Jue. 11. Ago 2022, Santa Fe - Argentina
Economía

LA PROTESTA DE LOS EVASORES N° 1 DE ARGENTINA

LA PROTESTA DE LOS EVASORES N° 1 DE ARGENTINA

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  El miércoles 13 de julio de 2022, “el campo” hizo una protesta. Se trató de una medida de fuerza de las 4 patronales del campo, que responden a la estrategia política del PRO (partido que lidera la neoliberal y derechista alianza de Juntos por el Cambio).

La medida –en verdad- se sumó a las maniobras desestabilizadoras de grupos de poder, formadores de precios, grandes distribuidores, el poder financiero, los medios de comunicación hegemónicos y las multinacionales.

Años atrás al tratarse el aumento de las retenciones a las exportaciones agropecuarias, desde dicho sector lanzaron la frase: “Todos somos el campo”. Llevaron adelante una acción desestabiliadora en contra de la Resolución 125, movilizando, cortando rutas, atacando a políticos oficialistas, mintiendo.

Con el paso de los meses, los propios productores comprendieron que habían sido usados por la estrategia impuesta por la Sociedad Rural Argentina, defendiendo sus intereses, y nunca más pudieron repetir acciones semejantes.

Ahora –nuevamente ante un gobierno popular-, lo atacan y ocultan que ellos son el sector productivo más evasor del país.

Hablan de supuesto ‘ahogo fiscal’, y que no tienen rentabilidad, mientras cada vez se produce más soja y cereales y más se exporta. Lo cual constituiría una verdadera contradicción: Si pierden plata, para que producen cada vez más...? Para qué exportan cada vez más...?

Lo concreto es que en el mismo mes de julio se conoció un informe del INDEC, el cual indica que el sector agrícola es el que ostenta los mayores niveles de informalidad en el trabajo.

Cuando se habla de informalidad se está diciendo existencia de “trabajo informal”, de “trabajo en negro”, de “trabajo no registrado”. Lo que también significa evadir, desfinanciar al Estado y estafar y robarle a los trabajadores.

Se trata de aportes patronales sin depositar que representan un monto multimillonario. En el primer trimestre del 2022 la actividad del campo comprobó 858.000 puestos de trabajo en el sector agropecuario.

De esa cifra, un total de 513.000 aparecen como “no registrados”. A esa cifra deben agregarse otros 422.000 puestos de trabajo no asalariados que corresponden a patrones y productores familiares.

Es así que las patronales tienen un 68% de la mano de obra que trabaja en el sector agrícola-ganadero carente de derechos laborales. O lo que es lo mismo:

·         Pago según la escala correspondiente para la actividad

·         Gozo de vacaciones

·         Cobro de aguinaldo

·         Evasión de aportes jubilatorios

·         Inexistencia de obra social.

Como para dar una muestra aún más cabal de explotación que imponen las patronales del campo a trabajadores indefensos, debe saberse que la distribución del ingreso funcional es la más regresiva del valor agregado sectorial. Apenas el 18,6% corresponde a las remuneraciones del trabajo, mientras que el promedio de la economía alcanza el 46,9%.