Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

ESPAÑA Y SUS CÍNICOS DIRIGENTES

ESPAÑA Y SUS CÍNICOS DIRIGENTES

BARCELONA-ESPAÑA  (por Adalí Moriente, PrensaMare)  La trágica realidad de lo que afronta Yemen constituye la mejor muestra del cinismo de la clase dirigencial española.

Hasta el momento, este occidente que tanto reclama ‘paz’ para Ucrania, permanece sin darse cuenta (¿?) de la guerra desigual y criminal que le han impuesto a ese empobrecido país de la península Arábiga.

EEUU planeó la acción y ‘delegó’ o designó como su principal representante y ejecutor a Arabia Saudi. A la que le aportó los ‘aliados’ regionales que están sirviendo para desarrollar un verddero genocidio.

Hasta la claudicante y servicial ONU (Naciones Unidas), se ha visto en la necesidad de lanzar (fracasados) llamamientos aponer fin a semejante acción de in-humanidad occidental.

Tal organismo internacional ha informado al mundo que el número de niños menores de 5 años que sufre desnutrición llegará a los 2,2 millones. Si la situación interna era difícil, todo se agravó a partir del 2015 cuando EEUU dio carta blanca a sus ‘representantes’ para que lleven adelante ataques, invasiones, bombardeos, secuestros, hambrunas, expulsiones de ciudadanos.

Frente a todas las predicciones occidentales a su favor, la resistencia popular de ciudadanos, militares y rebeldes hutíes, ha llevado a la criminal monarquía saudita y sus aliados a un embarrado. Están empantanados (y rodeados de miles de muertos civiles inocentes).

Se estima que ya el 75% de la población de Yemen necesita apoyo humanitario en forma urgente. La ONU llevó adelante una convocatoria de donantes internacionales (pidiendo fondos) que fracasó. Se necesitaban algo más de 4.000 millones de euros, pero solo se alcanzó un 25% de ellos. Ni iquiera la intervención y pedido personal del mimsísimo titular del organismo, António Guterres, alcanzó para que occidente respondiera.

Y qué tiene que ver España en todos esto...?

En que se hizo presente en esta convocatoria en forma online en esa conferencia. Una presencia casi ‘de compromiso’, porque en defintiva... no realizó aporte dinerario, donación alguna.

Pero debe conocerse que España ha ‘colaborado’ en diversas oportunidades mostrando su ‘humanitarismo’ ante la grave situación yemenita. Tanto es así que desde que Arabia iniciara los ataques en 2015, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) aportó un total de 9 millones de euros en ayuda humanitaria a Yemen.

Aportes que sirven para que muchos españoles y particularmente sus clases dirigenciales se muestren ante sus conciudadanos, y el mundo como humanos, solidarios y cooperantes.

Se trataron de diferentes aportes de diferentes montos, como los 200.000 euros a la ACNUR (en 2015); y entre 500.000 y 600.000 euros anuales dirigidos a la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

En los últimos años se pueden citar los 250.000 euros "para la lucha contra la pandemia de la Covid” (2021), y los 250.000 euros al Programa Mundial de Alimentos (PMA; 2022).

El tema está en que...

En ese mismo periodo, la industria armamentística española realizó millonarios negocios con Arabia Saudí y con los restantes países que conforman la ‘coalición militar’ que ataca Yemen...

Tanto es así que entre 2015 y 2021, la Junta Interministerial que analiza las solicitudes de exportación de armamento autorizó numerosas operaciones con esos países por un total (de más) de... 2.700 millones de euros (¡).

Inclusive, y para que no queden dudas de la política comercial armamentística española (controlada a nivel oficial), el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), informó que España es el tercer principal suministrador de armamento de la Unión Europea a Arabia Saudí (y el séptimo a nivel mundial).

Datos que han sido ratificados 2019 por la Dirección General de Armamento del Ministerio de Defensa. Apareciendo en el mismo que Arabia Saudí es el n° 1 del "ranking de países destino de las exportaciones de defensa directas".

Una industria española que también proveyó armas a Emiratos Árabes Unidos, que aparece como el principal aliado de los sauditas en la criminal experiencia invasora en Yemen. Entre 2015 y 2021, las exportaciones autorizadas a ese pequeño país asiático supeó los 600millones de euros.

“Negocios son negocios...?”

No es tan así. Porque este tipo de negocios –más allá que los efectúen empresas privadas-, son monitoreados y autorizados por el Estado español. Por sus autoridades; y como se puene observar, en los años en que se consideran estas ventas, han existido diferentes políticos, de partidos diferentes y hasta –según ellos-, con principios contrapuestos (¿?).

Un comunicado conjunto del European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR), Amnistía Internacional, la Campaign Against Arms Trade, el Centre Delàs d'Estudis per la Pau, Mwatana for Human Rights y Rete Italiana Pace e Disarmo, cita que: "A día de hoy, los gobiernos y las empresas europeas siguen apoyando a la coalición mediante la exportación de bombas, armas y piezas de repuesto, así como servicios de mantenimiento y formación. Además, se sospecha que este armamento se ha utilizado en posibles crímenes de guerra".

Expresión que no...

Deja lugar a duda alguna que España forma parte de una estrategia de la Unión Europea, funcional a los intereses de EEUU, apoyando la desigual destrucción de Yemen. Inclusive en diciembre de 2019, estas organizaciones de derechos humanos presentaron una comunicación ante la Corte Penal Internacional (CPI) en la que se "reconstruyen los hechos de 26 ataques aéreos de la coalición que pueden ser catalogados como crímenes de guerra".

Interesante recordar estos hechos, porque estos países europeos son los mismos que hoy reclaman “paz” para Ucrania.

Lo cierto y concreto...

Es que los fabricantes y comercializadores –actividad privada- de armamentos buscan hacer negocios, pero los responsables directos de hacia dónde y a quien van destinados los mismos lo deciden los funcionarios (los gobernantes) de turno. En este sentido, y según las organizaciones antes citadas, le caben responsabilidades a funcionarios de España, Italia, Reino Unido, Francia, y Alemania.

En lo que respecta a los españoles...

Sus políticos permiten negocios armamentísticos por valores superiores a los 2.700 millones de euros, para que maten yemenitas, mientras que cínicamente aportan 9 millones de euros para “ayudarlos”...