Jue. 01. Dic 2022, Santa Fe - Argentina
Opinión

URUGUAY: DEL GRUPO DE PUEBLA (Jorge A. Molinari)

URUGUAY: DEL GRUPO DE PUEBLA (Jorge A. Molinari)

MONTEVIDEO-URUGUAY (por Jorge Aniceto Molinari)  (Abordando eso gris, que parece la teoría).

Reproducimos la declaración final y agregamos luego un breve comentario nuestro:

El Grupo de Puebla, el foro político y académico de la izquierda y la centroizquierda de la región, cerró su VIII encuentro, en la ciudad colombiana de Santa Marta, con un llamado incorporar nuevos temas a la agenda regional y a la creación de una moneda única latinoamericana.

"La región necesita incorporar y enfatizar nuevos temas en la agenda regional que antes, por distintas razones, no tenían la visibilidad que hoy parece indiscutible como las políticas públicas de medio ambiente, la equidad de género, la libre movilidad de las personas, la transición ecológica, la defensa de la selva amazónica, de la Sierra Nevada y de los derechos los pueblos indígenas, el desarrollo de energías alternativas y la necesidad de incluir nuevos actores sociales y económicos en los procesos regionales de integración", sostiene el comunicado final del encuentro celebrado en Bogotá. En su nota, el grupo destaca que la región viene de atravesar un panorama adverso, "la época del llamado invierno conservador (2016- 2021)", pero en el último año buena parte del electorado ha optado por opciones progresistas, alentados por los movimientos sociales, el activismo juvenil y el despertar feminista entre otras razones.

"La región necesita incorporar y enfatizar nuevos temas en la agenda regional que antes, por distintas razones, no tenían la visibilidad que hoy parece indiscutible" "Hoy, cuando en buena parte de los Estados de América Latina y el Caribe, el progresismo es gobierno, se abre una oportunidad inmejorable para continuar con la tarea iniciada a comienzos de siglo y que fue trascendente en materia de políticas sociales para reducir las brechas", destaca la nota. Asimismo, señala que esto ha permitido abrir espacios de concertación política a escala regional "en una zona habituada a los esquemas de libre comercio, pero no al diálogo político". Frente a la nueva realidad, "América Latina y el Caribe, necesitan relanzar una arquitectura financiera, adaptada a sus necesidades y sin imposiciones que amenacen la soberanía de los pueblos y centren la mirada en la creación de una moneda única latinoamericana".

Por otro lado, señala que se ha constatado que el narcotráfico se ha convertido en un problema transnacional y global y llama a los países consumidores a asumir su responsabilidad, a la vez que propone encontrar una solución basada en la "desregulación de la prohibición de las drogas, y de dar un tratamiento social y sanitario, y no exclusivamente penal, a la adicción y al consumo". Asimismo, se define "feminista", hace propias las reivindicaciones de las mujeres y disidencias y expresa su voluntad de contribuir a la lucha por la erradicación de todas las formas de discriminación y violencia de género.

"No hay progresismo, ni democracias sanas sin la participación activa de las mujeres y la comunidad LGBTIQ+ en los espacios de poder político y de toma de decisiones" Por otro lado, lamenta que en la región siga habiendo procesos penales de contenido político en los que "evocan la lucha contra la corrupción como justificación, disfrazada de legalidad, para suprimir del juego político los liderazgos progresistas". En ese sentido, precisa que eso es lo que ocurrió contra Cristina Fernández de Kirchner, Rafael Correa, Carlos Caicedo, Luiz Inácio Lula da Silva, Evo Morales y Marco Enríquez-Ominami, entre otros.

"Así se producen cotidianamente suspensiones de derechos y usos estratégicos de mecanismos legales para perseguir proyectos políticos populares", criticó el Grupo de Puebla. Por último, expresa su "genuina esperanza" de que la "paz total" que acabe con la guerra llegue a Colombia para que el país pueda alcanzar un "desarrollo pleno y de justicia social".

Comentario:

Es un paso pero necesita de explicaciones y de un debate.

Hoy las producciones de todos estos países se comercializan en dólares, y a la gente los salarios, las pensiones, y a la pequeña industria y el pequeño comercio en la moneda nacional de cada país, siempre utilizada no para el desarrollo sino para el ajuste en beneficio del gran capital.

La gente en muchos de estos países ha impuesto que su trabajo se pague en dólares, pero al conjunto la legislación no los protege.

Atado a esto va el sistema impositivo, que en su enorme dimensión va en impuestos al consumo, a los salarios y a las pensiones.

No somos quienes para decirlo pero la izquierda debería abrir un intercambio sabiendo que hoy la zona de libre comercio más grande de la historia tiene en su centro de desarrollo a países como China y Vietnam gobernados por el Partido Comunista y que el dólar, el euro, la libra son monedas que ya no tienen un respaldo real establecido y que con ellos se está financiando la guerra.

Observamos que no debería realizarse ninguna conferencia de este carácter como la que estamos analizando sin tener sobre la mesa la necesidad de la paz mundial.