Sab. 18. May 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

EFECTOS DE LOS "GASES DE INVERNADERO" (Carlos P. Morales)

EFECTOS DE LOS

JUNCOS-PUERTO RICO  (por Dr Carlos Pérez Morales)  Los gases de efecto invernadero son aquellos que se acumulan en la atmósfera de la Tierra y que absorben la energía infrarroja del Sol. Esto crea el denominado efecto invernadero, que contribuye al calentamiento global del planeta. El efecto de invernadero mantiene la temperatura de la Tierra propicia para la vida; sin los gases de efecto invernadero, la temperatura media del planeta estaría por debajo del punto de congelación.

Desde el inicio de la Revolución Industrial las actividades humanas, especialmente la quema de carbón y petróleo como combustible  han aumentado la abundancia de gases que atrapan el calor en la atmósfera y amplificado el efecto invernadero. La temperatura global promedio de la Tierra está aumentando como resultado.

El bióxido de carbono (CO2) es el principal gas de efecto invernadero que se emite a raíz de las actividades del ser humano. En el año 2017 el CO2 representó aproximadamente el 81,6% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero en EE. UU. a raíz de las actividades del ser humano.

El bióxido de carbono está presente de manera natural en la atmósfera como parte del ciclo del carbono de la Tierra. (la circulación natural de carbono entre la atmósfera, los océanos, la tierra, las plantas y los animales). (EPA: Recuperado 2021).

Las actividades del ser humano están alterando el ciclo del carbono: tanto porque suman más CO2 a la atmósfera como influenciando la capacidad de los disipadores naturales (como los bosques) para eliminar el CO2 de la atmósfera e influyendo sobre la capacidad de las tierras para almacenar carbono. Las emisiones de CO2 provienen de diversas fuentes naturales Las emisiones relacionadas con las actividades del ser humano son las responsables del aumento que se ha registrado en la atmósfera desde la revolución industrial. Una parte del exceso de dióxido de carbono se absorberá rápidamente (por ejemplo: en la superficie de los océanos), pero otra parte permanecerá en la atmósfera durante miles de años, eso debe en parte al proceso muy lento por el cual se transfiere a los sedimentos oceánicos.

La combustión de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo es la responsable de la emisión del Bióxido de Carbono (CO2) a la atmósfera.

Muchos procesos industriales emiten CO2 a través del consumo de combustibles fósiles. Varios procesos industriales también producen emisiones de CO2 a través de reacciones químicas sin combustiones: la producción y el consumo de productos minerales como el cemento, la producción de metales como el hierro y el acero y la producción de sustancias químicas. (EPA, 2021).

Otro gas que causa el efecto de invernadero es el Metano (CH4). Su origen se encuentra en las fermentaciones producidas por bacterias anaerobias especializadas que se encuentran en zonas pantanosas, cultivos como el arroz y en las emisiones desde el tracto intestinal del ganado. También se produce por los escapes de depósitos naturales y conducciones industriales. (Aquae Production, 2921).

El vapor de agua. Surge como consecuencia de la evaporación. La cantidad de vapor de agua en la atmósfera depende de la temperatura de la superficie del océano. La mayor parte se origina como resultado de la evaporación natural en la que no se interviene la acción del hombre.

El Óxido nitroso (N2O) es un gas de efecto invernadero provocado principalmente por el uso masivo de fertilizantes nitrogenados en la agricultura intensiva. También lo producen otras fuentes como las centrales térmicas, los tubos de escape de automóviles y los motores de aviones, la quema de biomasa y la fabricación de nailon y ácido nítrico.

Los clorofluorocarbonos (CFC). Son compuestos químicos artificiales que se encuentran presentes en pequeñas concentraciones en la atmósfera pero que son extremadamente potentes en el efecto invernadero que provocan. Tienen múltiples usos industriales en sistemas de refrigeración, como componentes de aerosoles, producción de aluminio y aislantes eléctricos entre otros.

El ozono troposférico (O3). producto de la quema de fuentes de energía contaminantes.

Todos estos gases se acumulan en la atmósfera causando un aumento en el calor de la Tierra al rebotar sobre la misma y parte de ellos se quedan en la atmósfera. Este sobrecalentamiento del planeta es el que induce el cambio climático.

(Dr Carlos Pérez Morales, Geógrafo).