Dom. 14. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

AFGANISTÁN: CUÁL ES LA EXPLICACIÓN...?

AFGANISTÁN: CUÁL ES LA EXPLICACIÓN...?

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Desde PrensaMare siempre hemos sostenido –cuando nos tocó tratar el tema-, que la presencia de EEUU en Afganistán, jamás respondió a una “lucha contra el terrorismo” (como ellos y la prensa occidental siempre quisieron hacer creer).

Sosteníamos que ‘simplemente’ se trataba de una nueva estrategia de dominación mundial, donde –primero- se produjeron los sospechosos atentados del 11 de septiembre de 2001, y –segunda- la “respuesta” de invadir Afganistán.

Atentados que sirvieron para instalar el discurso y política mundial de un imperio ‘luchando’ contra el terrorismo. Hechos donde esos criminales atentados –cada día que pasa-, acercan la sospecha de haber sido unos autoatentados, y donde muchas de las bandas terroristas que azotan países del tecer mundo, son organizadas, alimentadas y sustentadas por potencias occidentales...

Desde que EEUU invadió Afganistan han transcurrido casi 20 años (se cumplirán exactamente el 21 de octubre del 2021). Durante más de 17 años, el discurso beligerante estadounidense afirmaba que estaban “triunfando", que “no negocian con terroristas”, y que dejarían un país “democrático”.

Sin embargo, el empantanamiento en esa invasión y el desastre político, financiero y económico, llevó a que ya durante la gestión del presidente Donald Trump, se impulsara un “acuerdo de paz”. Un hecho llamativo, porque justamente fue EEUU quien llevó e instaló la violencia, pretendiendo convertirse en el ‘solucionador’ de los problemas internos que debían resolver los afganos.

Fue así que el mundo comenzó a enterarse que desde la Casa Blanca se organizaban encuentros entre sus representantes y los de los talibanes. Tanto es así que las partes sellan un ‘acuerdo de paz’ en febrero 2020. Los encuentros se realizaban en Catar. Un particular ‘acuerdo’, donde los talibanes no aceptaban negociar con las autoridades afganas...

La situación política Afganistán era (y es) crítica; inclusive sus (anteriores) autoridades cuestionaron el “acuerdo”, porque además de no haber participado en las conversaciones, reclamaban que para que se cumpliera, los talibanes debían cumplir con una serie de exigencias que ellos requerían.

Estaba claro que ni EEUU ni los talibanes reconocían a las autoridades como tales como para que se sentaran y tomaran parte de las discusiones.

Fue así que con total ligereza y cinismo, las autoridades de EEUU (con Joseph Biden a la cabeza), consideraron que así como habían instalado la guerra 2 décadas atrás, ahora podían poner fin a ello, irse tranquilamente y que reinara la paz.

Frente a semejante despropósito, los talibanes continuaron con su estrategia, sustentada en el respaldo popular, sus fuerzas militares, sus desarrollos territoriales, y su poderío político. En una entrevista a inicios de la década del 70, Juan Domingo Perón expresaba: “¿qué tenemos que hacer frente a un enemigo que se retira? ¡Perseguirlo No dejarle levantar cabeza”.

Bueno: eso es lo que los talibanes están haciendo, y avanzan de manera indetenible buscando tomar el control total del país.

En medio de ello, la misma prensa que engañó al mundo por 2 décadas sobre lo que realmente ocurría en Afganistán, siendo cómplice activa de la estrategia washingtoniana, ahora protesta por la violencia (que ha descubierto) y el avance talibán.

Lo cierto es que el mundo asiste a la repetición de una situación que ya se vivió a fines de marzo de 1973, cuando EEUU, derrotado en su invasión y guerra impuesta a Vietnam, debió retirarse a las apuradas.

En este momento sucede –casi- lo mismo. La decisión de Biden ha sido la de retirar tropas y evacuar a sus diplomáticos de la embajada de Kabul. Inclusive el presidente Ashraf Ghani, ya había abandonado el país.

Mientras tanto, el Secretario de Estado, Antony Blinken afirmó que estaban trabajando "para asegurarnos de que nuestro personal esté seguro y a salvo". O lo que es lo mismo decir al mundo: ‘nos vamos y dejamos decenas de miles de muertos afganos’. Para que esta huida pueda ser cumplida de la mejor forma, Biden decidió enviar refuerzos militares. Lo que no se ha podido entender es que el propio Blinken dijo: “Entramos en Afganistán hace 20 años con una misión y esa misión era hacer frente a los que nos atacaron el 11/S. Esa misión fue exitosa".

De qué habla este hombre...?

Estará en sus cabales (o en su sano juicio)...?

Desde mayo, la ofensiva talibana no se detiene, y EEUU comenzó a trabajar en la ‘evacuación futura’. Bueno; llegó el momento. Lo de ‘evacuación’ es el uso de una terminología engañosa. Se trata de una nueva huida, tras una derrota.

La idea de este engañoso relato es la de hacer creer al mundo que los talibanes avanzan porque ello “coincide con la retirada de las fuerzas extranjeras de Afganistán”.

Todo tiene que ver con todo.

La ‘fiesta’ anglosajona en Afganistán están llegando a su fin. Demasiados negociados; demasiada corrupción; demasiada muerte; demasiada pobreza; demasiados laboratorios narcos; demasiados desplazados; demasiados emigrados. Ese es el balance de la invasión y permanencia de EEUU, la OTAN y sus aliados.

Los talibanes gobernaron entre 1996 y 2001, hasta que la invasión militar estadounidense los derrocó. En agosto de 2021, los talibanes retoman el control de todo el país.

Cual es la explicación que puede dar a este hecho, 2 décadas después de haber invadido el país, los estadounidenses y sus aliados...?