Dom. 14. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Notas

MURIÓ DESMOND TUTU

MURIÓ DESMOND TUTU

CIUDAD DEL CABO-SUDÁFRICA  (PrensaMare)  A los 90 años murió el arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu. Desde hace un mes estaba internado por una infección.

Fue uno de los cinco premios Nobel que en 2012 presionaron al Reino Unido para que negocie con Argentina sobre la soberanía de las Islas Malvinas.

Nacido en 1931, en Matlosana (Sudáfrica), era hijo de una trabajadora doméstica (Aletta Tutu), y de un maestro (Zachariah Tutu). En 1953 se recibió de maestro y en 1958 ingresó al St. Peter's Theological College de Rosettenville para formarse como sacerdote.

Ordenado en 1961, en 1967 se convirtió en capellán en la Universidad de Fort Hare. Después vivió en el pequeño reino africano de Lesotho y en Gran Bretaña. Retornó en 1975 a su país luchando contra la segregación racial.

En 1986, se transformó en el primer arzobispo anglicano negro de Ciudad del Cabo. Reclamaba "una sociedad democrática y justa, sin divisiones raciales", con igualdad de derechos civiles para todos. "Si eres neutral en situaciones de injusticia, es que has elegido el lado opresor", decía.

En 1994 fue el encargado de presentar al primer presidente negro de una Sudáfrica sin el régimen del Apertheid: Nelson Mandela. Dicho gobierno lo designó presidente de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (1995), que tenía el objetivo de llevar justicia a quienes fueron víctimas de las políticas del Apartheid. Su informe oficial se conoció en 1998, al serle entregado a Mandela.

Además del Premio Nobel de la Paz (1984), recibió numerosos galardones: el Premio Pacem in Terris, el Obispo John T. Walker, Premio al Servicio Distinguido Humanitario, el Premio de Liderazgo de Lincoln y el Premio Gandhi de la Paz.

En 2010, anunció que se retiraba de la escena pública para pasar tiempo con su familia. Comprometido con los derechos humanos, también fue un activo defensor de los derechos de las comunidades LGBTIQ, lo que le valió la crítica de muchos de sus pares en el mundo eclesiástico. Pero tenía claro lo que deseaba, y lo sintenzó al afirmar que "No adoraría a un Dios que fuera homófobo" (2013), al lanzar una campaña a favor de los derechos de las personas LGBTQ. También se ha manifestado a favor de la eutanasia.

En 2012, se sumó a una campaña impulsada por el argentino Adolfo Pérez Esquivel que buscaba reunir a Premios Nobel de la Paz de cuatro continentes para exigir al primer ministro británico (David Cameron), que atendiera el reclamo argentino de soberanía de las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur.

La solicitada fue firmada también por la irlandesa Mairead Corrigan Maguire, la guatemalteca Rigoberta Menchú, la estadounidense Jody Williams y la iraní Shirin Ebadi.

Para el papa Francisco, fue una de las personas que lo inspiró al momento de escribir su última encíclica, Fratelli tutti, en 2020.

"Su Santidad el papa Francisco se entristeció al conocer la muerte del arzobispo Desmond Tutu, y ofrece condolencias de corazón a su familia y seres queridos", planteó el secretario de Estado Pietro Parolin.