Dom. 14. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

ÁFRICA: ALGO ESTÁ CAMBIANDO EN EL MUNDO (Rodolfo O. Gianfelici)

ÁFRICA: ALGO ESTÁ CAMBIANDO EN EL MUNDO (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Continúan produciéndose hechos trascendentales en el mundo, a los cuales las clases dirigenciales de occidente tratan de seguir dándole la espalda para ignorarlos.

La Unión Africana (UA) ha sido incorporada al poderoso G20. Lo cual significa que las principales potencias del mundo no pueden seguir ocultando a dicho continente, a la vez que reconocen (de hecho) un retroceso de occidente y un lógico avance del Sur Global.

Las políticas de China y de Rusia para con países del continente africano han obligado a occidente a prestar atención al mismo, y entender que existe un nuevo protagonismo.

El último encuentro del G20 en Nueva Delhi (India) mostró las limitaciones de las principales potencias occidentales que no pudieron imponer una condena contra Rusia. Apenas hubo un comunicado oficial reafirmando el principio de la solución pacífica de los conflictos territoriales entre los países.

También se referenció en avanzar en un acuerdo global para combatir el cambio climático, pero solo como una cuestión ‘de deseo’ pues no se establecieron medidas sustanciales.

Se reclamó un cambio en la gobernanza financiera mundial, pero sin que pudiera concretarse una condena a las prácticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Finalmente, el triunfo del encuentro fue la incorporación de la Unión Africana como miembro permanente del Grupo que ahora pasa a tener 21 integrantes.

La UA fue admitida en un G20 que incluye a 19 de las principales economías del mundo y a la Unión Europea.

El principal impulsor de esta integración había sido el primer ministro indio, Narendra Modi. Un hecho que algunos entienden como una ‘respuesta’ de EEUU y sus principales aliados a la expansión del BRICS.

El G20 (donde confluyen Estados Unidos, China, Rusia, India, y la UE) representa el 85% del PBI mundial; más del 75% del comercio mundial; y cerca del 66% de la población mundial. Un organismo que ante la asociación estratégica de Rusia y China y su acción a través del BRICS (que avanzan en reforzar instituciones multilaterales), se ha visto obligado a 'decir algo'.

Semanas antes del encuentro del G20, el BRICS se reunió en Johannesburgo (Sudáfrica) y anunció su ampliación. Es así que ingresarán en breve: Argentina, Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

Días antes, también hubo un importante encuentro en La Habana (Cuba), cuando confluyeron los integrantes del Grupo de los 77 más China (G77+China). Un foro del que toman parte 134 países del Sur Global y que representa el mayor grupo de coordinación intergubernamental dentro de la ONU. Allí están representados los dos tercios de los miembros de Naciones Unidas y el 80 por ciento de la población mundial.

Habrá que ver cómo logra el continente africano consolidar este avance –hoy una formalidad-, y demostrar que por historia, por presente, y por futuro, deben ser protagonistas en la construcción de un nuevo mundo multilateral.

La UA está integrada por 55 países y pese a las presiones de las potencias occidentales (particularmente de EEUU y socios europeos) ha trabajado por la paz, estabilidad y desarrollo continental.

El G20 ha debido re-considerar suspolíticas y accedió a esta incorporación de la UA para evitar que el continente continuara avanzando en sus relaciones con Rusia y/o China, y que ello significara acercarse al BRICS.

Pero posiblemente occidente por su propia soberbia y desprecio, esté actuando con demasiada tardanza. Tal es así que mientras los países africanos han sido y son destratados, un total de 47 de esos países ya se sumaron a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Por otra, en el reciente encuentro en la rusa San Petersbugo –en julio- durante la Cumbre Rusia-Africa, un total de 40 países del continente sellaron diferentes acuerdos.

Posiblemente este avance y reconocimiento para con la UA solo termine por convertirse en una participación formal, más que efectiva. Porque es posible que –sea través de la UA o en forma individual- los países africanos profundicen sus acciones de construcción de un mundo multipolar, y en ese sentido (más tarde o más temprado) deberán alejarse de las políticas que fija Washington y sus aliados.

Rusia y China vienen construyendo políticas desde hace décadas; occidente solo se ha dedicado a la confrontación, la imposición, la violencia y la indiferencia. Puede que este abrir la puerta del G20 a los africanos -en una maniobra de simulación y entretenimiento-, no le alcance a occidente para mantener sus principios de dominación. El tiempo lo dirá; lo que es cierto es que ya nada es igual a como lo era ayer.