Mar. 28. May 2024, Santa Fe - Argentina
De todo

PARA MILEI EL DENGUE NO ES PROBLEMA NACIONAL

PARA MILEI EL DENGUE NO ES PROBLEMA NACIONAL

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA (Especial para PrensaMare)  Todos los hechos demuestran que para el gobierno de Javier Milei el tema de la epidemia de Dengue no le incumbe.

Y al respecto deben tenerse en consideración varios aspectos.

El primero, que Milei asumió el 10 de diciembre de 2023, pero –siendo candidato y luego presidente electo antes de asumir- estaba al corriente de los problemas que afectaban al país.

Por lo cual, al asumir, debía contar con prioridades y respuestas, según los niveles de importancia. Y uno de ellos era la existencia del dengue en varios distritos del país.

Pero Milei asumió sin plan alguno para afrontar dicha epidemia.

El segundo, que ni siquiera el Ministro de Salud –Mario Russo- le dio importancia al tema y convocó a los Ministros de Salud de las provincias (y Ciudad de Buenos Aires), para intercambiar informaciones y establecer una política en común, con el liderazgo nacional (como hizo Alberto Fernández ante el Coronavirus en 2020).

El tercero, que ante la realidad y avance de la enfermedad, se debía establecer una suerte de ‘barrera’ o ‘bloqueo’ entre el noreste argentino y el centro del país.

El cuarto, que dejaron a que “el mercado” decidiera la oferta o no (y comercialización) de repelentes.

La quinta, que el gobierno decidió desfinanciar los centros rectores del noreste y del noroeste argentinos. Ello significó menos personal, menos vigilancia y menos trabajo de ‘bloqueo’.

La sexta, que se ha descartado de plano el recurrir a un plan de vacunación.

Inclusive el mismísimo Ministro Russo aludió a que la vacuna no está autorizada por la FDA (la Food and Drugs Administration de Estados Unidos), desconociendo que en el país quien si (¡) la controló y autorizó fue la ANMAT.

La séptima, que el Estado se desentendió de cualquier tipo de trabajo de prevención con promotores de salud, acompañando el trabajo territorial en municipios y provincias.

La octava, es que los centros de salud a los que concurre la ciudadanía, carecían de reactivos para efectuar los diagnósticos. Y no existe ninguna política nacional para garantizarlos.

La novena, que desde el Estado nacional se careció de una campaña nacional de prevención; de sus fases; y de cómo reducir el dengue grave.

Demasiadas evidencias como para dudar de cual es la política de Milei.