Lun. 15. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

QUÉ PASA CON CHINA...?

QUÉ PASA CON CHINA...?

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  La prensa occidental marca el paso al ritmo que el poder anglosajón mundial lo fija. El tratamiento de la información (o des-información?) es tan apabullante y escandaloso que las sociedades están convencidas que China es el gran enemigo del mundo, y que –además- está siendo derrotada por Estados Unidos.

Este engaño parte de la base que justamente este país es el baluarte y garantía de la ‘libertad mundial’. Lo cual –por cierto- está muy alejado de la verdad y de la historia.

Lo concreto es que la prensa marcha por un lado y la realidad por otra. Tanto es así que desde muchos medios todavía están “sorprendidos” por la salida a las apuradas y con la ropa a medio poner de Afganistán...

Si a algún joven se le pregunta si conoce que durante muchos años China “no existió” para el mundo, porque no formaba parte de la ONU, seguramente no lo debe saber. Eran tiempos en que EEUU y la Unión Soviética se disputaban el mundo con su llamada ‘guerra fría’ y ‘coexistencia pacífica’, mientras el Tercer Mundo era víctima de ello.

Así, recién el 25 de octubre de 1971 la República Popular China fue aceptada. Y eso que por entonces contaba con... 850 millones de habitantes

Luego vino la payasezca política del ‘ping pong’, donde EEUU buscó amigarse con China, para tratar de derrotar a la Unión Soviética. Así, Washington armó una jugada para que desde Pekín ‘invitaran’ al presidente estadounidense a visitar ese país asiático (y no mmostrar que ellos eran los que querían tal encuentro y deshielo).

Eran tiempos en que para los líderes políticos y militares de EEUU, China era un país ‘de segunda’; posiblemente, ‘de tercera’.

El tema ha sido que mientras EEUU se consideró “dueño de la historia” tras la desaparición de la Unión Soviética, no pudo percatarse que China continuaba con su crecimiento, inversión, investigación, y estrategia a varias décadas adelante.

El fin del 2021 encuentra a EEUU perdiendo iniciativa y corriendo detrás de China, presentándose como ‘víctima’ del “comunismo chino” y denunciando su peligrosidad mundial. Una clase dirigencial estadounidense desesperada que retrocede con dificultades (como si calzaran ojotas...), negándose a entender la realidad, y con algunos audaces pensando que ‘la solución’ solo es militar.

Dentro de ello, la prensa occidental miente, miente y miente, convencida que algo quedará...

Lo concreto es que, dentro de esta indisimulable confrontación, China muestra un gran abanico de frentes abiertos que controla. Lo que no ocurre lo mismo del otro lado del mostrador. Veamos algunos ejemplos:

* China ha tomado la bandera del “libre comercio”, lo que incomoda a EEUU que se considera como la única y verdadera potencia que puede impuslar (o imponer?) ello.

* La propuesta de la Nueva Ruta de la Seda presenta a una China con política ofensiva mundial que no para de sumar adhesiones, y donde EEUU es –apenas- una observadora de lujo.

* Los avances tencológicos chinos a nivel espacial, ya la convirtieron en potencia con sus propias ambiciones.

* La autoridad militar china en Asia en su entorno asiático no se detiene y está poniendo en riesgo la supremacía estadounidense en la región del Asia-Pacífico.

* El crecimiento de las tecnologías cibernéticas de China están a la vista y causan escozor en Washington.

* El arsenal misilístico y nuclear de los chinos sigue creciendo, y provocan serias preocupaciones en el establishment de defensa de Estados Unidos.

* Los acuerdos comerciales y el aprovisionamiento de materias primas desde países Latinoamericanos es considerado una ‘invasión’ sobre un área que EEUU considera “propia”.

* Las muestras de poder militar y ratificación que Taiwan es una ‘provincia a recuperar’ es entendido por Washington como una ‘amenaza a la libertad’.

* La presencia comercial y hasta militar en países africanos se considera una situación ‘inaceptable’ (especialmente por el Pentágono) que entiende que solo a ellos les corresponde tomar la posta colonialista en ese continente (tras las pérdidas de poder de Bélgica, Francia, Países Bajos, Portugal, España...).

* El triunfo científico y social de China para el tratamiento de la pandemia de coronavirus, como la producción de vacunas y sus comercializaciones a nivel mundial, constituyeron auténticas derrotas política, científica, sanitaria, social y comunicacional para las potencias occidentales.

* Recientemente China probó un arma hipersónica que puede orbitar parcialmente la Tierra antes de retornar a la atmósfera, direccionando en forma suave hacia su objetivo. Una herramienta que puede permitir evitar los misiles de EEUU. El éxito del ensayo asombró a los más duros militares del Pentágono.

* Agregándose los triunfos diplomáticos, comerciales y hasta militares respaldando a Irán; apoyando a Siria; avanzando en la alianza estratégica con Rusia; penetrando con inversiones en Europa; ofreciendo créditos para obras de transformación en numerosos países...

La arrogancia dominadora del poder anglosajón fue incapaz de prever o entender hacia dónde avanzaba China. Hoy lo hace a un ritmo insuperable. Podrán cuestionarse sus motivos y objetivos, pero no su supremaciía y velocidad.

Frente a ello, EEUU solo apela a una reformulación de su estrategia militarista. Más inversión en mayor cantidad de armas más potentes; reubicación de bases y tropas a nivel mundial; armado de nuevas alianzas militares; nueva estrategia de defensa general.

De una manera impensada se puede observar cómo EEUU busca la forma de reaccionar, y solo encuentra respuesta en ‘lo militar’.

Esto sucede en el mundo, hoy. Pocos lo saben; porque la prensa occidental lejos de mostrar lo que sucede en el mundo, solo hace su propio relato interesado. Es bueno saber que no todo lo que los medios muestran es la verdad; mucho menos la realidad.