Dom. 23. Jun 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA VERGÜENZA DE UN... “ACUERDO EXTRAJUDICIAL”

LA VERGÜENZA DE UN... “ACUERDO EXTRAJUDICIAL”

SANTA FE-ARGENTINA  (por Flor Cris Antemo, PrensaMare)  Recientemente los medios occidentales informaron que el príncipe Andrew (foto) y Virginia Giuffre llegaron a un acuerdo extrajudicial, en la demanda que había presentado la segunda, contra el miembro de la realeza británica.

La mujer acusó al agresor sexual condenado Jeffrey Epstein y a la traficante sexual convicta Ghislaine Maxwell de haber traficado con ella (cuando tenía 17 años) para que fuera abusada sexualmente por Andrew.

Giuffre dijo que Andrew la agredió sexualmente en la isla privada de Epstein, ubicada en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, además de en la mansión de Epstein en el distrito de Manhattan y en la casa de Maxwell en Londres.

Según el acuerdo, no es necesario que Andrew admita culpabilidad por las acusaciones, pero deberá hacer una “donación sustancial” a la organización benéfica de Giuffre para personas sobrevivientes de abuso sexual.

Sin pretender ‘meternos en los bolsillos de nadie', resulta evidente que la “donación” no es un hecho caricativo, espontáneo o colaborativo, sino una forma de llegar a un acuerdo que le evite al británico terminar en la justicia y condenado.

El suficiente dinero disponible de este hombre de la decadente realeza británica le permite no ir a la cárcel; le permite no ser condenado; le permite seguir caminando libremente.

Un nuevo hecho que tiene como protagonista a un representante del poder dominante mundial que –a fuerza de dinero-, logra tapar la criminalidad. Hubiera sido interesante que la prensa occidental le diera al suceso del “acuerdo extrajudicial” el merecido tratamiento de una inmoralidad propia del mundo capitalista.