Vie. 19. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

EL FUNERAL DE JORGE CAMACHO (Julio Yao)

EL FUNERAL DE JORGE CAMACHO (Julio Yao)

CIUDAD DE PANAMÁ-PANAMÁ (por Julio Yao Villalaz) 

A Olier Ávila (In Memoriam) y Anayansi Turner Yau.

¡Jorge Camacho, presente

Gritaban los compañeros.

Sus pechos latían, fieros,

un hondo dolor silente.

Fue cual rayo de repente

matando su madrugada

aquella tormenta airada

que azotó por La Colina

una noche de neblina

cómplice e infortunada.

(2)

Voló su vida de un cuajo

sin decir adiós ni nada.

Su sangre fue derramada

de un golpe cobarde y bajo.

La muerte, de un solo tajo

sobre su rojo cabello,

arrancó todo lo bello

que a la Patria prometía,

pues Camacho, antes del día,

se apagó como un destello.

(3)

¡Jorge Camacho, presente

Proseguía su calvario.

La Patria prestó el sudario

y un beso le dio en la frente.

Iba el cortejo doliente

En procesión cabizbaja.

Iban cargando su caja

en hombros los estudiantes,

y sus gritos militantes

aromaban su mortaja.

(4)

¿De dónde partió la bala

que le arrebató su trillo?

¿Cuál dedo apretó el gatillo

que despedazó su ala?

Una mano oscura y mala

asechó como felino

y en un impulso mezquino

çumplió sus fines aviesos,

destapándole los sesos

en la flor de su destino.

(5)

¡Ay, Camacho, aún se escucha

tu voz como una campana,

arengando a la mañana

para integrarla a la lucha.

Hoy la familia aguilucha

resiente tu ausencia dura.

Un oleaje de amargura

invade su corazón,

mas baja del Cerro Ancón

un cántico a tu bravura.

(6)

¡Jorge Camacho, presente

Llegaron pronto a su fosa

y a su fondo, una rosa

arrojó algún dirigente.

Era un mensaje valiente

que coronaba su anhelo:

la Patria agitó un pañuelo

en gesto de despedida

y, anunciando su partida,

El Funeral de Camacho.