Jue. 18. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

EEUU Y ALIADOS LA DEMONIZAN Y AGREDEN... (Sergio Ortíz)

EEUU Y ALIADOS LA DEMONIZAN Y AGREDEN... (Sergio Ortíz)

CARACAS-VENEZUELA (por Sergio Ortíz) EEUU y aliados la demonizan y agreden como blanco estratégico. China es socialista y además juega un rol muy positivo a nivel mundial.

Hace mucho tiempo que Washington y sus socios atlantistas demonizan a China, la sancionan comercialmente, la difaman como difusora del COVID-19, violadora de los Derechos Humanos y de las minorías nacionales. Ahí no acaban las falsedades, pues EE UU tiene sus bases militares, flota, misiles y armas nucleares apuntando contra Beijing.

Es importante para Argentina y la situación internacional analizar y refutar esa campaña imperial. Secundariamente debe dejarse sin sustento las acusaciones supuestamente de “izquierda”, de trotskistas y círculos muy dogmáticos, quienes afirman que China habría restaurado el capitalismo y hasta sería imperialista. Lo primero es una gran falsedad; lo segundo, una imbecilidad política funcional a las tesis imperiales.

Gran lucha contra el Covid-19

Acusada injustamente de cuna del coronavirus, incluso de haberlo creado en laboratorios de Wuhan, el país socialista viene dando lecciones de cómo combatir esa pandemia, puertas adentro y en el mundo entero.

Su enfoque fue muy científico desde diciembre de 2019-enero de 2020 cuando se reportaron los primeros casos. Ahí inauguró su política de “COVID cero”, que articula confinamientos masivos en la región infectada, ayuda estatal a esas poblaciones incluso en comidas y sustento diario, funcionamiento de hospitales anteriores o construidos en tiempo récord con planteles médicos (muchos del Ejército Popular de Liberación), vacunas propias, testeos, etc.

China brindó toda la información y experiencias disponibles al mundo, vía la Organización Mundial de la Salud (OMS), donó vacunas y envió médicos y equipos sanitarios a muchos países.

Al 18 de abril pasado, el Consejo de Salud chino informó que llevaba aplicadas 3.317 millones de vacunas a su población, 87,4 por ciento completamente vacunada. Sus vacunas Sinopharm, CanSino y CoronaVac también sufrieron la propaganda en contra del capitalismo, inspirada por BionTech-Pfizer, Johnson&Johnson y Moderna.

La política estatal contó con el protagonismo, organización, solidaridad, conciencia y disciplina de la población china. Así las cosas durante 2020 y 2021 los casos en ese país bajaron notablemente. Ahora en marzo y abril de este año hubo un rebrote grave, en especial en ciudades como Changchun y Shanghai, donde viven 9 millones y 12 millones respectivamente. La política del gobierno de Xi Jinping, frente a la variante Omicron, sigue siendo similar que ante las anteriores.

Es importante precisar las cifras, para ver la real dimensión de este rebrote y la estadística global de China, en comparación con la estadounidense.

En Shanghai el 20 de abril pasado tuvieron 2.634 casos, preocupante para los bajos registros del país, pero nada que ver con los catastróficos conteos de otros países. Desde el inicio de la pandemia en 2020 y hasta el 21/4/2022, en total China tuvo 693.000 contagios y 4.663 muertos. Cada muerto provoca dolor, pero compárese esos números con los de EEUU: 80.700.000 contagios y 6.210.000 muertos.

China no se limitó a salvar vidas chinas. En total donó 2.100 millones de vacunas a 120 países y organizaciones internacionales, de las que 600 millones fueron para África, el eterno olvidado en estas crisis, amén de saqueado y discriminado por el imperialismo.

Ese humanismo chino es señal inequívoca de socialismo.