Dom. 25. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Por el país

A PROPÓSITO DE CÚNEO LIBARONA (Especial)

A PROPÓSITO DE CÚNEO LIBARONA (Especial)

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (Especial para PrensaMare)  En su momento –varios años atrás-, la trágica muerte de Lourdes Di Natale salpicó al mediático y poderoso abogado Mariano Cúneo Libarona.

Un personaje elegido por el presidente electo Javier Milei para ser su Ministro de Justicia. Que ya “debutó” con su nueva tarea, visitando a la cuestionadísima Corte Suprema de Justicia. Allí analizaron el tema de la autarquía financiera del Poder Judicial y la anulación del juicio político contra ellos, al que calificó de “indignante”, como dijo a los periodistas luego de la visia a los cortesanos.

Cómo se hizo conocido Cúneo Libarona...? Al defender al exrepresentante de Diego Maradona, Guillermo Cóppola, en la mediática “causa del jarrón”. Fue cuando en una escandalosa maniobra política-judicial, le ‘plantaron’ dentro de un jarrón en su domicilio, 406 gramos de cocaína.

La causa sumó interesados, oyentes, lectores y televidentes en todo el país, y fue una verdadera ‘obra teatral guionada’ desde la justicia y la policía, que tuvo también como preso, al exfutbolista Alberto Tarantini. Todo fue idea del entonces juez Federal de Dolores, Hernán Bernasconi, junto con su secretario letrado, Roberto Schlägel, y dos efectivos de la policía: Daniel Diamante y Antonio Gerase.

Los medios convirtieron la causa en un auténtico reality show, transmitido día a día televisivamente en vivo y en directo. En una de las asistencias de Cúneo Libarona a un programa televisivo (en este caso el de Mariano Grondona: Hora Clave), denunció que la cocaína que existía en dicho inmueble de Cóppola había sido groseramente “cortada” con 366 gramos de bórax y lactato para así “engarronar” (ese fue el verbo que usó) a los acusados.

Fue así que todo se desbarrancó en la maniobra y logró revertir el expediente, convirtiendo a Cóppola en una víctima (que en verdad –en parte- lo era). Meses más tarde obtuvosu sobreseimiento y el de sus compañeros de infortunio y llevó a la prisión al juez y a sus cómplices.

Luego vendrían otras actuaciones profesionales suyas, siempres ligadas a ambientes del poder (y la farándula). Pero notodos fueron casos top, sino que también sufrió algunos contratiempos, que ahora la prensa seria prefiere echar al olvido.

Fue así que atendió a los ex cuñados...

De quien era el presidente Carlos Menem: Amira Yoma y su hermano, Emir Yoma. A ella se la acusaba del envío de droga hacia los Estados Unidos y a él por su supuesta participación en el contrabando de armas a Croacia y Ecuador.

También atendió a la falsa médica Giselle Rímolo por “ejercicio ilegal de la medicina, homicidio culposo y estafa” en alrededor de 70 oportunidades.

Otros de sus clientes fueron los organizadores de la fiesta electrónica “Time Warp”. Adrián Conzi, Facundo González y Víctor Stinfale; por su responsabilidad en las drogas de diseño adulteradas que fueron distribuidas allí, provocando cinco muertes.

Y últimamente sumó al ex policía bonaerense Enrique Barre, por delitos de lesa humanidad cometidos en centros clandestinos de Quilmes, Banfield y Lanús durante la última dictadura.

En una oportunidad no las pasó tan bien y debió pasar alrededor de un mes de prisión a fines de los ’90, por orden del juez federal Norberto Oyarbide. La carátula: “coacción agravada y encubrimiento” en el marco de la causa AMIA (cuando se investigaba el hurto de un video en el despacho del juez Juan José Galeano).

Hasta que la tragedia lo golpeó en forma cercana. El contrabando de armas a Ecuador y Croacia (decidido en secreto por Menem durante su primera presidencia y supuestamente organizado por Emir Yoma), se conoció en 1998 a raíz de una denuncia efectuada por quien fuera hasta entonces su secretaria, Lourdes Di Natale. Ella poseía información que registró pacientemente, con lujo de detalles -sobre su operatoria- en una agenda.

A inicios de la década siguiente, Menem fue condenado por ello a 7 años de prisión, y Emir Yoma resultó sobreseído.

Ocurrió que en 1994, Cúneo Libarona tuvo una una fugaz relación sentimental con Lourdes, de la cual nació una niña: Agustina. Al llevarse adelante el juicio, y ante las versiones periodísticas, las presiones de todo tipo, las amenazas y los temores, produjeron en la ex secretaria, una afectación en su salud emocional.

Lourdes Di Natale comenzó a mostrarse nerviosa, agresiva y conflictiva, teniendo problemas con vecinos del edificio de calle Mansilla 2431, donde habitaba. Finalmente hubo una denuncia ante la Justicia y terminó por perder la tenencia de la niña por orden de un juez (Cúneo Libarona –todo indica- se habría mantenido al margen de todo).

Fue así que la niña Agustina (ya con 9 años) pasó a vivirv con el abogado (su padre), su esposa Gloria, y sus dos medio hermanos. Todo lo cual agravó la situación emocional de Lourdes. La situación tuvo un final trágico cuando ella falleció el 3 de marzo de 2003, a los 43 años, al caer al vacío desde el décimo piso.

Se conocieron trascendidos, comentarios y análisis donde nadie jamás pudo establecer si se trató de un accidente, un asesinato o o un suicidio. Sin embargo, muchísimas miradas estuvieron dirigidas hacia Cúneo Libarona (con o sin razón...?).

Sobre esta muerte, algunos vecinos aseguraron haberla visto a Lourdes asomada por la ventana de la cocina cuando intentaba cortar (otra vez) el cable que proveía de TV a todo el edificio. Para agregar “prueba” a este comentario, la investigación - en un patio de la planta baja, junto a su cadáver-, halló un cuchillo (en verdad. Lo tenía en mano...? O fue “plantado”...?).

Lo cierto fue que la investigación judicial abrió y archivó la causa en varias ocasiones sin llegar a probar la participación de terceros en la muerte. Ello no significó que aún con el paso del tiempo, Cúneo Libarona continuara siendo puesto dentro de la causa de dicha muerte, pese a que la justicia nunca lo incorporó...

Habrá sido justicia...?