Dom. 14. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

MÉDICO POLETTI: MÁS DE LO MISMO (Rodolfo O. Gianfelici)

MÉDICO POLETTI: MÁS DE LO MISMO (Rodolfo O. Gianfelici)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  No me equivoqué respecto a la ‘elección’ política del médico Juan Pablo Poletti, anunciando que incursionaría en política.

Su forma de expresarse y la amplia cobertura periodística que le deba el diario El Litoral (grupo Clarín) evidenciaba que jugaría dentro del espacio de la derecha y el neoliberalismo.

El martes 18-4-2023 tuvo su gran-artículo-gran de lanzamiento a través del mismo medio, que tituló: “Buscará ser intendente. Juan Pablo Poletti, precandidato: ‘Quiero que Santa Fe se pacifique, se levante y se ordene’".

Si nos atenemos a dicho título, resulta evidente que el nuevo político opina que la ciudad no está pacificada, está caída y desordenada. Pensamiento que nunca antes se le conoció y que es extremadamente duro, –teniendo en consideración su aspiración-, con el único responsable que es su correligionario de frente, Emilio Jatón. Pero bueno: Esa opinión puede ser propia y necesaria de la lucha interna que tiene dicho espacio.

Pero no es intensión entrometernos en dicha disputa interna que –al fin y al cabo- es una pelea entre (posiblemente) Antonio Bonfatti y Mario Barletta.

Lo interesante está en el discurso; porque Poletti dice: "Vengo a cambiar la política, no que la política me cambie a mí". Resulta llamativo que ahora, con más de medio siglo de vida y lanzándose en la búsqueda de la intendencia capitalina ‘descubra’ que quiere cambiar la política. Llamativamente dice lo mismo que ya dijeron un gran número de paracaidistas políticos que llegaron con el antecedente de no haber hecho política y de haberse hecho conocidos por otra actividad. Allí tenemos a Carlos A. Reutemann (piloto de Fórmula 1, peronismo), Eugenio Artaza (humorista, UCR), Palito Ortega (cantante, peronismo), Eduardo Romero (golfista, PRO) Carlos Mac Allister (exfutbolista, PRO), Héctor Baldassi (exárbitro, PRO), Amalia Granata (mediática?, derechista), Miguel Torres del Sel (chistoso, PRO), Carolina Losada (mediática, UCR), Lidia Satragno (presentadora, UCR), Mauricio Macri (presidente de Boca Juniors, PRO), Débora Pérez Volpin (presentadora, PRO), Marcela Acuña (exboxeadora, peronista), Martiniano Molina (cocinero, PRO)...

Ninguno apostó a contribuir al cambio comenzando por militar desde abajo, sino que lo hicieron todos “iniciándose” en disputas de importantes cargos. Lo que significa que hacen lo contrario a lo aconsejable y a la construcción meritoria; con lo cual es poco creible que pretenda cambiar absolutamente nada.

Por otra, el sostener que no desea que la política lo cambie, es coherente. Para qué va a querer cambio alguno, si así como actúa le va de perillas. De la nada a candidato a intendente...

Posteriormente se presenta como un supuesto “independiente” dentro del frente neoliberal y derechista. Lo que evidencia que –siendo benévolos-, Poletti tiene una extrema confusión, porque formar parte de dicho espacio ideológico no otorga posibilidad alguna de mantener independencia. Afirmar: "Elegí ese espacio porque la pluralidad de voces que tiene me va a permitir mantenerme independiente de un partidismo concreto", es mentir. De qué pluralidad habla, si todos tienen el mismo discurso de odio.

Y allí es bueno –aunque no era lo deseable- caer en nombres y apellidos concretos. De qué “pluralidad” habla Poletti cuando se suma al espacio que integran: José Corral, Miguel del Sel, Mario Barletta, Maximiliano Pullaro, Hugo Marcucci, Pablo Farías, Julián Galdeano, Federico Angelini, Clara García...

Más allá de su pertenencia a tal o cual partido, todos expresan lo mismo ideológicamente.

En este sentido resulta importante que él mismo reconoce: “la reunión que tuve con Fernán Quirós (ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires), que para mí era un referente como gestor en el área de la salud”. Hablamos de una de las personas del PRO más cuestionadas por ciudadanos, trabajadores de salud, y entidades intermedias por el tratamiento clasista, privatista y excluyente que lleva adelante en el tema de salud porteña desde su Ministerio.

Pero por otra, resulta por demás de incoherente (¿?) que Poletti -que hizo un buen trabajo durante la pandemia desde el Hospital Cullen-, esté alineado con el sector que boicoteó todas las medidas de seguridad sanitaria que se impulsaban desde la Nación. Al final Poletti coincide ideológicamente con quienes alentaban incumplir las normas de cuidado y prevensión sanitaria, que se terminaron pagando... con muertes (¡).

Pero a medida que avanza se lo va conociendo más y se entiende su ideología. Reiteró el supuesto “pluralismo” en dicho frente, porque “Este espacio es el que más se acerca a mis convicciones... Y porque no concuerdo con el Gobierno Nacional, con el kirchnerismo, no comparto muchas de sus acciones, ni durante la pandemia, ni ahora”.

Bueno, bueno, Poletti: Ya vamos entendiendo un poco más su (supuesta) “independencia”. Está bien que sea opositor; ello no tiene nada de malo en democracia. El problema es cuando se adopta la terminología incriminatoria, policíaca, y descalificadora instalada por el odio.

Porque Poletti habla de “kirchnerismo”, y no de peronismo, como lo hace todo el antiperonismo, y los medios hegemónicos. Apela a un término que se utiliza como descalificador; concuerda políticamente con la oposición neoliberal y derechista. Pero además, habiendo sido un empleado provincial (podría decirse un “cuadro profesional” o “cuadro técnico”), aparece cuestionando la política sanitaria durante la pandemia, sin tener los conocimientos de la macro-política y del macro-problema nacional, regional y mundial. De la noche a la mañana se convirtió en un "cuadro político" (?).

Más adelante afirma (en una forma un tanto demagógica, verdad...?) que “No vamos a dejar participar a nadie en el equipo que tenga algún antecedente judicial". Lo cual aparece como ‘algo’ equivocado. En todo caso debería decir que no participarán con él, los que tengan condena judicial. Porque tener antecedente judicial no constituye delito alguno.

Muchas personas por tal o cual motivo pueden haber sido partícipes en causas judiciales, pero ello no la condena. Tanto es así que el propio político Poletti podría llgar a tener “antecedentes judiciales”, en caso que la justicia se decida a investigar en profundidad la causa de cobro de coimas a contratados en el Hospital Cullen cuando él era el Director...

Porque podría ser citado a aclarar, a testificar, a demostrar cómo era que nunca se enteró de semejantes irregularidades durante su gestión.

En cuanto a que “No soy un improvisado... Tengo la experiencia de armar equipos... armar buenos equipos para que los que saben me aconsejen”, es importante, y seguramente que tiene una valorable, destacada e importante experiencia médica. El tema es que hay que conocer el rumbo; adonde se quiere ir; y cómo.

En ese sentido queda perfectamente en claro que el político Poletti ha hecho una opción ideológica por la derecha y el neoliberalismo. Lo que significa que es un continuismo local de Mario Barletta, José Corral y Emilio Jatón. Algo sí como ‘más de lo mismo’.

Ahora trata de hacer un “curso acelerado” de política para conocer la ciudad, recorriendo barrios. Seguramente que no se trata de un itinerario, armado en base a su “independencia”, sino delineado por los políticos que él quiere sacar del ambiente...

Lo llamativo es que exprese con total simpleza (o desconocimiento...?): “Pero tengo mucho tiempo para armar el equipo”. El mismo médico que destaca sus 30 años en el ámbito de la salud, 9 de los cuales al frente del Hospital Cullen, ahora plantea soluciones para toda la ciudad (con 401.000 habitantes y más de 4.000 hectáreas de superficie) armando equipos y asumir el 10-12-2023 (menos de 8 meses de tiempo). Suena extremadamente optimista y ampuloso, o directamente es la muestra del mayor desconocimiento.

Poletti plantea que el principal problema provincial es la inseguridad. Lo dice porque expresa lo instalado por los medios hegemónicos, la derecha y el neoliberalismo. No entiende que el principal problema de los santafesinos es consecuencia de un problema de política nacional y es el de la redistribución de la riqueza.

Instalar y repetir lo de la inseguridad tiene como objetivo el ocultar las políticas de ricos cada vez más ricos, y pobres cada vez más pobres. Además, el espacio que él decidió integrar ha sido el responsable provincial entre 2012 y 2019 de permitir el avance del narcoestado.

Respecto al “otro problema es la basura y la falta de limpieza. Esto también pasa por educar al ciudadano”, es importante; pero forma parte de todo un mensaje que envía a la sociedad en forma constante la prensa dominante y la dirigencia opositora. Es importante que se comprenda que las acciones de la clase dirigencial influyen directamente en las enseñanzas que recibe la sociedad.

Porque resulta repugnante y cuestionable desde todo punto de vista pretender designar a dos integrantes de la Corte Suprema de Justicia por decreto; como despedir empleados al calificarlos de “kirchneristas”; usar y cooptar a sectores corruptos de la justicia; perseguir y encarcelar a opositores; dictar normas para beneficiar a quienes fugaron y lavaron dineros en el exterior, siendo familiares directos; tomar una mega-deuda de más de 40.000 millones de dólares sin saberse dónde está la plata; hacer negociados con peajes de autopistas y empresas eólicas; financiar a una banda de lúmpenes para que asesinen a la vicepresidenta; hacer desaparecer cientos de kilos de drogas de depósitos...

Todas esas acciones envían un mensaje durísimo al grueso de la sociedad. Lo cual, arrojar en la vía pública un papel no es correcto, pero pasa a ser insignificante ante las pésimas enseñanzas que envían las clases dirigenciales.

Respecto a que él ofrece “valorar el esfuerzo del trabajo”, es importante, pero debería recordar que el espacio que él integra siendo gobierno (2015-2019) produjo una reducción de más de 200.000 trabajadores formales y más del doble de informales, por sus políticas. Y bajó el ingreso salarial de 650 a 400 dólares durante su gestión.

Pero por si fuera poco, es bueno recordar que en materia de salud nacional, al marcharse Mauricio Macri y sus socios radicales del gobierno, habían hecho desaparecer el Ministerio de Salud; debiendose agregar el desfinanciamiento de programas de salud, el vencimiento de vacunas, la no entrega de remedios a los más necesitados. Un tema que al político Poletti le debería preocupar porque ya convive con quienes aplicaron esas políticas... Y por si fuera poco, los que actuaron así o aprueban esas acciones pueden ser los que él elija para que lo asesoren...

Siendo extremadamente optimismas, podríamos decir que estamos ante una persona con buenas intenciones, pero que no pasa de ser... más de lo mismo.