Sab. 22. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Ámerica

UNA VISITA Y UNA AUSENCIA

UNA VISITA Y UNA AUSENCIA

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  De manera inesperada, el general Hamilton Mourao (en la foto junto al presidente brasileño) representó al gobierno brasileño.

Lo que significa que le han recomendado a Jair Bolsonaro revertir sus acciones que solo logran aislarlo aún más. A todo ello, el mandatario chileno, Sebastián Piñera no viajó a la asunción de Alberto Fernández ante la desaparición de un avión militar que iba a la Antártida. Lo que le evitó un mal trago, pues en la capital argentina estaba en marcha una gran protesta popular contra su accionar represivo.

Estas son las dos realidades de los vecinos de Argentina. Donde ambos mandatarios, por afinidad ideológica estaban cercanos a Mauricio Macri. Y donde Bolsonaro traspasó toda actitud diplomática al ‘jugarse’ no solo a favor del neoliberal argentino, sino que ha atacado irresponsablemente a Alberto Fernández.

Mientras un torpe Bolsonaro no solo busca hacer desaparecer el Mercosur, sino ignorar a Argentina, el prodero pool empresarial paulista no dudó en contactar a Alberto Fernández y en visitarlo (antes de su asunción).

El objetivo ha sido el de ser todo lo diplomáticos que pueden asumirlo, ante la ‘beligerancia’ bolsonarista, que pone en riesgo sus negocios.

Más tarde llegó a la capital argentina con la misma misión (descomprimir la situación bilateral), Rodrigo Maia, presidente de la Cámara de Diputados brasileña.

En medio de todo ello, el lunes 9 de diciembre (un día antes) se avisó a la cancillería argentina que por Brasil estaría en la asunción presidencial el vicepresidente, el general Hamilton Mourao.

La presencia no solo es una demostración de tratar de frenar la agresividad de Bolsonaro, sino una muestra clara de la disputa de ese mandatario con Mourao. Esto mismo sucedió tiempo atrás cuando Bolsonaro apuntaba a atacar a China (por pedido de Donald Trump), y Mourao viajo a Beijing.

Dos situaciones diferentes de países vecinos que caminan alegremente junto a Washington, sin interesarles en demasía los intereses regionales.