Lun. 15. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

SE VAN ‘CAYENDO’ LOS SOSTENES DE JUAN GUAIDÓ

SE VAN ‘CAYENDO’ LOS SOSTENES DE JUAN GUAIDÓ

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  La prensa occidental gusta mostrarse como adalid de la decencia, la moral y las buenas costumbres.

Es así que en los últimos tiempos desde los centros mundiales de generación de informaciones, como en los países dependientes instalaron historias, noticias, investigaciones, afirmaciones, declaraciones y descubrimientos de hechos de corrupción que involucraron a dirigentes nacionales y populares.

El listado –vale la pena recordarlo?- incluyó a Lula, Evo Morales, Dilma Rousseff, Rafel Correa, Néstor Kirchner, Daniel Ortega, Hugo Chávez, Cristina Fernández, Fernando Lugo, Manuel Zelaya, y Nicolás Maduro...

Día a día apelaban a su poder dominante y generaron opiniones contrarias a ellos a nivel interno (en sus países) y en la región americana. Lógicamente que el objetivo fue la de producir una des-información para construir una condena social.

Lo lograron; para qué negarlo.

En este sentido, esos medios, contando con el asociativismo de las clases dirigenciales derechistas y neoliberales, relegaron a la justicia a un papel secundario. En algunos casos, transformándola como simple apéndice de su accionar.

El tiempo se ha encargado de demostrar que fueron maniobras montadas sin pruebas, y en algunos casos, fraguándolas o apelando al servilismo de una justicia claudicante y partidaria.

Pero a la vez que esta prensa pretende mostrarse como cabeza de la ‘lucha contra la corrupción’, lleva adelante una política de ocultamiento de acciones de determinados personajes que forman parte de su mismo entramado ideológico.

Uno de los casos más patéticos es el del venezolano Juan Guaidó. Ese que se ‘autoproclamó’ (presidente) y al que Donald Trump ‘designó’ como “presidente encargado” de Venezuela.

Un personaje traidor a su pueblo y a su nación, que no dudó en apoyar acciones terroristas en su propio suelo que lo vio nacer, y que terminó reclamando la intervención militar estadounidense.

Si. Guaidó pidió la invasión de su país, para “liberarlo” del presidente Nicolás Maduro. El mismo que había sido electo democráticamente...

Un Guaidó protegido por EEUU, la Unión Europea y los aliados de la geopolítica washingtoniana. Que fue presentado y recibido con honores, como si se tratara de un presidente. Un hecho vergonzante y escandaloso por donde se lo analice, pues Guaidó no poseía gobierno constituido alguno; no controlaba territorio en su país; no administraba ninguna estructura estatal; y a medida que pasaba el tiempo y él sumaba millas (en viajes organizados por la diplomacia estadounidense), se iba quedando cada vez más solo.

Finalmente ya no se pudo ocultar más que este personaje constituye sinónimo de corrupción. Los medios occidentales tratan de silenciar sus acciones, denuncias y manipulaciones económico-financieras de bienes del estado venezolano en el exterior, arrebatados por EEUU y sus aliados.

Inclusive ahora se ha conocido que Guaidó no le habría abonado a numerosos de sus colaboradores en el exterior; ellos han decidido llevarlo a la justicia. El caso se conoció porque uno de los magistrados del autodenominado Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio, salió a denunciar la situación. Lo declaró ante una periodista, citando que nunca recibió un pago por su ´tarea’.

Este es un nuevo escándalo que recae en cabeza del dirigente derechista, pero que salpica a toda la cúpula de dicho sector golpista. Ha trascendido que el supuesto ‘gobierno en el exilio’ posee entre 1.600 y 2.000 “funcionarios” (en el exterior). A ellos se les había asignado un salario anual –promedio- de 100.000 dólares.

Se desconoce la cantidad exacta de “funcionarios”, como también la precisión de sus “salarios”, y si los han percibido en su totalidad.

El dinero con que se solventan los gastos de este supuesto “gobierno en el exilio” proviene de “ayudas” de países golpistas, de organizaciones golpistas y de la apropiación de recursos y bienes de Venezuela en el exterior. Este “gobierno en el exterior” además, se dedica a pagar los servicios que le brindan medios de comunicación, periodistas, analistas, influencers, sitios web, académicos, y famosos...

Se trata de un esquema económico-financiero sustentado en el saqueo de activos venezolanos (en el exterior) y ‘colaboraciones’ de potencias occidentales como de organizaciones que responden a los intereses de Washington, Bruselas, Tel Aviv, Toronto, Sidney...

Un entramado de corrupciones protegidas por las potencias occidentales.

Pero lo cierto es que “No hay mal que dure cien años”, refiere un refrán popular. En tal sentido, uno de los principales apoyantes del golpismo contra Nicolas Maduro, y a la vez apoyante de Juan Guaidó, como lo fuera el mandatario colombiano Juan Manuel Santos (2010-2018), afirmó:

«La llamada “opción Guaidó” fracasó cuando nació. Eso fue una de las mayores estupideces diplomáticas de los últimos tiempos. Infortunadamente, Colombia fue uno de sus más entusiastas promotores» (diario El Tiempo, Colombia, 17-1-2022).

Uno a uno se van ‘cayendo’ los inventores del “presidente encargado”...