Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

IRÁN Y LA INTERVENCIÓN DE LAS POTENCIAS OCCIDENTALES (Alessio Maturo)

IRÁN Y LA INTERVENCIÓN DE LAS POTENCIAS OCCIDENTALES (Alessio Maturo)

MILANO-ITALIA (por Alessio Maturo, PrensaMare) Recientemente el medio ruso Sputnik publicó un interesante artículo referido a la injerencia de potencias occidentales en Irán.

El objetivo es el de generar caos y hacer creer al mundo que existe un ‘descontento popular’, y con ello desestabilizar al gobierno. Resulta interesante anoticiarse de lo que verdaderamente ocurre en dicho país, donde espías y agencias de inteligencia occidentales operan con acciones criminales, que la propia prensa occidental se encarga de ocultar o disimular.

El 13 de septiembre pasado, la joven iraní Mahsa Amini (22 años), de origen kurdo, fue detenida en Teherán por policías y enviada a una entrevista explicativa en un centro perteneciente a los departamentos de Policía e Inteligencia Militar.

En este centro, la joven sufrió un infarto (como se pudo observar en el video), tras lo cual fue trasladada inmediatamente al hospital. Falleció tres días después y se dijo que había sido “torturada y asesinada”. Lo que generó protestas de los jóvenes iraníes y los extranjeros reforzaron dicha maniobra mediática (sin prueba alguna).

Fue así que habitantes de varias ciudades del país protestaron en las calles, reclamando una explicación por la muerte de Amini. Dos días más tarde, las protestas se convirtieron en disturbios con sangrientos enfrentamientos con las fuerzas del orden.

Las autoridades iraníes denunciaron que las protestas tenían una influencia occidental:

·         1°) El 1 de octubre, el Ministerio de Información anunció la detención de 9 ciudadanos de países europeos y los acusó de "espiar y crear disturbios" en el país (algunos de Francia, Italia y España)

·         2°) Las agencias de inteligencia iraníes consiguieron atrapar y detener en mayo a 2 ciudadanos franceses (Cecile Kohler, de 37 años, y Chuck Paris, de 69) que confesaron públicamente ante las cámaras, que eran agentes de los servicios secretos y que su misión era convocar protestas y disturbios que pudieran llevar al derrocamiento del Gobierno

·         3°) El 26 de octubre se produjo un atentado en la mezquita de Shah Cheragh (ciudad de Shiraz). Durante la oración, un criminal armado entró y disparó a los fieles. También apareció en internet un video de la organización terrorista ‘estado islámico (proscrita en Rusia y otros países), que ha reivindicado el incidente. Los servicios de inteligencia iraníes determinaron posteriormente que un ciudadano azerbaiyano era el autor intelectual del atentado, mientras que quien disparó era un ciudadano de Tayikistán; además estuvieron implicados ciudadanos afganos como coautores.

·         4°) El 9 de noviembre, los iraníes detuvieron en el Golfo Pérsico un barco lleno de material de espionaje y armas. Amir Mousavi, portavoz de la Inteligencia iraní, declaró que "el cargamento del barco pertenecía a los saudíes, que lo habían enviado como apoyo a los rebeldes en Irán".

·         5°) El 15 de noviembre, el Ministerio de Asuntos Exteriores iraní convocó por segunda vez al embajador alemán, Hans Udo Mutzel, para entregarle una nota de protesta "por los planteamientos destructivos de Alemania en relación con los acontecimientos internos de Irán" y "la coordinación de gobiernos extranjeros y organizaciones internacionales para aumentar la presión sobre la situación interna de Irán".

·         6°) El 22 de noviembre, Masud Setayeshi, portavoz del poder judicial iraní, declaró que 40 ciudadanos extranjeros implicados en los disturbios de Irán habían sido detenidos y serían juzgados de acuerdo con el código penal del país.

·         7°) El 23 de noviembre, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir-Abdollahian, declaró que 76 centros terroristas anti-iraníes habían entrado en acción en el Kurdistán iraquí, enviando armas israelíes y estadounidenses a las provincias occidentales y orientales de Irán.

·         8°) El papel más negativo en la desestabilización de Irán, según las autoridades locales, lo desempeñó el Reino Unido. Los medios de comunicación en lengua persa controlados por Londres (BBC Farsi e Irán International) fueron los que más instaron a la gente a salir a las calles de Irán y resistirse a las fuerzas del orden.

Teherán respondió imponiendo sanciones personales a los medios de comunicación británicos "por acciones que conducen al malestar, la violencia y los ataques terroristas contra el pueblo iraní", y reconoció a la BBC Farsi e Iran International como organizaciones terroristas.