Mie. 17. Jul 2024, Santa Fe - Argentina
opiniones

GUERRA CONTRA PALESTINA (Jorge A. Molinari)

GUERRA CONTRA PALESTINA (Jorge A. Molinari)

MONTEVIDEO-URUGUAY (por Jorge AnicetoMolinari)  (Abordando eso gris, que parece la teoría).

Recibo este documento, conservo su titulo para esta nota y lo analizo, luego del texto va mi opinión.

El planeta está enfermo (el texto pertenece a la escritora Griselda Leal).

Si bien es cierto que a lo largo de la historia siempre ha habido guerras, el adelanto de la tecnología mal enfocado hacia las armas las hace cada vez más letales.

El gasto de dinero y energía que se emplea en fabricar armamentos es demencial, si se enfocara para el bien de la humanidad se resolverían muchísimos problemas que hoy nos aquejan.

Los grandes medios nos hablan de miles de muertos como si se tratara de hormigas que nos comen las plantaciones, no se piensa que son hijos,  hijas, padres, madres, niños y niñas, amigos, vecinos... y tampoco se piensa en las víctimas que han de sobrevivir arrastrando traumas, dolores y rencores de por vida creando un círculo vicioso que a veces tiene como resultado la creación de "grupos terroristas".

A tal punto  ha llegado la insensibilidad...

El egoísmo, la soberbia y la frialdad de quienes manejan desde un escritorio los hilos del poder convencidos de hacer lo correcto, contrasta con el dolor y la indignación de los miles de millones que nos oponemos y sentimos la impotencia de no poder parar esta locura.

Se hacen cálculos del costo de las guerras y de la posterior reconstrucción, dando pingües ganancias a un puñado de millonarios que ya cuentan con grandes fortunas, pero siguen y siguen acumulando mientras millones están sumidos en la pobreza y en la indigencia.

Para eso se hacen las guerras, porque la avaricia de poder y dinero los ha convertido en seres sin sentimientos, ven el mundo como un jueguito en la computadora.

El tablero de la geopolítica varía día a día, Estados Unidos ya no es la gran potencia, intenta seguir mostrando esa imagen pero por dentro da muestras de su deterioro.

Un país que se endeuda y apunta a gastar más de lo que produce a la larga se va deteriorando. Son muchas las voces internamente que tanto en la política como en la población no aprueban que se siga enviando dinero para alimentar la guerra de Ucrania, una guerra que ha eliminado infinidad de seres humanos, destruido barrios  y comunidades enteras con el propósito de no permitir la multipolaridad y cuyo final aún es incierto.

Ahora se les presenta el problema de Israel, es la gota que desborda el vaso y es algo que sin duda les está preocupando. No sólo se trata de un problema económico sino de imagen y de riesgo bélico.

En este caso el enemigo puede ser mucho mayor, con el mundo árabe no se juega y el gobierno de Israel ha llegado a un punto en que cada vez más, gran parte de la comunidad internacional condena la manera como ha actuado contra el pueblo palestino desde hace más de 70 años.

El violento ataque de Hamas, condenado unánimemente, ha despertado sospechas en muchos analistas, dado que la débil o nula resistencia resulta poco creíble, y el resultado podría dar como excusa para cometer un verdadero genocidio, acabando con una comunidad de más de dos millones de habitantes que evidentemente al sionismo y en particular al señor Benjamín Netanyahu mucho le molesta.

Hay que saber distinguir entre el pueblo JUDÍO, la religión judía y el SIONISMO.

Si bien las familias judías son una pequeña comunidad con respecto a la población mundial, es sabido que a lo largo de la historia han aportado a la sociedad grandes hombres entre artistas, poetas, médicos, científicos, filósofos y pensadores, algunos profesan la religión y otros no y muchos hombres y mujeres que habitan en distintas partes del mundo optaron por buscar parejas no judías con lo que se han ido mezclando con otros grupos humanos.

Pero el caso de quienes se consideran SIONISTAS, es diferente, se trata de una ideología surgida en el siglo diecinueve que propuso como objetivo crear un estado para el pueblo judío como respuesta a la ola antisemita que recorrió Europa. Su creador fue el periodista austrohúngaro de origen judío Theodor Herzl y tuvo como objetivo fomentar la emigración judía a Palestina, concretándose con la fundación de Israel el 14 de mayo de 1948 de acuerdo al plan previsto por Naciones Unidas.

Actualmente  el movimiento SIONISTA está compuesto en general por multimillonarios, la mayoría JUDÍOS pero no necesariamente, también se acercan a sus filas NUEVOS RICOS, de otras creencias, incluso católicos, afines a esa ideología.

También se formó un SIONISMO SOCIALISTA que en los comienzos de la fundación de Israel  se dedicó a formar grupos comunitarios que viven en kibutz, comunidades agrícolas familiares que trabajaban en tipo cooperativas con los mismos derechos. Consideraban que era un paso hacia la revolución SOCIALISTA. Hoy en día siguen existiendo pero muchos se han ido integrando a la sociedad de otra manera.

El estado de Israel tiene uno de los ejércitos más letales del mundo, provocó la migración masiva y forzada de palestinos a dos territorios separados e incomunicados entre sí como son Cisjordania y la franja de Gaza, un pequeño territorio donde viven hacinados mas de dos millones de personas.

A diferencia de otros países parlamentarios en Israel el primer ministro es director ejecutivo, dado que las leyes fundamentales de Israel confieren explícitamente el poder ejecutivo al gobierno del cual el primer ministro es el líder.

Benjamín Netanyahu ostenta el cargo de primer ministro desde 1996 de forma interrumpida hasta nuestros días, está apoyado por el ala SIONISTA ULTRADERECHISTA y XENÓFOBA que desea eliminar a sus vecinos palestinos, para lo cual los viene acorralando de muchas maneras, incluso derribando casas habitadas por familias para construir asentamientos, asesinando y encarcelando a hombres, mujeres, inclusive a menores.

En todo el mundo han surgido manifestaciones de todo tipo en contra de los ataques de Israel.

Somos miles de millones los que abogamos por la PAZ.

Mi opinión sobre lo anterior:

Cada vez que leo un documento que contiene opiniones, las analizo.

Este lo comparto casi totalmente, me llama la atención esta frase:

“Un país que se endeuda y apunta a gastar más de lo que produce a la larga se va deteriorando”.

Ella expresa la necesidad de comprender como funciona la economía hoy en el mundo.

El capitalismo funciona endeudando a los países, salvo en aquellos que son el centro de su desarrollo.

EE.UU., el Reino Unido, la Unión Europea, cuando han perdido su predominancia en el desarrollo del capitalismo entonces recurren a las emisiones de sus monedas sin respaldo y las imponen o tratan de hacerlo, al resto del mundo.

Por ejemplo Uruguay: su deuda siempre va en aumento aún cuando desde el país se han colocado miles de millones de dólares en el sistema financiero mundial. En nuestro caso Astori aducía que ya no usábamos los préstamos directos del FMI, y que la deuda en relación al producto bruto interno era un porcentaje menor.

Ahora cuales son las herramientas que necesitamos para contrarrestar esto, no estamos hablando de un desarrollo propio, porque hoy la economía del mundo a escala hace imposible lo que en otra época el capitalismo utilizaba: el desarrollo nacional con sus correspondientes burguesías; necesitamos que la moneda sea única y universal y que los impuestos con los cuales financiar los presupuestos nacionales provengan de lo que se aplique sobre la circulación del dinero.

Massa en Argentina es prácticamente la última posibilidad de lograr en un país ese desarrollo económico condicionado; que se ha establecido desde los sectores llamados progresistas. Si hubiera sido argentino sin duda que hubiera votado a Massa, sabiendo que la alternativa programática de izquierda no se ha construido y cuando alguien se ha atrevido a insinuarla como el Pepe en la ONU, se ejerce presión para que no se siga haciendo.

Por eso hablar de bimonetariasmo como inexorable, y no plantear en el mundo otra forma de lograr atreves de los impuestos lo que la sociedad necesita está llegando a su fin.

Ahora hay que parar la guerra ya, y los instrumentos para hacerlo son precisamente la moneda única y los impuestos aplicados sobre la circulación del dinero.

La gran conjunción de voluntades en el mundo para parar la guerra y reconvertir toda la industria de la guerra, necesita aplicar esas dos herramientas.

Un mundo mejor no solo es posible sino que es imprescindible comenzar a construirlo.