Dom. 14. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
Opinión

MILEI ES PEOR QUE LA PANDEMIA COVID-19 Y LA PANDEMIA MACRI

MILEI ES PEOR QUE LA PANDEMIA COVID-19 Y LA PANDEMIA MACRI

SANTA FE-ARGENTINA (Especial para PrensaMare)  No se recuerda en una democracia una caída tan importante de los ingresos de trabajadores, jubilados y pensionados, entan breve período de tiempo.

Pero además se asiste a una importantísima caída de los principales indicadores de la economía.

No solo en democracia, sino que ni la dictadura aramburiana (1955), ni la triple dictadura (1966-1973), ni la más salvaje de las dictaduras (1976-1983), lograron ese objetivo.

Los 100 días de Javier Milei demuestran que es peor de la destrucción macrista (2015-2019) y la mismísima pandemia de Covid-19 (2020).

Está claro que Milei representa “la perfección” o el “máximo anhelo” de las peores dictaduras y de las peores democracias, en cuanto a semejantes empobrecimientos y al hundimiento de la economía y el mercado interno.

Los indicadores macroeconómicos en tres meses de gobierno son contundentes.

Milei y los poderes dominantes no necesitaron de dictadura, ni de pandemia, ni de guerra, ni de desastre natural alguno. Se trata de una estrategia deliberada de destrucción.

Está equivocado Milei...? No; en absoluto. Ese es su proyecto (o el de otros, que él encarna).

Este ajuste salvaje no resiste análisis alguno. Tiene como objetivo empobrecer y convertir al país en un simple proveedor de materias primas. Pero además, atándolo a la estrategia del poder imperial mundial donde confluyen intereses geopolíticos de EEUU, Reino Unido e Israel.

Inclusive poniendo en riesgo la propia integridad territorial, como nunca había sucedido en el país. Todo lo cual cuenta con los apoyos de:

  • La clase económica porteña
  • El poder financiero local e internacional
  • El FMI
  • Las embajadas de EEUU, Reino Unido, Canadá, Israel...
  • La clase dirigencial política (con algunas excepciones en el peronismo)
  • La clase dirigencial general (con algunas excepciones de dirigentes sociales, culturales, religiosos, comerciales, deportivos y empresariales)
  • Los medios hegemónicos
  • Los medios no-hegemónicos que aceptan y siguen la agenda de los anteriores
  • La clase periodística genuflexa, empleada del poder dominante.

Si se analiza la pandemia, se debe reconocer que fue un hecho sorpresivo e inesperado para el mundo (más allá que la creación y ‘escape’ del virus haya sido responsabilidad de EEUU, acusando a China), que afectó al mismo económicamente y con el confinamiento de millones de personas.

Argentina no pudo escapar a ella, y la economía cayó estrepitosamente. La actividad económica se contrajo 12,6% interanual en el primer semestre de 2020; cayó la inversión (28,7% interanual); bajó el consumo privado (14,5%); se redujeron las exportaciones (8,7%); y bajó el consumo público (5,5%).

Se produjeron cierres de empresas, despidos, aumento de la pobreza, que el presidente Alberto Fernández salió a tratar de enfrentar a través de programas de transferencia directa de dinero a personas (IFE) y empresas (ATP).

Frente a esa política complementada con restricciones priorizando la vida, se afrontó la deshumanización de políticos (Mauricio Macri, Patricia Bullrich, la UCR, el PRO, Cambiemos, Elisa Carrió, Luis Brandoni...), incitando a no cumplir pautas de prevención, que se pagaron con muertes. La excusa de ellos fue “defender la economía” (¿?).

Resulta importante tener presente que el programa de ATP significó la postergación o reducción de las contribuciones patronales destinadas al sistema previsional, el pago por parte del Estado del 50% del salario de los trabajadores registrados del sector privado (un pago mínimo equivalente a un salario mínimo y un máximo equivalente a 2 salarios mínimos), la actualización del seguro de desempleo por un monto de entre $ 6.000 y $ 10.000 (entre 80 y 130 dólares) y un subsidio del costo financiero de los créditos destinados a los trabajadores independientes.

A lo anterior se agregó el IFE que fue un Programa que de transferencia monetaria de $ 10.000 (130 dólares) para los trabajadores informales y para los independientes que pertenecían a las categorías más bajas del monotributo, del que se hicieron 3 pagos hasta octubre del 2020.

El Estado estuvo presente, asistiendo al empresariado y a los más necesitados de la sociedad.

Todo lo recordado resulta importante citarlo, porque fue una situación desconocida que afectó al país. Mientras que en la actualidad el accionar destructivo de Milei no prioriza la vida, ni existe previsión alguna de políticas de contención. No le interesa; se trata de un ajuste sin miramientos.

Buscando una comparativa en estos tiempos de finales de 2023 e inicios del 2024, se puede decir que Israel, embarcado en su genocidio en la Franja de Gaza, o sea: un estado de guerra, no ha sufrido en su economía y en el seno de su sociedad unas consecuencias que superen a lo que afronta esta Argentina de Milei (¡).

Relevamientos efectuados desde el Banco Central (BCRA), Indec, CAME, Unión Industrial Argentina, consultoras privadas e institutos de estudios dan cuenta para Argentina:

  • Una caída promedio de la economía de 3,5% en el 2024 (pero las más pesimistas lo establecen en un 5%
  • Los 13 insumos de la construcción presentan retrocesos promedio general de -21,7% interanual de enero
  • El rubro más afectado fue Asfalto con el derrumbe de 61,9% (en razón de la decisión de Milei de paralizar la obra pública)
  • El índice industrial del Indec de enero registró una caída de 12,4% interanual (que se suma a la caída del 12,8% del mes anterior)
  • Se asiste a un retroceso de 6,4% en la producción de alimentos
  • El Monitor de Desempeño Industrial se ubicó en 29,9% (tuvo una caída de 6,9% respecto al mismo mes del 2023)
  • A nivel industrial las cifras más bajas daparecen en producción y ventas
  • La posibilidad de la ruptura de la cadena de pagos en el ámbito industrial pone bajo tensión toda la estructura industrial y comercial
  • El ámbito industrial fue el que registró el porcentaje más alto de empresas con reducción del empleo
  • La gran mayoría de las empresas (fueron consultadas 700) indicaron que su situación económica está peor que hace un año
  • Para las pymes, en enero de este año, las ventas minoristas de las pequeñas y medianas empresas cayeron el 28,5% en comparación con el mismo período del año anterior
  • En el rubro Alimentos, las ventas tuvieron un derrumbe del 37,1% en enero (respecto al año anterior)
  • Desde los comercios se informó que recibieron aumentos semanales de entre 5% y 10% y que al trasladarlos directamente al consumidor frenaron las ventas
  • En el rubro Framacias, las ventas se desplomaron 45,8% anual en enero y 7,9% en la comparación intermensual.

Si los datos anteriores resultan contundentes, bien vale analizar lo aportado por el economista Lorenzo Sigaut Gravina:

  • En enero de 2024 el RIPTE (salario promedio de trabajadores del sector privado) cayó ante la inflación (14,7% vs. 20,6%) y suma en 2 meses un desplome en términos reales de 18%.

Para que se tenga una idea más clara de lo que sucede con Milei, el salario privado en 60 días de la pandemia Milei, es igual a la pérdida acumulada en los 4 años del gobierno de Mauricio Macri. Ello significa salarios equivalentes a los de mayo de 2005. Además, el ajuste del gasto público de enero recayó en los jubilados.

En un centenar de días de gestión, se ha dado nacimiento al mundo de la pandemia Milei.