Dom. 14. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Politica

INESPERADO GOLPE AL DÓLAR...?

INESPERADO GOLPE AL DÓLAR...?

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  La ofensiva mediática occidental ya ha instalado –en cuanto a la crisis en Ucrania-, que los rusus –y particularmente Vladimir Putin-, son “asesinos”, “criminales”, “inhumanos”, “violadores de los derechos humanos”, que cometen “errores militares”, que “pierden ante la resistencia ucraniana”, que “Putin afronta oposiciones internas”...

Día tras día la maquinaria comunicacional occidental apela a cualquier mentira para tratar de disimular y engañar en cuanto a su responsabilidad, luego de la reacción de Rusia, tras años de protestas, reclamos, pedidos y denuncias.

Todo occidente se lanzó a aplicar innumerables medidas en contra de Rusia y hasta preanuncian “el aislamiento internacional” (¿?).

En medio de todo ello se han olvidado de analizar que se ha abierto en el mundo uno de los más temibles temores de EEUU (y sus aliados), en cuanto a que debe afrontar un ataque inesperado a su (hasta ahora) intocable dólar.

Ocurre que Rusia – a través de su Banco Central- dispuso que del 28 de marzo y hasta el 30 de junio, comprará oro a las instituciones de crédito a un precio fijo de 5.000 rublos por gramo.

Lo anunció tras establecer una paridad fija entre el rublo y el oro para «equilibrar la oferta y la demanda en el mercado nacional de metales preciosos».

La medida puede ser el inicio de una maniobra más profunda, pues ya se está pensando que Moscú podría comenzar a vender sus materias primas en rublos.

Por lo pronto ya le anunció a los países europeos que el gas se lo deben abonar en rublos (únicamente). Con lo cual dicho importante producto ha quedado vinculado al oro a través del rublo. Ello significa que bien podría aceptar que le paguen directamente en oro. Y si ello lo extiende a otros productos exportables...?

Para algún analista económico no cooptado por el discurso washingtoniano, el mundo podría comenzar a construir o vivir el nacimiento de un nuevo sistema monetario multilateral. Estaría respaldado por el oro y las materias primas. Lo que significaría asestarle un duro golpe al sistema que desde hace medio siglo reina en el mundo y tiene al dólar como el principalísimo protagonista.

Se comenzaría a discutir si la existencia de la era del petrodólar tiene sentido, pues debería competir (si puede) con otro sistema, respaldado por el poderío ruso en cuanto a su abanico de productos exportables.

El reinado del petrodólar ha sido posible por la aceptación (e imposición) en el uso de mundial de dólares estadounidenses para comprar y vender petróleo. Esta decisión rusa puede ser el comienzo de una etapa histórica en la que el dólar comience a ser dejado de lado por las grandes potencias poseedoras de materias primas, como por algunos países que –sin ser potencia-, disponen de importancia en algún que otro producto exportable anivel mundial.

Esta jugada política rusa no es una ‘simple respuesta’ a las innumerables sanciones que occidente le está aplicando a Rusia. Mientras los analistas con pensamiento occidental no se cansan de anunciar una fuerte crisis que deberá afrontar la economía rusa ante las sanciones y el “aislamiento” (¿?) internacional, lo cierto es que se ha producido un hecho que –aunque no se dan cuenta- va a tener importantes consecuencias.

Ocurre que el oro cotiza en dólares; la paridad entre el rublo; y el oro estableció un precio mínimo para la divisa rusa (en relación al dólar).

Así, hasta el momento en que se conoció la noticia del Banco Centra ruso, el rublo se cotizaba en 100 por dólar. Ello significaba que por cada dólar se debían abonar 100 rublos.

Sin embargo, a partir de dicha medida, son necesarios 80 rublos por cada dólar. Por lo cual, en plena acción militar sobre Ucrania, el rubro se ha revalorizado (ante el dólar). Y ello sucede en medio que los mismos analistas preanuncian que la inflación alcanzará en occidente, valores desconocidos en tan poco tiempo.

Europa deberá pagar el gas ruso con rublos, con lo cual ayudará a la revalorización y estabilización de dicha moneda. De no hacerlo, sufrirá las inmediatas consecuencias de quedarse sin gas. Y si pagan y buscan ‘escaparse’ de la dependencia del gas ruso, y deciden comprar a EEUU o a algún país aárabe, lo único que lograrán en acelerar la inflación interna, pues ese gas (llegado en barcos) deben pagarlo más caro.

Es así que occidente observa sin comprender las consecuencias reales, que se podría comenzar a generar un ‘contagio’ en el sistema del comercio internacional, aceptando al rublo para adquirir productos rusos; ello significaría que dicha moneda podría comenzar a pesar realmente en otra forma en el contecto comercial mundial.

La gran incógnita está en saber si esta decisión rusa, no actuará como un detonante para que productores de petróleo, gas, cereales y algunas otras materias primas, no terminen imitando a Rusia y acepten el pago de sus productos exportables en oro (o en alguna otra moneda). De ser así, comenzaría el retroceso del dólar como “moneda mundial exclusiva”, dando paso a otro orden monetario que no sería otra cosa que aplicar el multilateralismo en lo económico, mientras EEUU sigue apostando al unilateralismo a secas.