Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Política

EL GOBIERNO QUE LLEGÓ: MARÍA E. URRUTIA

EL GOBIERNO QUE LLEGÓ: MARÍA E. URRUTIA

SANTA FE-ARGENTINA (PrensaMare)  María Eleonora Urrutia ha sido elegida por Javier Milei para el área de Educación. Una cartera que pierde su rango ministerial y al ser rebajada, se suma a un megaministerio (típicamente ‘empresarial’): Capital Humano. Allí también termnan Salud, Trabajo y Desarrollo Social, bajo la conducción de Sandra Pettovello.

Urrutia nació en Mendoza, y es cónyuge de Hernán Büchi. Se trata de quien fuera ministro de Economía de Chile entre 1985 y 1989 y candidato del oficialismo en las presidenciales de ese último año; o  la dictadura de Augusto Pinochet...

Quien será la Secretaria de Educación...

Es abogada y vinculada a la Universidad del Desarrollo (en Chile); una entidad educativa surgida en 1990, usina de ideas neoliberales.

Urrutia fue en ella investigadora. Además, posee un máster en Economía y Ciencia Política de ESEADE (Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas). Un instituto universitario creado en 1978 por Alberto Benegas Lynch (h), un exponente del más extremo del liberalismo, que se convirtió en el nexo entre Milei y Urrutia.

Esta funcionaria es una clásica negacionista de la dictadura cívicomilitar (1976-1983). Una muestra de ello es su artículo publicado en 2018, al cumplirse el 42° aniversario de la toma del poder formal por parte de los militares argentinos:

·         "La pacífica sublevación militar que destituyó al gobierno de Isabelita gozó de un apoyo irrestricto de parte de todos los partidos políticos, personalidades y estamentos de la sociedad civil de todas las ideologías".

Es cierto que ese golpe fue incruento, pero ello no significa que no haya contenido violencia. Porque –ni más ni menos- comenzó violentando la Constitución Nacional y lo decidido por la ciudadanía que había elegido a dicho gobierno en 1974.

Pero también debe recordarse que si bien no tuvo la violencia clásica que se podría entender con grupos defendiendo con armas el gobierno que se buscaba derrotar, debe recordarse que inmediatamente después del golpe, los militares comenzaron a secuestrar y asesinar ciudadanos.

Y ni qué hablar con la conclusión de 30 mil desaparecidos... Miles de presos; miles de asesinados y torturados; y cientos de miles que huyeron al exterior.

Posteriormente en el mismo artículo refirió a “declaraciones de personalidades y las notas de los diarios reflejaban el clima de terror y el pedido de cambio de gobierno"; para terminar sosteniendo la teoría creada en Washington referida a la teoría de los dos demonios y a una "guerra interna".

Luego agrega (al referirse a la reapertura de los juicios a represores):

·         "Al asumir Néstor Kirchner decide reimpulsar estos juicios, por venganza, por armar un relato, por un acuerdo con la extrema izquierda, da igual. El hecho es que estos juicios que estaban cerrados, con el problema solucionado desde punto de vista legal, institucional y constitucional y que habían pacificado al país —con tensiones, pero ningún país sale de una guerra civil sin tensiones— se reabren".

Pero no solo esos sino que hace una ‘adaptación libre’ de lo que significan las leyes, los derechos humanos y la realidad argentina, sosteniendo que la dictadura no cometió delitos de lesa humanidad:

·         "Porque no habían leyes vigentes al momento de los hechos que contemplaran el crimen de lesa humanidad".

Esta señora ‘se olvida’ (?) que en el mundo ya existían antecedentes y jurisprudencia sobre crímenes de lesa humanidad, desde el fin de la segunda gran guerra para referirse a los crímenes del nazismo y el fascismo.

En su derechista relato y pensamiento afirma que en la década de 1970 existió.

·         "Un ataque deliberado y sistemático a Montoneros, al ERP y a organizaciones de menor envergadura" sin considerar a la población civil, y que "ese ataque estuvo mal llevado, con irregularidades graves, con procedimientos inaceptables" que no constituyen delitos de lesa humanidad "porque no fue ataque a población civil sino a población combatiente".

Y continúa con el relato de los represores y criminales condenados por la justicia, al afirmar que:

·         "El gobierno militar del Proceso de Reorganización Nacional cometió errores y horrores en el marco de la guerra civil desatada por el terrorismo marxista, pero en absoluto estos fueron en la proporción ni en la dimensión que pretenden endilgarles sus enemigos".

Puede notarse que para ella no existió una dictadura, sino “el gobierno militar”; niega el alcance del horror impuesto y hasta no duda (burlándose de la justicia) en afirmar "que debe prevalecer la norma que le resulte más benigna (se refiere al reo), como también que nadie podrá ser juzgado dos veces por un mismo crimen y el de la irretroactividad de las leyes".

Para ella se trata de un “mero instrumento de persecución ideológica, de arbitraria discriminación y hasta de aborrecible revancha" (¡).

Para buscar reafirmar o defender sus peligrosos disparates, se refiere a que la dictadura tuvo a embajadores de origen político como "el radical Héctor Hidalgo Solá" en Venezuela. Claro que con un gran cinismo “se olvidó” de agregar que el mismo engrosó la lista de los desaparecidos...

También cita que “el Partido Comunista emitió proclamas de apoyo al gobierno”. Pero ello más que una ‘justificación’, constituye la existencia de un verdadero error (gravísimo) histórico del PC, que defendió los intereses y necesidades internacionales de la Unión Soviética, y no la realidad argentina. Y acá también “se olvidó” de citar que hubo presos y desaparecidos de dicho partido...

Una de las peores muestras de su pensamiento en el artículo fue cuando se refirió a "la gestión del Presidente Videla"... Hablar de “presidente”, otorgarle semejante título y categoría a un usurpador y criminal, constituye una visión bastante obtusa de lo que es la democracia. Pero se entiende cuando ello proviene de una clara negacionista.

En qué manos estará la Educación argentina...

(Imagen: Buchi, Milei y Urrutia).