Lun. 15. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Editorial

LOS SOCIALISTAS SON ROJOS? SI... POR EL DÉFICIT

LOS SOCIALISTAS SON ROJOS? SI... POR EL DÉFICIT

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Durante 3 gestiones el socialismo y sus aliados santafesinos han instalado la idea del ‘orden’, ‘decencia’, ‘gestión’ (buena) y ‘buena administración’.

El acompañamiento de los legisladores peronistas durante 12 años, y el incondicional apoyo de los medios de comunicación (pautas oficiales mediante), han colaborado para ello.

Sin embargo, no todo es un presente y futuro promisorio lo que dejan esta docena de años en manos del neoliberalismo provincial.

El presupuesto que Miguel Lifschitz le dejó al gobernador electo Omar Perotti para 2020 escondió un déficit de 8.700 millones de pesos en las cuentas públicas.

El proyecto enviado desde el Ejecutivo al senado mostraba un superávit de 3.100 millones. Así fue aprobado por los senadores (sin leerlo ni analizarlo). Luego, cuando salió de la salió de la Cámara de Diputados (tras arduas negociaciones), apareció con un… rojo de 8.700 millones.

Ocurrió que Lifschitz incluyó en su cálculo como recursos, 10.000 millones de pesos por la deuda histórica de la Nación con la provincia (¿?).

En otras palabras: se adjudicó en el ‘haber’ una plata que –en verdad- no existe

De esa forma, sacando del mamarracho presupuestario de Lifschitz esa suma inventada, se llega a que el mandatario saliente deja un déficit de 8.700 millones en 2020.

Esta imposición (vergonzante) que le hace el socialista saliente a su sucesor, de seguro deberá tener adecuaciones presupuestarias (mediante decretos ad referéndum de la Legislatura o por ley). En ambos casos, debará pasar por la Legislatura, donde diputados será controlado por el… socialismo-radicalismo.

La irresponsabilidad socialista-radical en el armado del Presupuesto 2020 ha sido mayúscula, si se tiene en cuanta que consideran como ‘propio’ un monto de recursos de 10.000 millones correspondientes a la deuda histórica de la Nación con Santa Fe. Pero donde no existe ningún elemento o –al menos- indicio, de certeza de dicho monto, de cuando podría ser abonado, ni de la manera en que la Nación lo cancelaría.

Teniendo en cuenta semejantes incógnitas, Lifschitz no dudó en tomar el monto como disponible para el 2020 (¡).