Jue. 18. Abr 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

HASTA EN SUIZA PROTEGEN AL ‘CAZAELEFANTES’ JUAN CARLOS

HASTA EN SUIZA PROTEGEN AL ‘CAZAELEFANTES’ JUAN CARLOS

MILANO-ITALIA  (por Alessio Maturo, PrensaMare)  Si alguien imaginó que la ‘inmaculada’ justicia de Suiza iba a llegar a fondo con la investigación del español Juan Carlos I, se equivocó.

Porque la justicia suiza anunció que decidió archivar la investigación sobre los bienes del rey emérito español Juan Carlos I en ese país. Un territorio donde se encuentran depositados... unos 100 millones de dólares girados por Arabia Saudita.

La fiscalía de Ginebra indicó que la instrucción "no permitió establecer de manera suficiente un vínculo entre el monto recibido de Arabia Saudita y la conclusión de contratos sobre la construcción de un tren de alta velocidad" en 2011.

El tema comenzó...

El 6 de agosto de 2018, cuando la justicia suiza abrió una causa penal por "blanqueo de dinero agravado" después que una investigación periodística revelara que Juan Carlos había recibido un retorno (coima o soborno) en el marco de contratos públicos obtenidos por empresas españolas que fueron contratadas para construir el tren de alta velocidad Medina-La Meca (en Arabia Saudi).

Lo realmente vergonsozo...

Es que mientras la justicia suiza archiva la causa, la investigación de la instrucción estableció que Juan Carlos... efectivamente recibió el 8 de agosto de 2008 la suma de 100 millones de dólares de parte del ministerio de Finanzas de Arabia Saudita.

Un pago efectuado por el gobierno saudita a una cuenta de la fundación Lucum abierta en el banco Mirabaud (de Ginebra).

En qué concepto fue dicho depósito...?

Un regalo entre monarcas...?

Porqué no se hizo oficial y públicamente...?

Porqué no se utilizó un banco estatal español...?

Porqué se ocultó semejante pago...?

Porqué se usó una ‘fundación’...?

Pero aún hubo más...

Porque la investigación y procedimiento judicial también mostró evidencia que Juan Carlos o su expareja (amante ‘oficial’ -foto-), Corinna Larsen, recibieron otros pagos similares por varios millones de dólares "procedentes de Kuwait y Baréin".

Durante las...

Vergonzantes maniobras fueron ocultadas (o silenciadas) por autoridades de España, Arabia y Suiza, como por diferentes sevicios de investigaciones privados y de agencias de inteligencia (las estadounidenses CIA, FBI y NSA; los británicos MI5 y MI6; el francés DGSE; la israelí Mossad; la alemana BND; el suizo SIS; y hasta –lógicamente- el español CNI).

En junio de 2012, la cuenta de la fundación Lucum fue cerrada: Lo que estaba depositado a su nombre (65 millones de euros), fue transferido a una cuenta en Bahamas de una empresa propiedad de Larsen.

Lo que fue confirmado por la justicia como “una voluntad de disimulación".

El llamado rey emérito...

Juan Carlos I, fue funcionalísimo a Washington desde antes de ser ‘elegido’ por el dictador Francisco Franco para reinar ante los españoles. Sus actividades de encolumnar a su país en la estrategía geopolítica conducida por Washington, le permitió ser un auténtico “protegido”. No solo a nivel interior, sino europeo y mundial.

Un personaje repudiable desde todo punto de vista, que fue presionado a abdicar en 2014 en favor de su hijo Felipe VI. Una maniobra que tuvo como objetivo “salvar la monarquia”, y evitar cualquier posibilidad de cambio inesperado en la vida política española.

Desde varios meses antes de abdicar, ya los poderes internacionales le ‘enviaban mensajes’ a un soberbio y cínico Juan Carlos que se consideraba intocable. Fue por esta decisión personal de ignorar los ‘pedidos’ para que diera un paso al costado, los que llevaron a que “sorpresivamente” el mundo comenzara a conocer que era protagonistas de numerosos escándalos que habían sido oportunamente ocultados.

Dentro de sus actividades ha sumado inclusive, una huída de España para radicarse en Emiratos Árabes Unidos y así tratar de evitar investigaciones judiciales en su país.

Un Juan Carlos I que cobró dineros sin justificación legal alguna de otros países. Hechos que –si otro hubiera sido el protagonista-, muchos medios y políticos lo hubieran tomado como una suerte de “traición a la patria”.

A ello (cobro de ‘comisiones’) se agregó otra línea de investigación, ante el posible uso de tarjetas de crédito vinculadas a cuentas bancarias a nombre de un empresario mexicano y a un coronel del Ejército del Aire. Y finalmente se sumó la posible existencia de un trust en la isla de Jersey (paraíso fiscal).

Que el entorno del rey emérito le haya recomendado que pague deudas ante el fisco español (con un pago voluntario de 678.000 euros, ante ingresos no declarados entre 2016 y 2018), solo ha sido un pobre maquillaje buscando ‘limpiar’ su tan sucia imagen pública.

Y como para ‘redondear’ una urgente toma de distancia del actual rey Felipe VI, éste en marzo de 2020, apareció distanciándose de su padre y le retiró su asignación anual (unos 200.000 euros), y a la vez informó que renunciaba a la herencia de su padre.

Ante este ‘golpe económico’ el rey emérito va a tener que recurrir a algunos de sus dinerillos cobrados secretamente y a espaldas de sus súbditos, que debe tener bajo su colchón o en alguna cuenta secreta...