecto de una escuela de formación profesional del lado oeste de Chicago. Al otro lado de lo que ahora es una carretera de cuatro carriles hay una lavandería que funciona con monedas y una escuela de baile.

El centro lleva décadas formando a buceadores de aguas profundas altamente cualificados que, una vez asignados a unidades militares estadounidenses en todo el mundo, están capacitados para realizar inmersiones técnicas para hacer el bien -utilizando explosivos C4 para limpiar puertos y playas de escombros y artefactos sin detonar-, así como el mal, como volar plataformas petrolíferas extranjeras, obstruir válvulas de admisión de centrales eléctricas submarinas o destruir esclusas en canales de navegación cruciales. El Centro de Buceo de Ciudad de Panamá, que cuenta con la segunda piscina cubierta más grande de Estados Unidos, era el lugar perfecto para reclutar a los mejores y más discretos graduados de la escuela de buceo, que el verano pasado lograron con éxito lo que se les había permitido hacer a 80 metros de profundidad en el Mar Báltico.

El pasado mes de junio, buzos de la Marina estadounidense, que operaban al amparo de un ejercicio de entrenamiento de la OTAN a mediados de verano ampliamente publicitado, conocido como BALTOP 22, colocaron los explosivos activados por control remoto que tres meses después destruyeron tres de los cuatro gasoductos Nord Stream, según una fuente con conocimiento directo de la planificación de las operaciones.

Dos de los gasoductos, conocidos colectivamente como Nord Stream 1, llevaban más de una década suministrando gas natural ruso barato a Alemania y gran parte de Europa Occidental. Se construyó un segundo par de gasoductos, denominado Nord Stream 2, pero aún no estaba operativo. Ahora, mientras las tropas rusas se concentran en la frontera ucraniana y se avecina la guerra más sangrienta en Europa desde 1945, el Presidente Joseph Biden ha visto en los gasoductos un vehículo para que Vladimir Putin convierta el gas natural en armas para sus ambiciones políticas y territoriales.

La portavoz de la Casa Blanca, Adrienne Watson, respondió por correo electrónico: “Esto es una ficción completa y falsa”. Tammy Thorp, portavoz de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), escribió algo similar: “Esta afirmación es completamente falsa”.

La decisión de Biden de sabotear los oleoductos se produjo tras más de nueve meses de debates ultrasecretos en el seno de la comunidad de seguridad nacional de Washington sobre la mejor manera de lograr ese objetivo. Durante gran parte de ese tiempo, la cuestión no era si había que hacer la misión, sino cómo llevarla a cabo sin dejar ninguna pista clara sobre quién es el responsable.

“Buzos de la Marina estadounidense, que operaban al amparo de un ejercicio de entrenamiento de la OTAN a mediados de verano, colocaron los explosivos activados por control remoto que tres meses después destruyeron tres de los cuatro gasoductos Nord Stream”

Había una razón burocrática vital para confiar en los graduados de la escuela de buceo del centro de Ciudad de Panamá. Los submarinistas eran sólo miembros de la Marina, no del Mando de Operaciones Especiales de Estados Unidos, cuyas operaciones encubiertas deben ser comunicadas al Congreso e informadas con antelación a los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes, el llamado Gang of Eight [que reúne a cuatro miembros de cada una de las cámaras]. La administración Biden estaba haciendo todo lo posible para evitar filtraciones, ya que la planificación se llevó a cabo entre finales de 2021 y los primeros meses de 2022.

El Presidente Biden y su equipo de política exterior -el Consejero de Seguridad Nacional Jake Sullivan, el Secretario de Estado Tony Blinken y Victoria Nuland, Subsecretaria de Estado para Política- expresaron constantemente su hostilidad a los dos oleoductos, que discurrían uno junto al otro a lo largo de 1.200 kilómetros bajo el mar Báltico, conectando dos puertos distintos en el noreste de Rusia, cerca de la frontera con Estonia, pasando cerca de la isla danesa de Bornholm antes de llegar al norte de Alemania.

La ruta directa, que evitaba tener que pasar por Ucrania, fue una bendición para la economía alemana, que disfrutó de una abundancia de gas natural ruso barato, suficiente para hacer funcionar sus fábricas y calentar sus hogares, al tiempo que permitía a los distribuidores alemanes vender el exceso de gas, a precios asequibles, con beneficios, a toda Europa Occidental. Cualquier acción que pudiera atribuirse al gobierno estadounidense supondría una violación de las promesas estadounidenses de minimizar el conflicto directo con Rusia. El secreto era esencial.

Desde el principio, Washington y sus socios antirrusos de la OTAN consideraron el Nord Stream 1 una amenaza para el dominio occidental. El holding que lo sustenta, Nord Stream AG, se creó en Suiza en 2005 en asociación con Gazprom, una empresa rusa que cotiza en bolsa, reparte enormes beneficios a sus accionistas y está dominada por oligarcas conocidos de la corte de Putin. Gazprom controlaba el 51% de la empresa, y cuatro empresas energéticas europeas -una en Francia, otra en los Países Bajos y dos en Alemania- compartían el 49% restante de las acciones y tenían derecho a controlar las ventas del gas natural barato a los distribuidores locales de Alemania y Europa Occidental. Los beneficios de Gazprom se repartieron con el gobierno ruso, y los ingresos estatales procedentes del gas y el petróleo se estimaron en algunos años en no menos del 45% del presupuesto anual de Rusia.

Los temores políticos de Estados Unidos eran reales: Putin dispondría ahora de una enorme y deseada fuente de ingresos adicionales, y Alemania y toda Europa Occidental se volverían adictas al gas natural barato suministrado por Rusia, lo que reduciría la dependencia europea de Estados Unidos. De hecho, eso es exactamente lo que ocurrió. Muchos alemanes veían Nord Stream 1 como parte de la liberación de la famosa Teoría de la Ostpolitik del ex canciller Willy Brandt, que permitiría a la Alemania de posguerra rehabilitarse a sí misma y a otras naciones europeas destruidas en la Segunda Guerra Mundial, entre otras iniciativas, mediante el uso de gas ruso barato para alimentar el próspero mercado y la economía de Europa Occidental.

Nord Stream 1 era bastante peligroso, en opinión de la OTAN y Washington, pero Nord Stream 2, cuya construcción finalizó en septiembre de 2021, si lo aprueban los reguladores alemanes, duplicaría la cantidad de gas barato que estaría disponible para Alemania y Europa Occidental. El segundo gasoducto también proporcionaría gas suficiente para más del 50% del consumo anual de Alemania. Las tensiones entre Rusia y la OTAN no dejaban de aumentar, respaldadas por la agresiva política exterior de la administración Biden.

La oposición a Nord Stream 2 estalló en vísperas de la toma de posesión de Biden en enero de 2021, cuando los republicanos del Senado, encabezados por Ted Cruz, de Texas, plantearon repetidamente la amenaza política del gas natural ruso barato durante la audiencia de confirmación de Blinken como Secretario de Estado. Para entonces, un Senado unificado había logrado aprobar un proyecto de ley que, como dijo Cruz a Blinken, “detuvo [el oleoducto] en seco”. El gobierno alemán, presidido entonces por Angela Merkel, ejercería una enorme presión política y económica para poner en marcha el segundo gasoducto.

¿Se enfrentaría Biden a los alemanes? Blinken dijo que sí, pero añadió que no había discutido los detalles de las opiniones del nuevo presidente. “Conozco su firme convicción de que Nord Stream 2 es una mala idea”, dijo. “Sé que quiere que utilicemos todas las herramientas persuasivas que tenemos para convencer a nuestros amigos y socios, incluida Alemania, de que no sigan adelante con esto”.

Unos meses más tarde, cuando la construcción del segundo oleoducto estaba a punto de concluir, Biden parpadeó [blinked]. En mayo, en un sorprendente giro de los acontecimientos, la Administración renunció a imponer sanciones a Nord Stream AG, y un funcionario del Departamento de Estado reconoció que intentar impedir el oleoducto mediante sanciones y diplomacia “siempre fue una posibilidad remota”. Entre bastidores, funcionarios del gobierno habrían instado al Presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, que entonces se enfrentaba a la amenaza de una invasión rusa, a no criticar esta medida.

Las consecuencias fueron inmediatas. Los senadores republicanos, encabezados por Cruz, anunciaron un bloqueo inmediato de todos los nombramientos de Biden en política exterior y retrasaron durante meses la aprobación de la ley anual de defensa. El sitio web Politico describió posteriormente el giro de 180 grados de Biden en relación con el segundo oleoducto ruso como “la decisión, incluso más que la caótica retirada militar de Afganistán, que puso en peligro la agenda de Biden”.

A pesar de obtener un respiro de la crisis a mediados de noviembre, cuando los reguladores alemanes de la energía suspendieron la aprobación del gasoducto Nord Stream 2. El precio del gas natural subió un 8% en pocos días, en medio del temor creciente en Alemania y Europa a que la suspensión del gasoducto y la posibilidad cada vez mayor de una guerra entre Rusia y Ucrania provocaran un invierno frío muy deseado. Washington no tenía claro cuál era exactamente la postura de Olaf Scholz, el recién nombrado canciller alemán. Meses antes, tras la caída de Afganistán, Scholtz había respaldado públicamente el llamamiento del presidente francés, Emmanuel Macron, a una política exterior europea más autónoma en un discurso en Praga, lo que sugiere claramente una menor confianza en Washington y sus acciones intempestivas.

Planificación

En diciembre de 2021, dos meses antes de que los primeros tanques rusos entraran en Ucrania, Jake Sullivan convocó una reunión de un grupo de trabajo recién creado -hombres y mujeres del Estado Mayor Conjunto, la CIA y los Departamentos de Estado y del Tesoro- y pidió recomendaciones sobre cómo responder a la inminente invasión de Putin.

Iba a ser la primera de una serie de reuniones ultrasecretas, en una sala segura de la última planta del Old Executive Office Building, adyacente a la Casa Blanca, que también albergaba el President’s Foreign Affairs Intelligence Advisory Board (PFIAB). Hubo la habitual conversación introductoria que acabó desembocando en una pregunta preliminar crucial: ¿la recomendación remitida por el grupo al presidente debía ser reversible -como otra capa de sanciones y restricciones monetarias- o irreversible -es decir, acciones cinéticas, algo que no pudiera deshacerse?

Lo que estaba claro para los participantes, según una fuente con conocimiento directo del proceso, es que Sullivan pretendía que el grupo elaborara un plan para la destrucción de los dos gasoductos Nord Stream, y que cumpliera los deseos del Presidente.

En las diversas reuniones que siguieron, los participantes debatieron las alternativas de ataque. La Marina propuso utilizar un submarino recién puesto en servicio para atacar directamente el oleoducto. Las Fuerzas Aéreas debatieron la posibilidad de lanzar bombas con espoletas retardadas que pudieran activarse a distancia. La CIA argumentó que lo que se hiciera tendría que ser secreto. Todos los implicados comprendieron lo que estaba en juego. “Esto no es un juego de niños”. Si fuera posible rastrear el ataque hasta Estados Unidos, sería “un acto de guerra”.

En aquel momento, la CIA estaba dirigida por William Burns, un delicado ex embajador en Rusia que había sido subsecretario de Estado en la administración Obama. Burns autorizó rápidamente un grupo de trabajo de la agencia, teniendo entre los miembros ad hoc -como es el caso- a alguien que estaba familiarizado con las capacidades de los buzos de profundidad de la Marina en el centro de la ciudad de Panamá. Durante las semanas siguientes, los miembros del grupo de trabajo de la CIA empezaron a elaborar un plan para una operación encubierta que utilizaría buzos de profundidad para provocar una explosión a lo largo del oleoducto.

Algo así ya se había hecho antes. En 1971, los servicios de inteligencia estadounidenses se enteraron por fuentes aún no reveladas de que dos importantes unidades de la Armada rusa se comunicaban a través de un cable submarino enterrado en el Mar de Okhotsk, en la costa oriental de Rusia. El cable conectaba un mando regional de la Marina con el cuartel general continental en Vladivostok.

Un equipo de agentes de la CIA y la NSA [Agencia de Seguridad Nacional] cuidadosamente seleccionados se reunió en algún lugar de la zona de Washington, en secreto, y diseñó un plan -utilizando buzos de la Marina, submarinos modificados y un vehículo de rescate submarino- que consiguió, tras muchos ensayos y errores, localizar el cable ruso. Los buzos colocaron un sofisticado dispositivo de escucha en el cable que interceptó con éxito los mensajes rusos, que pasaron a ser grabados en un sistema de cintas.

La NSA descubrió que altos oficiales de la marina rusa, convencidos de la seguridad de su canal de comunicaciones, hablaban con sus compañeros sin cifrar. El dispositivo de grabación y su cinta tenían que ser reemplazados mensualmente y el proyecto avanzó felizmente durante una década, hasta que fue arruinado por un técnico civil de la NSA de 44 años llamado Ronald Pelton, que hablaba ruso con fluidez. Pelton fue delatado por un desertor ruso en 1985 y condenado a prisión. Sólo recibió 5.000 dólares de los rusos por sus revelaciones sobre la operación, más 35.000 dólares por otros datos operativos rusos que proporcionó y que nunca se hicieron públicos.

Este éxito submarino, bautizado con el nombre en clave de Ivy Bells, fue innovador y arriesgado, y produjo valiosísimos datos de inteligencia sobre las intenciones y planes de la Armada rusa.

Aun así, el grupo interagencias se mostró inicialmente escéptico ante el entusiasmo de la CIA por un ataque secreto en alta mar. Había muchas preguntas sin respuesta. Las aguas del mar Báltico estaban fuertemente patrulladas por la marina rusa y no había plataformas petrolíferas que pudieran servir de cobertura para una operación de buceo. ¿Tendrían que ir los submarinistas a Estonia, al otro lado de la frontera de los muelles rusos de carga de gas natural, para entrenarse para la misión? “Sería un fiasco”, dijeron a la CIA.

Durante “todo este maquinado”, declaro la fuente, “algunos funcionarios de la CIA y del Departamento de Estado decían: ‘No hagas esto’. Es estúpido y será una pesadilla política si sale a la luz'”.

Sin embargo, a principios de 2022, el grupo de trabajo de la CIA informó al grupo interagencias de Sullivan: “Tenemos una forma de volar los oleoductos”.

Lo que vino después fue impresionante. El 7 de febrero, menos de tres semanas antes de la aparentemente inevitable invasión rusa de Ucrania, Biden se reunió en su despacho de la Casa Blanca con el canciller alemán Olaf Scholz, quien, tras vacilar un poco, estaba ahora firmemente en el equipo estadounidense. En la rueda de prensa posterior, Biden dijo desafiante: “Si Rusia invade… no habrá más Nord Stream 2. Acabemos con esto”.

Veinte días antes, la Subsecretaria Victoria Nuland había expresado esencialmente el mismo mensaje en una reunión del Departamento de Estado con escasa repercusión en la prensa. “Quiero ser muy clara con ustedes hoy”, dijo en respuesta a una pregunta. “Si Rusia invade Ucrania, de un modo u otro Nord Stream 2 no saldrá adelante”.

Varios de los que participaron en la planificación de la misión del oleoducto se mostraron consternados por lo que consideraron referencias indirectas al atentado.

“El 7 de febrero, menos de tres semanas antes de la aparentemente inevitable invasión rusa de Ucrania, Biden se reunió en su despacho de la Casa Blanca con el canciller alemán Scholz, quien, tras vacilar un poco, estaba ahora firmemente en el equipo estadounidense”.

“Fue como poner una bomba atómica sobre el terreno en Tokio y decir a los japoneses que vamos a detonarla”, dijo la fuente. “El plan era que las alternativas se ejecutaran después de la invasión y no se anunciaran públicamente. Biden simplemente no lo entendió o lo ignoró“.

La indiscreción de Biden y Nuland, si es que se llegó a ella, puede haber frustrado a algunos miembros del grupo de planificación. Pero también creó una oportunidad. Según la fuente, algunos altos cargos de la CIA determinaron que volar el oleoducto “ya no podía considerarse una alternativa secreta porque el presidente acababa de anunciar que sabíamos cómo hacerlo.”

El plan para volar Nord Stream 1 y 2 pasó repentinamente de ser una operación secreta que requería informar al Congreso a considerarse una operación de inteligencia altamente clasificada con apoyo militar estadounidense. En virtud de la ley, explicó la fuente, “ya no había obligación legal de informar de la operación al Congreso”. Ahora sólo tenían que llevarlo a cabo, pero aún tenía que ser secreto. Los rusos tienen una vigilancia superlativa del Mar Báltico”.

Los miembros del grupo de trabajo de la CIA no tenían contacto directo con la Casa Blanca y estaban ansiosos por saber si el presidente hablaba en serio, es decir, si la misión estaba en marcha. La fuente recordó: “Bill Burns vuelve y dice: ‘Adelante'”.

La operación

Noruega era el lugar perfecto para basar la misión.

En los últimos años de crisis Este-Oeste, el ejército estadounidense ha ampliado enormemente su presencia en Noruega, cuya frontera occidental se extiende 2.250 kilómetros a lo largo del Océano Atlántico septentrional y se funde por encima del Círculo Polar Ártico con Rusia. El Pentágono creó puestos de trabajo bien remunerados y contratos, en medio de cierta controversia local, al invertir cientos de millones de dólares en mejorar y ampliar las instalaciones de la Armada y las Fuerzas Aéreas estadounidenses en Noruega. Los nuevos trabajos incluían, sobre todo, un avanzado radar de apertura sintética situado muy al norte, capaz de penetrar profundamente en Rusia y que se conectaba justo cuando la comunidad de inteligencia estadounidense perdía el acceso a una serie de puntos de escucha de largo alcance en territorio chino.

Una base de submarinos estadounidense recién reformada, que llevaba años en construcción, entró en funcionamiento y ahora más submarinos estadounidenses pueden trabajar en cooperación con sus homólogos noruegos para vigilar y espiar un bastión nuclear ruso clave situado a 400 kilómetros al este, en la península de Kola. Estados Unidos también ha ampliado enormemente una base aérea noruega en el norte y ha entregado a las fuerzas aéreas noruegas una flota de aviones de patrulla P8 Poseidon fabricados por Boeing para reforzar su espionaje de largo alcance de todo lo relacionado con Rusia.