Dom. 25. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Por el país

PAN CARÍSIMO Y CRISIS EN EL SECTOR

PAN CARÍSIMO Y CRISIS EN EL SECTOR

SANTA FE-ARGENTINA (PrensaMare)  La liberación del precio del trigo y el hecho que dicho sector productivo no tenga que garantizar el abastecimiento del mercado local (con precio internacionales), ha llevado a que los precios de los productos panificados se dolaricen (en medio que el consumidor sigue cobrando en pesos a valores de noviembre pasado).

Es así que en el país, el precio (promedio) del kilo de pan oscila los $ 1.800. Pero ello solo beneficia a quienes son los más poderosos en el sector y golpea de manera irreversible a las pequeñas panaderías, en particular a aquellas que alquilan.

Se ha conocido un dato importante de territorio bonaerense. El mismo (aportado por el Centro de Panaderos, de Merlo) muestra que tomando en cuenta la representación de 600 panaderías en 20 municipios, "desde el 10 de diciembre cerraron 32 panaderías en la provincia de Buenos Aires".

Ello significa un promedio de más de un cierre cada 2 días. Mientras que a nivel nacional, ya van 121 cierres desde que gobierna Javier Milei.

Es cierto que en el 2023 el gobierno de Alberto Fernández sufrió una inflación que supero el 200% de inflación. Pero todo indica que la situación se ha agravado mucho más, porque se ha superado el 27% en el primer mes de gestión de Milei.

Otros datos que sirven como para comprender la crisis que ha comenzado a instalarse, son:

·         A principios de diciembre la bolsa de harina de 25 kilos costaba $ 8.700

·         A fines de enero dicha bolsa cuesta $ 15.000

·         A mitad de noviembre una margarina de 25 kilos costaba $ 15.000

·         A fines de enero cuesta $ 53.000

·         A mitad de diciembre el cajón de huevos estaba en $ 8.000

·         A fines de enero cuesta $ 30.000.

Esta situación lleva a que solo puedan afrontar las medidas económicas los grandes grupos panificadores. De forma tal que desaparecerán las pequeñas panaderías, como las artesanales de los barrios.

En la cadena productiva del trigo, desde que se planta hasta que se elaboran panificados, las panaderías son las que más mano de obra utiliza; la que más energía consume; la que necesita más combustible. Con la política de Milei todo se dispara y el precio del pan se fue de cualquier tipo de control (lo que repercutió en una importante caída del consumo).

Pero existe otro aditamento por demás de preocupante y es el referido a los alquileres que se exige que sean abonados en dólares, con renovaciones donde los dueños (inmobiliarias o administradores) imponen cláusulas leoninas.

La actividad panaderil sufre –además- las consecuencias de una situación monopólica en la producción de harina (donde ella representa el 40% del precio del pan), pues la maneja Molinos Río de La Plata, que obliga a los molinos más chicos a vender al precio que ellos imponen.

Dentro de la composición de costos y ganancia, al 40% de la harina, se le agregan:

·         Mano de obra: 35%

·         Mantenimiento: 5,25% y

·         Ganancia: 18,75%.

Las grandes firmas productivas se mostraron satisfechas con el último aumento del 20%. Pero el mismo ha sido escaso para las pequeñas panaderías que –consideran- debería haber sido del 36% para que ellas puedan seguir subsistiendo.

Pero reconocen que un aumento semejante hubiera sido contraproduccen te y se habiera caído aún más el consumo. Mientras tanto los grandes productores hasta se dan el lujo de llevar adelante agresivas políticas, pues llegan a bajar algunos precios en determinados lugares, para ‘golpear’ comercialmente a las pequeñas panaderías, y sacarlas de la competencia.

En diciembre del 2023 se vendió un 15% menos que en diciembre del 2022. En lo que va de enero (29 días), la caída ya ha sido del 18% menos que el mismo mes de 2023.

En el país existen 47.000 panaderías constituidas que brindan empleo a 500.000 personas de manera directa; y de manera indirecta a otras 470.000.