Lun. 15. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

ESPAÑA: LAS AMISTADES NARCO DEL PARTIDO POPULAR

ESPAÑA: LAS AMISTADES NARCO DEL PARTIDO POPULAR

BARCELONA-ESPAÑA (Especial para PrensaMare)  Una campaña electoral española –en 2013-, halló la presentación de fotografías que –se pensaba- abriría un escándalo. Pero el poder comunicacional (dominado por la derecha) lo supo disimular.

Afectaba al derechista Partido Popular, pues un narcotraficante gallego mantuvo una estrechísima relación con el líder del PP, en los años 90. El político se ‘defendió’ aduciendo que no sabía cuales eran las actividades de su amigo (¿?).

Una excusa extremadamente pueril. Qué persona tiene un amigo de años y no sabe a qué se dedica...? Qué líder de un partido político (y justamente de derecha) no va a disponer de contactos o relaciones con gente de Inteligencia que lo ‘advierta’ de sus amistades...? Qué líderpolítico no va a a tener correligionarios que lo cuiden y le ‘avisen’ con quién se relaciona...?

Lo cierto es que esa imagen lo lograron debilitar y hacer pagar un costo electoral al PP. Posiblemente porque para los simpatizantes y seguidores de la derecha considera que ello no significa ‘algo’ contrario a los valores que se dicen defender.

Así fue: el político Alberto Núñez Feijóo se defendió: “No hay amistad ni estrecha, ni ancha” (¿?), para negar relación o cercanía con el narco.

Ocurrió en abril de 2013 y el derechista político era nada más y nada menos que el presidente de la Xunta de Galiza.

Fue el diario El País quien publicó ese día fotografías donde Feijóo aparecía sin camiseta y con lentes de sol a bordo de un yate. Aparecía también el propietario de la embarcación. Se trataba del conocido narcotraficante gallego Marcial Dorado.

Un personaje que en esos momentos ya estaba condenado a 10 años de cárcel por intentar introducir al país hasta 8 toneladas de cocaína.

Dorado era un reconocido narcotraficante a nivel nacional e internacional. Sus actividades eran plenamente conocidas en toda Galicia. El único que no estaba enterado de ello era Feijóo.

Y tal era su relación que no solo paseaba y disfrutaba de su yate, sino que concurría asiduamente a la mansión de Dorado.

En su increíble defensa, el político del PP dijo que se conocieron a través de compañeros de trabajo; el tema es que esos mismos estaban relacionados con el entramado empresarial del narco para blanquear dinero; inclusive en sus maniobras (copiando el accionar mafioso italiano), participaban de contrataciones públicas con la Xunta.

En el año 2003, Dorado fue detenido por orden del juez José Antonio Vázquez Taín por tráfico de cocaína y, posteriormente, condenado a 10 años de cárcel por la Audiencia Nacional.

En sus ‘explicaciones’, Feijóo dijo que ya en 1997 había dejado de tener contacto con Dorado, pues ‘sospechaba’ (¿?) de sus negocios. Que había cortado la relación, aunque no aclaró o especificó qué tipo de relación era...

Pero igualmente surgen iertos interrogantes sobre este espinoso y nunca aclarado tema, donde pasó a tener participación la justicia. Ocurre que el juez interviniente, Taín, que fue quien encarceló a Dorado e investigaba todos los contactos y relaciones narcos en Galicia, se encargó de sacar del medio al político Feijóo.

Dejó expresamente en claro que sobre el político no existía ninguna sospecha que hubiera participado de delitos. Afirmó que había escuchado conversaciones telefónicas entre el narco y el político, y que de ellas no surgía sospecha alguna.

Es tema es que esas conversaciones (que escuchó el juez) fueron posteriores a 1997, cuando –según Feijóo- ya no tenían ningún tipo de relación. De allí que surge el interrogante: Si ellos (Feijóo y Dorado) no mantenían relación alguna desde 1997... cómo es que el juez escuchó conversaciones entre ambos con posterioridad a esa fecha...?

Sospecha en el sentido que no todo estuvo tan claro, cuando el propio Dorado, en una entrevista periodística, aseguró que su relación con Feijóo se alargó al menos hasta que este llegó a ocupar la Presidencia de Correos (en el año 2000). Lo cual también se probó en las investigaciones del juez a Dorado...

Los años han pasado y la derecha logró sortear el escándalo, sin pagar costo político alguno. Todo indica que el paso de las décadas sabrá sepultar definitivamente con el inestimable apoyo de la prensa dócil cual fue la verdadera relación de un dirigente de la derecha española con un conocido y condenado narco gallego.