Dom. 14. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

PRESIDENTE HUGO CHÁVEZ... (Prof. M. Bruzzone)

PRESIDENTE HUGO CHÁVEZ... (Prof. M. Bruzzone)

SANTIAGO-CHILE (por Profesora M. Bruzzone)  Prolegómenos: Comandante de la esperanza Hugo Chávez Frías, presente hoy y siempre. A 10 años de su muerte física honramos su legado por la paz. Su lucha por la paz esta mas vigente que nunca: “El gobierno de Estados Unidos no quiere la paz, quiere expandir su sistema de depredación, explotación, de saqueo, de hegemonía, a través de las guerras”…

“El único camino para que haya Patria, es el socialismo, no hay otro camino, para que haya no solo patria, Humanidad. El capitalismo acaba con las naciones con las soberanías con los pueblos acaba con los ejércitos incluso”…

Alca, alca, ¡Al carajo, vayansen al carajo yanquis de mierda”.

Prof. Moreno Peralta/IWA - Secretario Ejecutivo ADDHEE.ONG

Llegué  por  primera  vez  a  Caracas,  invitada  por  el  Parlamento  Latinoamericano  para  participar  en  el  Seminario  Internacional  “El  agua  que  nos  une”  en  noviembre  de  2011.  Tuve  la  oportunidad  de  recorrer  la  ciudad,  visitar  los  barrios  populares,  participar  del  encuentro  de  los  Consejos  Comunales  y  del  Mesas  Técnicas  del  Agua  con  las  autoridades  del  Ministerio  del  Agua  e  HIDROVEN,  en    un anticipo  de  que  sería  luego  el  “Gobierno  de  Calle”  implementado  por  el  Presidente  Nicolás  Maduro Moro.  Escuché  las  historias  de  vida,   del  ayer,  del  presente  y  del  futuro,  de  cómo  quienes   en  otros  tiempos  habían  sido  silenciados,  olvidados,  negados,  esclavizados,  masacrados,  habían  sido  visibilizados  por  la  Revolución  Bolivariana,  que  no  sólo  los  había  traído  a  la  superficie  sino  que  también  los  había  transformado  en  sujetos  artífices  de  la  Historia  y  en  ciudadanos  con  plenos  derechos.   Y  esto  no  fue,  ni,  es  ni  será  perdonado  jamás  por  las  élites  que  otrora  gobernaron  y  sus  seguidores.  Tampoco  lo  perdonó,  ni  perdona,  ni  perdonará   Estados Unidos,  que  perdió  el  control  y  el  libre  acceso  al  petróleo  venezolano.   Hice muy  buenos/as   amigos/as.    Y  allí,  al  inaugurar  el  Seminario, en  el  Aula  Magna  de  la  Universidad  Central  de  Venezuela,  les  conté  a  los  representantes  de  las   organizaciones  y  movimientos  sociales  de  todo  el  país  que  años  atrás yo  había  escrito  un  libro  llamado  “Manuela  Saénz:  Amor  y  pasión  del  Libertador  Simón  Bolívar Palacios y Blanco”;  que  un  ejemplar  del  mismo  estaba  en  manos  del  Presidente  Chávez Frías (no  recuerdo  si  se  lo  entregó  mi  esposo en  una  de  sus  visitas  a  Buenos  Aires  o si  se  lo  hicimos  llegar  a  través  de  nuestro  querido  amigo  el  General  Carlos  Martínez  Mendoza,  actual  Embajador  de  la   República  Bolivariana  de  Venezuela  en  nuestro  país);  que  en  el  Foro  Mundial  de  las     Mujeres  realizado  en  Caracas en el  año  2003, ÉL  había dado  su  discurso  con  mi  libro  en  sus  manos, leído  algunos  fragmentos   y  pronunciado  frases elogiosas sobre  mi  persona  (ese  video,  que  me  enviaron  amigos  desde  Venezuela,   es  uno  de  mis  tesoros  más  preciados);  que  a  raíz  de  ello  le  había  enviado  numerosas  cartas  y  correos  electrónicos  agradeciéndole  ese  gesto  y  que  deseaba  regalar  a  Manuela  a  la  Revolución  Bolivariana  como  un aporte  más al  sueño  de  unidad  e  integración  de  Nuestra  América;  pero  que  jamás  obtuve  respuesta.  Y fue  entonces,  al  terminar  el relato,  con un  ejemplar  de  Manuela  en  mis  manos,  que  les  pregunté   si  aceptaban  mi  regalo.   La  respuesta,  por  supuesto,  fue  ¡sí  Regresé a  Buenos  Aires  con  el  corazón  pleno  de felicidad  y  con la  certeza  que  el  camino  emprendido  por  el  Pueblo  Venezolano Bolivariano,  de  la  mano  del  Presidente  Chávez Frías,  era  irreversible.

Regresé en  julio  de 2012,  invitada  por  las  autoridades  del  Archivo  General  de  la  Nación,  que  habían  tomado  la edición  de  Manuela  en  sus  manos,  para  participar del  II  Encuentro de  los Historiadores  del  ALBA.  El  país  estaba en plena  efervescencia  política,  ya  que en  octubre  se  celebrarían  nuevas elecciones.  El  26  de  julio  fuimos  invitados/as  al  Palacio  de  Miraflores  por  el  Presidente.  Ese  día  conoceríamos  el  verdadero  rostro de Bolívar.  ¡Qué  fecha  Aniversario  de  la  muerte  de  Evita,  aniversario  del  asalto  al  Moncada,  y  ahora    ¡por  fin   el     rostro de Bolívar.  Pero  había  algo  más.  Un  coleccionista  extranjero le  había  hecho  llegar  a  sus  manos,  como  regalo  al  Estado  Venezolano Bolivariano,  un  estuche  que  contenía  dos  pistolas  que  pertenecieron  al  Libertador  y  que  el  Presidente mostró  a  su  pueblo.  Confieso  que  se  me  llenaron  los  ojos  de  lágrimas  y  se  me  hizo  un  nudo  en la  garganta,  lo  mismo  que  me  está  pasando  mientras  escribo  estas líneas. Terminado  el  acto  quiso  saludarnos  e  intercambiar  unas  palabras  con  nosotros.  Cuando  llegó mi turno  le  entregué  un  ejemplar de  la  nueva  edición  de  mi  libro  “Las  guerras  del  agua:  América  del  Sur  en  la  mira  de  las  grandes  potencias”  (él  ya poseía  las  ediciones  anteriores) y  otro  libro  mío:  “Minería  Argentina:  la  encrucijada”;  y  le  agradecí  por  Manuela.  Enseguida me  ubicó  y  sostuvimos  el  siguiente  diálogo:

ÉL:   Tú eres  la  muchacha  que escribió  sobre  ella.

Yo:   Sí  Presidente.  Y  quiero  decirle  que  Manuela  está  aquí   y   que  va  a  ser  editada  por  el  Archivo  General  de  la  Nación.

ÈL  No me  digas.  Entonces  Manuela  llegó  para  quedarse.

Yo:   Sí  Presidente,  está  aquí  y  llegó  para  quedarse.

ÉL:   ¿Viste  el  estuche   con  las  pistolas  que  pertenecieron  a  Bolívar  y  que  seguramente  Manuelita  también  usó? 

Yo.  Sí  y  estoy  muy  emocionada.

Y  a  continuación  tomó la  caja  en  sus  manos,  la  abrió  y  me  dijo  que  las  tocara.  Le  agradecí  y  me  retiré  muy  emocionada.  Lo  vi tan  entero,  tan  fuerte,  tan  bien  plantado,  tan  él  mismo  que  creí  que  había  ganado  su  batalla.  La emoción  continuó  cuando  fuimos  al  Panteón  Nacional,  que  se  estaba  terminando de  construir.   Y  en  los  días  posteriores.  Con  los  primeros  minutos  del  28  de  julio,  día  de  su  nacimiento,  el  pueblo  salió  a  las  calles  a  festejar  su  cumpleaños,  con  tortas  con  velitas,  bailes,  cantos  y  fuegos  artificiales.  ¡No  te  mueras  nunca  Comandante  ¡Te  queremos  Comandante   ¡Viva  Chávez,  viva  Bolívar,  viva  Manuela   Eran  los  gritos  que  resonaban  por  todas  partes.  Y  ese  28,  en  plena  campaña,  los  festejos  continuaron   y  el  Presidente  bailó  y  cantó  con  los  músicos  populares  que  lo  acompañaban.  No  sé  si  alguna  vez volveré  a  vivir  algo así.  Mientras  escribo  estas  líneas  me  imagino  que  anda  por  allí  con  Alí Primera,  Simón  Díaz  y  tantos  otros  y  otras.  Una  vez  más,  regresé  a  Buenos  Aires  plena de felicidad  y  alegría.   Y  con  más  amigos/as. Y  llegó  el  8  de  diciembre  con  su  despedida  y  la elección  de  Nicolás  Maduro Moro como su  sucesor  si  algo  malo  le  sucedía.  Fue  la  primera sombra    de  angustia;  luego su  operación  y  por  último  el regreso  a  la  Patria.  Cuando  mi  esposo me  informó  que  había  muerto físicamente,  me  invadieron  un dolor  y  una  ira  que aún continúan.  Y  vinieron  a  mi  mente  las palabras  de  Alí  Primera  hechas  canción.   “Los  que  mueren  por  la  vida  no  deben  llamarse  muertos/  y  a  partir  de  este  momento  es  prohibido  llorarlos….”

Retorné  una  vez  más  a Caracas  la  última  semana  de  mayo  de  2013  invitada  por  la  Secretaría  General  de  UNASUR  para  participar  del  Seminario  sobre nuestros  recursos  naturales.  Una  infinita  tristeza  había  caído  sobre  el  pueblo; pero  la  vida  continuaba. Sentí  un  profundo  dolor  y  debo  decir  que  tenía  un nudo  en  la  garganta.  Me  hubiera  gustado  ir al  Cuartel  de  la  Montaña  a  rendirle  mi  homenaje.  No  hubo  tiempo.  El  Seminario  fue  inaugurado  en  la  sede  del  Banco  Central  de  Venezuela  por  el  Presidente  Nicolás  Maduro Moro.  Cuando  fue  elegido pensé  en  la   pesada  cruz    que  cargaría  sobre  sus  hombros y  si sería  capaz  de  alcanzar  a  su  Maestro  o  aún    superarlo.  (Soy de  los  que  creen que  no  hay mayor  honor,  orgullo   y felicidad  para  un  maestro/a que  sus  discípulos  no  sólo  los/as  alcancen  sino  que  los/as  superen;  y  estoy  segura  de  que  el  Presidente  Chávez Frías  pensaba  lo  mismo).  Por  momentos  no  parecía  ser  Él  quien  hablaba.  Algunos  gestos,  la  manera  de  pronunciar  las  palabras,  me  recordaban al  Comandante.   Observé que  el  Presidente era  un  líder  nato, poseedor  de un  enorme  carisma.   Allí  terminé  de  entender   por  qué  había  sido  ungido  como  el  sucesor y   comprendí  una vez  más  que  no  habría  retroceso.  Si  alguna  duda  anidó  en  el  corazón  de  muchos/as,  creo  que  las  mismas  han  sido  despejadas  sobre  todo  en  estas  últimas  semanas. ¡De  tal  Maestro  tal  Discípulo  Regresé  con más  amigos/as  en mi haber.

Comandante:   descansa tranquilo  en  tu  amado  Cuartel  de  la  Montaña,  desde  donde  velas  por  tu  pueblo,  por la  Patria  Grande  y por  los  pueblos  del  mundo.    Vives  y  vivirás  no  sólo  en  las  páginas de  la  Historia  sino  también  en  el  corazón,  la  conciencia y  el espíritu  de  tu  pueblo  que  es  también  el  mío  porque  soy  nuestra americana  y  de  todos  los  pueblos del  mundo.    Vives  y  vivirás en  quienes  levantamos    las  banderas  de  la  libertad,  la  independencia,  la  paz,  la  justicia,  la  igualdad,  la  solidaridad,  la  soberanía,  de  la  defensa  de vida  en  su  integralidad  (especie  humana,  vida  animal,  vegetal,  naturaleza  y  planeta),  de  la  libre  autodeterminación  de los  pueblos.  Vives  y  vivirás  en  quienes  hemos  asumido  el  compromiso  de  no  arriar  nunca  jamás  ni  esas  banderas  ni  las  banderas  antiimperialistas  y  anticolonialistas,  de  traspasarlas  a  las  nuevas  generaciones  y  de  bajar  a  nuestra  tumba  envueltas  en  ellas.  Quiero  por  último,  decirte  una  vez más  como  le  cantara  Carlos  Puebla  a  nuestro  amado  CHE 

“Aquí  se  queda  la  clara,  la  entrañable transparencia/  de  tu  querida  presencia/  Comandante  Hugo  Chávez Frías./  Seguiremos  adelante,  como  junto  a  ti  seguimos/  y  con  Fidel  te  decimos ¡Hasta  siempre  Comandante” Y ¡Hasta  la  victoria  siempre.