Vie. 12. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Info

CON CORONAVIRUS, MÁS ‘NEGOCITOS’ DEL MACRISMO

CON CORONAVIRUS, MÁS ‘NEGOCITOS’ DEL MACRISMO

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  Otro sugestivo suceso dentro del Gobierno de la Ciudad, que es denunciado de corrupto, en medio de la pandemia.

Un bolsón de la canasta alimentaria (que entregan en las escuelas) cuesta $ 140 pesos por unidad. Sin embargo, en un comercio minorista (en abril), costaba –con los mismos productos-… $ 65,80.

Ello ha sido corroborado a través de un relevamiento por el legislador Santiago Roberto. Lo que significa que el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta paga cada bolsón con un… 115% de recardo.

El diputado presentó un pedido de informes hace un mes y medio, reclamando explicaciones sobre la estructura de costos. No le respondieron.

Ahora se ha conocido a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, donde dejan en claro que los productos son el 48% del costo. A raíz de esto, el Observatorio de Derecho a la Ciudad (ODC) puso el foco en las empresas privadas en las que el gobierno macrista de Rodríguez Larreta terciariza la alimentación de estudiantes.

El desayuno y…: el almuerzo cuestan $ 1.575 (indica el ODC) cuando en un comercio minorista se consiguen por la mitad. Desde el Ministerio de Educación porteño, negaron que se trate de sobreprecios (¿?). Sostienen que ello obedece a “costos logísticos” para llevar la comida a todas las escuelas.

Un tema que podría solucionar si se les entregara una tarjeta alimentaria a las familias. El legislador Roberto presentó un pedido de informes donde le requería al Ministerio de Educación, que conduce Soledad Acuña, que diera cuenta de la estructura de costos de las canastas.

La respuesta fue negada. Luego debieron publicar un mes y medio más tarde la resolución 90/2020 donde quedó clara esa estructura de costos: el 48% por ciento lo representan los productos; la mano de obra el 35%; un 5% de gastos de distribución; otro 7% de insumos (como barbijos y otros elementos de higiene); y el restante 5% de "gastos generales".

De esa forma se completa el elevado precio que se termina pagando a las 19 empresas privadas que manejan los comedores escolares y ahora la distribución de la canasta.

Jonathan Baldivieso, del ODC, apuntó a los intermediarios: las empresas privatizadas en las que se tercerizan los comedores escolares hace décadas. Entre ellas, están: Carmelo Antonio Orrico SRL; Servicios Integrales de Alimentacion SA; Lamerich SRL.; Diaz Velez SRL; Compañía Alimentaria Nacional SA; Friends Food SA; Enrique Tavolaro SRL; Arkino SA; Spataro SRL; Alfredo Grasso; Treggio SRL; Rodolfo Ferrarotti SRL; Dassault SA e Hispan SA; Sucesion De Ruben Martin SA y Siderum SA; Alimentos Integrados SA; Servicios Integrales Food And Catering SRL; Bagala SA; Caterind SA y Servir SA.

Los memoriosos…: citan que varias de estas firmas tuvieron escándalos por intoxicaciones de alumnos, como ocurrió en marzo de este año en un colegio en Caballito. En ese caso, la empresa proveedora era Lamerich SRL.

Para la autoridad política macrista estos hechos no generan consecuencias ni cambios en las concesionarias. Tal es así que 5 años atrás ya ocurrió en la escuela Rivarola. En ese caso, según pudo investigar la legisladora Claudia Neira en su momento, había llamativos contactos entre Hispan SA y otra de las proveedoras, Siderum SA. Las dos siguen.

Estas empresas antes brindaban el servicio de comedores escolares, y actualmente entregan desayuno y almuerzo por un valor de $ 1.575, y un refrigerio por otros $ 529.

El valor nutricional fue cuestionado en una causa judicial en la que el Ministerio de Educación ya tuvo un fallo en contra. Pero el costo sigue sin discutirse. Para poner fin a este negocio, se reclama que el Gobierno porteño transfiera directamente el dinero a cada familia. Se eliminan los intermediarios y las familias van a poder duplicar la cantidad de alimentos que reciben actualmente", propusieron desde el ODH.

El Frente de Todos presentó semás atrás un proyecto para crear una Tarjeta Alimentaria que usen directamente los y las estudiantes.