Dom. 16. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

IMPERIALISMO (Jorge A. Molinari)

IMPERIALISMO (Jorge A. Molinari)

MONTEVIDEO-URUGUAY (por Jorge Aniceto Molinari)  (Abordando eso gris, que parece la teoría).

Hay categorías en el razonamiento de “izquierda” que parecen inmovibles.

Si hay algo que va contra el pensamiento de los maestros, son las verdades anquilosadas, ellos parten de algo que debe ser el centro inicial de cualquier debate: la base material de la sociedad y su evolución.

Existió un comunismo primitivo, ahora en el proceso civilizatorio hemos conocido que la historia está siempre referenciada a la lucha de clases.

Se suceden los modos de producción, el feudalismo basado en el poder territorial de la armas, cede ante el libre comercio y necesita negociar su caída. Sobre la base territorial del feudalismo el libre comercio convierte todo en empresa, incluido el Estado.

El concepto imperialismo que va del poder feudal al poder empresarial tiene como base al Estado.

Lenin en 1916 escribe:”El imperialismo fase superior del capitalismo” y ya analiza cómo el mundo empresarial en pugna de mercados excede los marcos estatales y se desarrolla en el mundo incidiendo sobre la caída de las barreras nacionales.

Ese mundo empresarial es el que hoy vivimos y se desarrolla vertiginosamente a una crisis que necesariamente tendrá que terminar con la predominancia del modo de producción capitalista –no hablo del fin del capitalismo- o con la propia humanidad.

Sin embargo ante el accionar como gendarme de las multinacionales del aparato armado de EE.UU. muchos hablan y lo califican de imperialismo.

La calificación ya ahora es incorrecta y no ayuda a comprender en que terreno se están librando las controversias finales de la predominancia del modo de producción capitalista.

Si claro alguien me podría decir: pero cuando Lacalle negoció directamente con el Presidente de China –principal dirigente comunista del mundo- corrieron a tirarle de las orejas o pretender hacerlo a través del entonces General jefe del comando sur de su ejército, y eso es imperialismo.

Ni siquiera eso, es lo que hoy pueden hacer para defender su aparato económico, jaqueado en el mercado mundial y sustentado en la industria de la guerra y emisiones monetarias que descargan sobre el resto del mundo.

¿Qué me preocupa? Que ante todo esto la izquierda aún no tenga un programa con el que organizar a lo mejor de la humanidad y poder así dar un gran salto en todos los órdenes de la vida.

Ese programa no pasa por estatizar la economía y crear estados proletarios que hagan la guerra a estados imperialistas y las formas intermedios que se les ocurran.

Pasa por encarar dos herramientas esenciales al funcionamiento de la economía: la moneda y los impuestos.