Jue. 18. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Asia

ISRAEL: MÁS ESCÁNDALOS POLÍTICOS

ISRAEL: MÁS ESCÁNDALOS POLÍTICOS

MESSINA-ITALIA  (PrensaMare)  Israel no puede superar una crisis que lleva meses. Ocurre en medio de la pandemia mundial, mostrando la (decadente) clase política que lo conduce.

Reciéntemente el presidente de la Kneset (Parlamento), Yuli Edelstein, renunció de su cargo sin acatar la orden del Tribunal Supremo. Debía convocar el mismo día de mandarse a mudar (el 25-3) el pleno en el que iba a ser votada su destitución.

Edelstein (uno de los todopoderosos del derechista Partido Likud, que lidera el premier Benjamín Netanyahu) ya suspendió la semana antes la actividad de la Cámara (al amparo de las restricciones para contener la propagación de la Covid-19).

Esta salida sume al cuerpo con otra semana más sin control parlamentario al primer ministro ultraderechista, que se aferra al poder (pese a que la oposición suma una ajustada mayoría de 61 de los 120 escaños de la Cámara tras las elecciones del pasado día 2).

“La resolución del Supremo (del lunes) socava los cimientos de la democracia, pero no voy a permitir que Israel se hunda en la anarquía”, afirmó Edelstein antes de renunciar.

De esta forma, la votación en la que debe ser sustituido por el diputado centrista Meir Cohen, no se producirá hasta la semana que viene (transcurrida la festividad judía del Sabbat).

Cohen es miembro de la alianza Azul y Blanco (liderada por Benny Gantz, a quien el presidente de Israel, Reuven Rivlin, encomendó el 16 la formación de Gobierno en un plazo de 28 días).

El tiempo es lo que necesita Netanyahu para derrotar al exgeneral Gantz. Éste tiene la urgencia de formar un gobierno donde debería (¡) lograr una coalición con la izquierda laborista y pacifista; con Israel Nuestra Casa (del ultraderechista laico Avigdor Lieberman); y los partidos árabes de la Lista Conjunta.

Lo que pretendería este jefe del Ejército que dirigió la guerra de Gaza de 2014, es hacer aprobar en el Parlamento (por la vía de urgencia) una legislación que impida que un encausado por los tribunales pueda ejercer como primer ministro.

Es bueno recordar…: que Netanyahu ha sido formalmente imputado por el fiscal general en tres casos de corrupción por soborno y cohecho. Con la nueva normativa en vigor, el líder del Likud se vería impedido a una cuarta votación legislativa (desde abril del año pasado). Como jefe de Gobierno en funciones goza de un blindaje legal y no está obligado a dimitir mientras no se haya dictado sentencia firme en su contra.

Es así que el tiempo corre a favor de Netanyahu. Por ello la referida renuncia de su compañero de partido ha sido una maniobra de “sacrificio”, para proteger a su jefe.

El saliente manifestó…: que “se trata de una grave interferencia del poder judicial en las funciones del poder legislativo”. Llamativamente su partido en sus relaciones internacionales ha apoyado en Argentina que la justicia interfiera lo aprobado por el Congreso, en lo referido al Memorandum con Irán. El gobierno de Israel y el mismo partido del premier han sido activos injerencistas en la política interna argentina, en defensa del suicidado fiscal Natalio Nisman.

El escándalo…: político hizo que numerosos manifestantes se concentraran a las puertas de la sede del Parlamento (en Jerusalén) con enseñas israelíes y banderas negras, que simbolizan el movimiento de protesta contra el denominado “golpe antidemocrático” en el país.