Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

TODOS CONTRA BOCA JUNIORS (Rodolfo O. Gianfelici)

TODOS CONTRA BOCA JUNIORS (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Tal como sucede todos los años, el discurso de la prensa hegemónica (imitado por la que no lo es), se dedica a atacar a Boca Juniors en forma constante.

Se trata de un política ideológica, y no deportiva. Se muestra una imagen de ‘conflicto’, ‘peleas’, y ‘problemas’; pero también que ‘no juega a nada’, “no tiene técnico’, ‘la Subcomisión de Fútbol se equivoca’, ‘Riquelme es autoritario’...

Se trata de una acción que va mucho más allá de lo deportivo, más allá que muchos de los periodistas que trabajan en esa instalación de des-trato, ni siquiera sepan porqué lo hacen. En todos lados, toda la vida, han existido “idiotas útiles”...

Lo cierto es que en este último torneo en disputa, se ha repetido esa política buscando hacer creer que Boca Juniors y/o los boquenses son ‘conflictivos’, ‘problemáticos’, o fundamentente: siempre ‘sospechosos’.

Lo que obliga a –casi- tener que pedir perdón por ser simpatizante de dicho club. A estar siempre a la defensiva. Por cierto, una prolongación de lo que sucede históricamente con el peronismo en el país (y sus destratos impuestos).

En lo que va de este torneo, se han disputado entre 24 y 25 partidos al día 12 de octubre. Lidera Boca Juniors con 48 puntos; siendo el equipo que más ganó (15); otorgando la ventaja de haber perdido 6, y siendo el que sumó menos empates (3).

Es el quinto en cuanto a goles marcados (30), y se ha visto afectado por una constante afectación por lesiones, que le han impedido mantener una misma estructura en cada una de sus tres líneas (defensa, medio y ataque).

Es cierto que no es vistoso. Pero para la prensa ello –si proviene de Boca- significa: “jugar mal”. Si fuera otro equipo el que ganara de esa forma, y estuviera como líder, afirmarían –en forma halagadora y destacada-, que es un: “equipo práctico”, “que sabe lo que tiene”, “que sabe lo que hace”, y que tiene un técnico “de bajo perfil y trabajador”.

Por el contrario, semanas atrás existieron periodistas que afirmaban que Boca “no tiene técnico” (¡), en una muestra mayúscula de irrespetuosidad.

Inclusive aquellos que se caracterizan en sus conceptos por ser ‘resultadistas’, se muerden la lengua y hasta se desdicen e sus fundamentaciones, para no reconocer que este Boca no juega lindo, pero es práctico, gana y es difícil de superar. Así de simple y sencillo.

Podrán seguir hablando y engañando, pero lo concreto es que la Subcomisión de Fútbol, con Juan Román Riquelme a la cabeza, siempre ha tenido en claro cuales eran sus objetivos.

En uno especial en cuanto a programación –a causa del Mundial-, estamos en octubre y Boca Juniors aparece:

·         Liderando la Liga Profesional de Fútbol, con grandes posibilidades de ganarla

·         En Copa Argentina, clasificado a semifinales

·         Clasificado para jugar el Trofeo de Campeones, y

·         Clasificado a Copa Libertadores 2023.

Siendo necesario recordar –porque muchos parecen haberlo olvidado- que Boca ya ganó la Copa de la Liga en el primer semestre del 2022.

Los anti-Boca dirán que se quedó afuera de la Copa Libertadores; y es verdad. Fue en una serie donde quedaron sospechas y hasta certezas que desde algún sector del poder deportivo sudamericano hicieron lo posible para que fuera eliminado (lo que se reitera desde hace unos años...).

Una eliminación copera que se convirtió más en un festejo periodístico que en un dolor boquense...

Lo cierto es que esta gestión dirigencial –aunque muchos no lo sepan o lo oculten-, se encuentra otorgándole oportunidades constantes a jugadores de sus inferiores. Los cuales, podrán consolidarse (o no), y hasta ser transferidos (a futuro), pero dejando en claro que existe una decisión política en tal sentido.

Una actitud que difiere sobremanera con el pensamiento y gestión del macrismo, tanto en épocas de Mauricio Macri como de su delfín, el radical Daniel Angelici. Y posiblemente por ese lado también deba buscarse (y encontrarse) el porque de semejante destrato con Boca Juniors, el plantel, el cuerpo técnico, los dirigentes (y también sus simpatizantes).

Porque Macri se encargó de hipotecar al club en compra de futbolistas; y Angelici se dedicó a vender promesas futbolísticas a clubes de Europa, para contratar ‘consagrados’. Tanto es así que durante sus gestiones (2011 a 2019: 96 meses) Boca promovió a 39 futbolistas propios.

Mientras que la gestión de Jorge Amor Ameal y Riquelme, desde el 20-12-2019 a octubre de 2022 (34 meses) ya sumó 32.

No es una simple diferencia numérica, sino consecuencia de una política diferente a la anterior. Frente a los necios es difícil debatir...

(Necio: Dícese de la persona que insiste en los propios errores o se aferra a ideas o posturas equivocadas, demostrando con ello poca inteligencia).