Dom. 23. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

CHACO O LA CRUELDAD EN EL PERONISMO (Rodolfo O. Gianfelici)

CHACO O LA CRUELDAD EN EL PERONISMO (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Pasaron las elecciones provinciales en Chaco, donde el peronismo fue derrotado y el radicalismo recupera la administración tras 16 años.

Los “analistas” y “especialistas” solo analizan el resultado como una muestra de derrota del oficialismo, anticipando lo que ansían a nivel nacional en pocas semanas. Para ello ocultan (algo muy común en ellos) un mínimo análisis cercano a la realidad.

Porque todo lo que sirva para los intereses del antiperonismo y/o del odio militante, les está permitido... en nombre de la libertad de expresión y el “periodismo independiente”...

La idea del sistema dominantes es demostrar, exaltar y exagerar que el peronismo pierde “en todos lados” y que se acerca su desaparición. Algo que ya había prometido en 1955, 1959, 1963, 1966, 1976, 1983, 1999 y 2015. Osea: con las dictaduras de Aramburu, los gobiernos seudodemocráticos de Frondizi, Guido e IIlía; las dictaduras de Onganía y Videla-Massera-Agosti; el ‘tercer movimiento histórico’ de Alfonsín; y el odio revanchista de Macri...

No han podido, y todavía el peronismo sigue dando pelea...

De allí que en estos días deben ocultar lo sucedido en Chaco. Porque por un lado se asistió a una maniobra político-mediática nacional contra el gobierno de Jorge Capitanich a partir de un hecho policial, tal como años atrás le armaron a Ramón Saadi en Catamarca. En estos tiempos chaqueños fue con la desaparición de Cecilia Strzyzowski; años atrás fue con la manipulación de la muerte de María Soledad Morales.

Pero además, el peronismo chaqueño se encargó de cometer los errores de contar con el accionar de una clase política mediocre, que –haciendo antiperonismo- se olvidó (olvidó?) que primero está la Patria, luego el Movimiento y después los hombres. Y lo pagó (y quien sabe hasta cuándo).

Es así que si el peronismo piensa que en algún momento deberá iniciar su re-construcción y su recuperación para defender los intereses nacionales y populares, deberá tener en cuenta los errores (u horrores?) cometidos.

En lo que respecta a la reciente situación electoral chaqueña debe teners en cuenta que:

·         1. Se asistió a una interna peronista que se salió de causes, con el intendente de Resistencia -Gustavo Martínez- rompiendo con el gobernador Capitanich. Así, él mismo armó su propia lista política que le quitó el 5% de los votos al gobernador. Porqué ocurrió esto...? Porque Martínez aspira a ser el conductor del PJ (Partido Justicialista chaqueño) y para ello debe ‘pasar a retiro’ a Capitanich. Para lo cual lo necesita derrotado. Y la mejor forma de hacerlo era que perdiera estas elecciones, por lo que ello implicaba que ganara el radical Zdero (como sucedió). Esa pelea se desarrolló por meses e inclusive se intensificó en el mismo día de votación cuando las boletas del Frente Chaqueño (de Capitanich) “desaparecían” de los lugares de votación...

·         2. El divisionismo en el interior del peronismo incluyó –además- al exgobernador (2015- 2019) Domingo Peppo, y al exvicegobernador Juan Carlos Bacilef Ivanoff (que sacó otro 2% en la elección provincial, que no fueron para el actual gobernador). Una disputa interna sangrienta...

·         3. El peronismo chaqueño se encuentra transitando el mismo recorrido neoliberal que lo afecta en todo el territorio nacional. Se caracteriza por la desmovilización y el aislamiento de la sociedad. Porqué se espera que luego el pueblo lo acompañe...?

·         4. Como consecuencia de lo antedicho y expuesto, lógicamente que se terminó produciendo un importantísimo ‘corte de boletas’. Ello generó que no existiera un traslado o motorización del voto para cada intentende en favor del candidato a gobernador del peronismo, dividiénsose a favor del candidato radical.

·         5. En una elección tan pareja, si a los votos propios perdidos dentro del peronismo, se le agregan los que se dispersaron (o fueron directamente a la oposición) por la maniobra policial-mediática por la desaparición de Cecilia Strzyzowski, se puede concluir que estos últimos fueron fundamentales. Lo que demuestra el peso que tiene el poder comunicacional para definir elecciones (que –al parecer- los dirigentes peronistas siguen sin entender, y marchan o corren detrás de estas maniobras, sin poder revertirlas).

Asi dadas las circunstancias ha quedado evidenciado con este nuevo revés del peronismo provincial que:

·         A. Se sigue careciendo de una conducción política seria y con un proyecto contenedor e integrador.

·         B. Se asiste a un nuevo fracaso del PJ (Partido Justicialista) nacional, que ha sido –otra vez- incapaz de hacer comprender en otro distrito, que debían superar las disputas internas –costara lo que costara-, porque de lo contrario se trabajaba para el enemigo.

·         C. También en este caso el fracaso de la dirigencia peronista chaqueña y del PJ provincial, ha sido total.

Ahora ya no es tiempo de lágrimas. La elección chaqueña volvió a mostrar las limitaciones de la clase dirigencial peronista a todo nivel, como ya lo venía demostrando en otros distritos electorales.

El peronismo está siendo abandonado por sus sectores que históricamente lo conformaban. Se equivoca el pueblo...? No; son sus dirigentes que conciente y/o inconcientemente trabajan para su destrucción.

Resulta interesante en este caso recordar lo que ha venido ocurriendo (y ocurre) en Santa Fe. Carlos Alberto Reutemann y Jorge Obeid gobernaron por 16 años (2 mandatos cada uno alternada pero continuamente), para terminar dejando la provincia en manos de la alianza neoliberal derechista liderada por el Partido Socialista, la Unión Cívica Radical, los restos del demoprogresismo, el gorilismo carriorista (ARI+Coalición Cívica) y lo más recalcitrante del antiperonismo, inclusive disfrazado de “progresismo”.

Esa autodestrucción les insumió a Reutemann y Obeid, 16 años. Pero su hijo predilecto, el actual gobernador Omar Perotti, la logró en apenas de 3 años y medio de gestión... (¡).

Logró que se conformara un frente neoliberal y derechista al que se sumó el macrista PRO, para quedarse con la provincia de la mano de quien fuera el Ministro de Seguridad de Miguel Lifschitz –Maximiliano Pullaro-, ligado al narcotráfico y que sumó 1.400 muertes violentas en su gestión (2015-2019).

Ya el peronismo santafesino había vivido situaciones de sus crudas luchas internas como sucedió en la elección de intendente de Rosario en 1983, cuando un pase de facturas (y vendettas) entre dirigentes le dejó el triunfo servido al radical Jorge D. Usandizaga. De esa forma se creó un Frankenstein que derechizó la política provincial, además de relegar electoralmente al peronismo. Un hecho que todavía se sigue pagando.

Tras el azote que fueron el dueto Reutemann-Obeid, se produjo la llegada de Agustín Rossi (el mismo que se fue en un momento al Frepaso...), iniciándose esta etapa de fracasos tras fracasos, que solo se vio interrumpido cuando el antiperonismo militante se dividió (en 2019) y posibilitó el sorpresivo triunfo de Perotti.

Fue así que “el más reutemanista de los obeidistas” (Perotti),  llegado desde Rafaela se convirtió en gobernador apostando por destratar, desunir y liberalizar (aún más) al peronismo santafesino. Lo acompañó con sus acciones y sus des-acciones el propio Rossi (que fuera ‘socio’ político de las gestiones de Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Lifschitz), el titular del PJ santafesino –Ricardo Olivera- y la clase dirigencial y legislativa que se creyó dueña del peronismo.

Bueno: Allí está el reciente resultado electoral provincial santafesino, para demostrarle el repudio que siente el peronismo para con ellos (al igual que los sectores independientes). Transformaron al Movimiento en un simple sello de Partido para negociar y repartrirse cargos. Lamentable.

Esta realidad santafesina no es una exclusividad, sino que es consecuencia de un plan de entrismo y destrucción. Ahora le correspondió a Chaco, demostrar que está en el mismo camino. Como viene ocurriendo en Córdoba, La Rioja, Jujuy, Mendoza...