Sab. 24. Feb 2024, Santa Fe - Argentina
Mundo

MENSAJE DE LOS OBISPOS DESDE TIERRA SANTA

MENSAJE DE LOS OBISPOS DESDE TIERRA SANTA

ROMA-ITALIA  (PrensaMare)  Los obispos de Europa y América del Norte que componen la Coordinación de Tierra Santa realizaron, del 11 al 16 de enero, su visita anual a Tierra Santa.

Allí dieron a conocer una declaración final, pidiendo una solución política que garantice justicia y paz.

Los obispos que componen la “Holy Land Coordination” (Coordinación de Tierra Santa), donde uno de los temas centrales fue la atención pastoral a los cristianos del Gaza, Jerusalén Este y Ramallah.

Se trata del vigésimo viaje de esta delegación que, por invitación de la Santa Sede y con el apoyo del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa y de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, reúne cada año a unos 15 obispos y representantes de Europa, América del Norte y Sudáfrica. Allí toman conciencia y conocen de cerca las realidades sociales, políticas y eclesiales presentes en Tierra Santa.
En esta oportunidad la base se situó en Ramallah. Con una visita nocturna a Gaza, donde celebraron la misa dominical junto a la pequeña comunidad cristiana de la zona.

En la Navidad de 2019, el gobierno israelí impidió que los cristianos de Gaza visitaran Belén o a sus familiares y seres queridos en Cisjordania, razón por la que los obispos han decidido manifestar su cercanía a esta comunidad cristiana y rezar por todos los habitantes de Gaza y por el fin del conflicto.
La delegación visitó la Casa de la Paz dirigida por las Misioneras de la Caridad, se reunieron con grupos de jóvenes y fieles cristianos y realizaron una visita pastoral a los enfermos en la comunidad.
En Jerusalén y Ramallah, los obispos se reunieron con jóvenes para escuchar sus esperanzas y experiencias a pesar de vivir en una sociedad cada vez más dividida. En Jerusalén, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa (Administrador Apostólico del Patriarcado Latino) y el nuncio apostólico, arzobispo Leopoldo Girelli, tuvieron un encuentro con los obispos para discutir la delicada situación actual en la región.
Hubo reuniones planificadas con funcionarios palestinos e israelíes, y realizaron visitas a Jerusalén Este y a las hermanas combonianas en Betania, así como a la escuela y la parroquia en Ramallah.
El comunicado final estuvo centrado en el pedido de una solución política “basada en la dignidad humana de todos” que garantice la justicia y la paz.
Consideraron que tal solución debe ser "elaborada en última instancia por los pueblos en diálogo de Tierra Santa". Agregando que es necesario que los demás países hagan su parte "instando a la aplicación del derecho internacional; siguiendo las directrices de la Santa Sede en el reconocimiento del Estado de Palestina; teniendo en cuenta las necesidades de seguridad de Israel y el derecho de todos a vivir con seguridad; rechazando el apoyo político o económico a los asentamientos; y oponiéndose resueltamente a los actos de violencia o a las violaciones de los derechos humanos por parte de cualquiera".
También referenciaron: a que los obispos católicos locales -en un mensaje reciente-, ya habían "denunciado la incapacidad de la comunidad internacional para contribuir a la promoción de la justicia y la paz en este lugar donde nació Cristo" e invitaron a los gobiernos a "hacer más para cumplir con sus responsabilidades de hacer cumplir el derecho internacional y proteger la dignidad humana", señalando que "en algunos casos han sido activamente cómplices de los males del conflicto y la ocupación".
Considerando como: la población de Tierra Santa "ve cómo se desvanece cada vez más la esperanza de una solución duradera" y que la construcción de nuevos asentamientos y el muro de separación están destruyendo "toda perspectiva de dos Estados que vivan en paz", los prelados de la Coordinación reconocen que las condiciones de vida son cada vez más insostenibles en Tierra Santa, particularmente en Cisjordania, donde "los derechos fundamentales, incluida la libertad de movimiento, también se niegan".

Mientras que "en Gaza las decisiones políticas de todas las partes involucradas han llevado a la creación de una prisión al aire libre, a violaciones de los derechos humanos y a una profunda crisis humanitaria".

Agregando que: "Hemos sido acogidos por familias que hoy tienen como prioridad la supervivencia diaria y cuyas aspiraciones se reducen a lo esencial, como tener electricidad y agua potable", dijeron los obispos, "tocados por el sacrificio de religiosos, laicos y sacerdotes, comprometidos activamente en todos los campos para tratar de construir un futuro mejor para todos, ofreciendo servicios básicos, especialmente educación, trabajo y asistencia a las personas más vulnerables".
Ante esta realidad: la Coordinación de Tierra Santa invita a todos los fieles "a rezar por esta misión y a apoyarla", mientras que el aumento de los peregrinos a Tierra Santa y el encuentro con las comunidades locales pueden ayudar. Los obispos esperan que la comunidad internacional pueda "expresar su solidaridad con aquellos israelíes y palestinos que no quieren renunciar a su lucha no violenta por la justicia, la paz y los derechos humanos".

Esta declaración…: que reclama una solución política “basada en la dignidad humana de todos” que garantice la justicia y la paz, fue efectuada antes que Donald Trump y Benjamín Netanyahu dieran a conocer la publitada “solución” de paz, que excluyó totalmente a Palestina y su pueblo.