Mar. 20. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA PANDEMIA EN BRASIL, EN MEDIO DEL DESGOBIERNO DE BOLSONARO

LA PANDEMIA EN BRASIL, EN MEDIO DEL DESGOBIERNO DE BOLSONARO

RÍO DE JANEIRO-BRASIL  (por Bruno Lima Rocha, Barómetro Internacional) 1ª parte - Es difícil hacer análisis en tiempo real, con la velocidad de la pandemia del virus corona avanzando y el mal gobierno confundiendo más que ayudar. En las palabras que siguen el intento es acercarse a las propuestas reales y las. Empecemos. No hay manera de analizar el comportamiento de Jair Bolsonaro, su descendencia y la mayoría de sus ministros sin tener en cuenta el factor irresponsabilidad. Muchos me han preguntado al respecto y aún más me pregunto:

¿Por qué? ¿Cuál es la relación causal entre la demencia y la necro política del presidente que debe prohibirse urgentemente? Aquí hay una oportunidad. Si Bolsonaro admite el tamaño de la gravedad de la pandemia y toma medidas similares a las adoptadas por los gobiernos europeos y anglosajones -incluidas las primeras medidas estadounidenses bajo la administración Trump, un gobierno al que es servil y hace- necesariamente tienen que cambiar el modelo económico. Para cuando comencé este texto, la administración de Paulo Guedes -el Chicago Boy al frente del gobierno proto fascista- ni siquiera había contribuido al 3% del PIB en medidas de emergencia para contener los efectos de la pandemia (incluyendo el ida y vuelta del MP 297, la de Sociopatía).

Pensemos juntos: en el Estado español están poniendo el 20% del PIB en el llamado cinturón de seguridad social; estados Unidos, con recursos del gobierno federal por sí solos, contribuirán alrededor de 1 billón de dólares en ayuda económica a 4 billones de dólares; en el Reino Unido, el gobierno del demente conservador Boris Johnson se compromete a pagar hasta el 80% de los salarios dentro de un límite máximo de 2.500 libras esterlinas para no cargar el seguro de desempleo del país; la administración central de la Unión Europea dijo que pondría alrededor de 1 billón de euros. Es una cuenta de llegada. O los especuladores que dirigen la economía brasileña abandonan el modelo, o duplicarán las apuestas en confusión y caída a gota para no "ampliar aún más el déficit fiscal" de Brasil. Ese es el nivel de estupidez y sociópata. Parte 2 - Nos enfrentamos a dos infiernos tropicales - y subtropicales en el caso de la Región Sur - y son simultáneos.

El primero se refiere a la negación de la pandemia en toda su dimensión por parte del presidente de la república, su descendencia y sus esbirros. Para preservar el modelo económico austeridad el punto de convergencia de los estafadores y la traición iniciada en el segundo gobierno Dilma Rousseff cuando el jefe de Estado coloca a Joaquim Levy, también Chicago Boy, en la Granja  y mantener la temperatura de agitación proto fascista con sus seguidores en las redes sociales, el discurso "olavista" se reanuda cada dos días. Y al mismo tiempo, el propio Bolsonaro, al reforzar más de sí mismo, pierde la adhesión al duplicar la apuesta entre el 30% y el 35% de lo incondicional.

Podemos observar en este esfuerzo macabro el discurso olavista de Bolsonaro y el resonante eco de los manipuladores de la fe de los demás, los empresarios de la fe que operan redes de recaudación de dinero sano (en especie) en los servicios de adoración al demonio del capitalismo. No mencionaré el nombre de estos herejes para no entrar en disputas legales, pero todos y todos sabemos quiénes son los fariseos y Herodes de Bananistan, la misma iia que ayuda a elegir a Eduardo Bananinha como el diputado federal más votado en la historia del país. Repito lo que he estado diciendo sin sesionar: no todo el evangelismo es un fariseo como no todo el pentecostalismo, ni hay un liderazgo vertical en estas religiones. Es necesario reconocer y ser comprensivos con todos los esfuerzos de los protestantes evangélicos de la Teología de la Misión Integral, en el mismo camino de la Teología de la Liberación, y la primera línea de lucha popular en Estados Unidos.

Pero a pesar de estas consideraciones, en la alta jerarquía farisea, se encuentra el peligro. Los líderes empresariales que manejan los puntos de recaudación de dinero en los cultos en los principales centros de adoración de becerros de oro - y, no casualmente, están a la cabeza de poderosos conglomerados entre medios de comunicación y negocios, estos son peligrosos partidarios del proto fascismo tropical y el irresponsable que fue elegido presidente.

Piense en el olavista más alucinante, junto al partidario más infame del exterminio parapolicial y añada a los imbéciles más idiotas manipulados por los fariseos. Esta es la suma explosiva del bolsonismo básico, nuestros vecinos y vecinos de clase media baja; la clase trabajadora y las comunidades periféricas. Personas con las que vivimos todos los días y no se manifiestan abiertamente, sino que se vuelven "poseídas" en las redes sociales, "orgullosas" de errar y regencia, rompiendo la lengua de Machado de Assis y Carolina de Jesús al elogiar la tortura y ejecuciones extrajudiciales. Brasil tiene esta composición ideológica en el tejido social e instituciones que reproducen y alimentan este tipo de comportamiento. Estos son los datos de la realidad y no se puede negar, sólo luchar y organizarse para transformar estas condiciones.

3ª parte - Nos enfrentamos a dos infiernos tropicales -y subtropicales en el caso de la Región Sur- y son simultáneos. El primero se refiere a la negación de la pandemia en toda su dimensión por parte del presidente de la república, su descendencia y sus esbirros. Para preservar el modelo económico austeridad - el punto de convergencia de los estafadores y la traición iniciada en el segundo gobierno Dilma Rousseff cuando el jefe de Estado coloca a Joaquim Levy, también Chicago Boy, en la Granja - y mantener la temperatura de agitación proto fascista con sus seguidores en las redes sociales, el discurso "olavista" se reanuda cada dos días. Y al mismo tiempo, el propio Bolsonaro, al reforzar más de sí mismo, pierde la adhesión al duplicar la apuesta entre el 30% y el 35% de lo incondicional.

Podemos observar en este esfuerzo macabro el discurso olavista de Bolsonaro y el resonante eco de los manipuladores de la fe de los demás, los empresarios de la fe que operan redes de recaudación de dinero sano (en especie) en los servicios de adoración al demonio del capitalismo. No mencionaré el nombre de estos herejes para no entrar en disputas legales, pero todos y todos sabemos quiénes son los fariseos y Herodes de Bananistan, la misma iba que ayuda a elegir a Eduardo Bananinha como el diputado federal más votado en la historia del país. Repito lo que he estado diciendo sin sesionar: no todo el evangelismo es un fariseo como no todo el pentecostalismo, ni hay un liderazgo vertical en estas religiones. Es necesario reconocer y ser comprensivos con todos los esfuerzos de los protestantes evangélicos de la Teología de la Misión Integral, en el mismo camino de la Teología de la Liberación, y la primera línea de lucha popular en Estados Unidos.

Pero a pesar de estas consideraciones, en la alta jerarquía del fascista, se encuentra el peligro. Los líderes empresariales que manejan los puntos de recaudación de dinero en los cultos en los principales centros de adoración de becerros de oro - y, no casualmente, están a la cabeza de poderosos conglomerados entre medios de comunicación y negocios, estos son peligrosos partidarios del proto fascismo tropical y el irresponsable que fue elegido presidente.

Piense en el olavista más alucinante, junto al partidario más infame del exterminio para la policía y añádase a los imbéciles más idiotas manipulados por los fariseos. Esta es la suma explosiva del bolsonismo básico, nuestros vecinos y vecinos de clase media baja; la clase trabajadora y las comunidades periféricas. Personas con las que vivimos todos los días y no se manifiestan abiertamente, sino que se vuelven "poseídas" en las redes sociales, "orgullosas" de errar y regencia, rompiendo la lengua de Machado de Assis y Carolina de Jesús al elogiar la tortura y ejecuciones extrajudiciales. Brasil tiene esta composición ideológica en el tejido social e instituciones que reproducen y alimentan este tipo de comportamiento. Estos son los datos de la realidad y no se puede negar, sólo luchar y organizarse para transformar estas condiciones.

Tal tragedia social también golpea a los ignorantes con un diploma de "nivel superior", pensares decir, critico pensamiento.

Supongamos que el Bolsonaro finalmente asume el tamaño de la pandemia y toma todas las medidas necesarias para aplanar la curva de expansión del virus. ¿Cuál es la consecuencia lógica de esto? Una disminución aún más drástica de la actividad económica, a través del tema de la circulación controlada de carga y personas, y la urgente necesidad de planificación económica de los servicios esenciales.

La decisión correcta en este momento sería garantizar la cuarentena de todas las categorías del mundo del trabajo que no se consideraran esenciales de acuerdo con las directrices del Ministro de Salud siguiendo quiénes. ¿Eso va a pasar? En su totalidad posiblemente no, a menos que los gobiernos estatales continúen tomando la iniciativa y se opongan a la inacción del desgobierno de bolsonóculo.

Si el Ministerio de Salud tiene en cuenta y aplica todas las directrices de la OMS, ¿cómo es la actividad económica en Brasil? Otro problema concreto. ¿Cómo aplicar estas directrices en comunidades urbanas con malas condiciones sanitarias? ¿Qué pasa con los recursos de los gobiernos locales en las líneas presupuestarias más allá de la salud pública? Como un cronista del viejo "es correcto, sí" diría.

Una vez más el Bolsonaro desgobierno tendrá que luchar ya no con sus partidarios en los estratos sociales más cercanos a la base de la pirámide medida ibge (otro de los institutos de investigación negados por el olavismo imbéciles), pero con la parte superior de la cadena alimentaria urbana, con prestamistas y evasores de importadores (como un cierto hombre de negocios calvo que aparece sin dejar de hablar de estupidez).

Si por un milagro del Consejero de San Antonio el desgobierno de los imbéciles sigue las directrices de la OMS, no querrá seguir las otras indicaciones de los organismos de las Naciones Unidas, como garantía de ingresos básicos para toda la ciudadanía, aún más en tiempos de calamidad. Al hacerlo, Bolsonaro tendría que elegir entre seguir en el gobierno renunciando al austericidio de los Chicago Boys, y al mismo tiempo, abrir porciones del gobierno a otra ola de neoliberales, estos haciéndose pasar por "arrepentidos" o a favor de medidas extremas contra el modelo de necrosis social que el canalla neoliberal a behest de los prestamistas siempre ha defendido.

Una vez más no voy a nombrar nombres aquí, pero sugiero que todos y todos identifiquen a estos que están en condición de "arrepentimiento de pasajeros" y ver el papel que han cumplido en las gerencias privatistas o la posición en la cadena alimentaria de la operación internacional de préstamos en Brasil bajo los nombres pomposos como "administradores de riesgos".

Globo, sí mismo, con todo su potencial, refleja casi en su totalidad en los editoriales de "economía" (lo más sabio sería llamar a la especulación editorial para la financiación) un intento desesperado de preservar el modelo, pero oponiéndose al presidente Irresponsable. Esta puede ser la ventana de oportunidad, la derecha está agrietada, el extremo derecho aislándose e incluso el banco y los especuladores pueden estar al borde de una crisis nerviosa con los dementes en la meseta.

Última parteHablando de la obviedad, es hora de enterrar el neoliberalismo de una vez por todas y junto con esto toda la dimensión imbécilmente del olavismo y las adyacencias. Si el gobierno federal quisiera -aunque sabía que no quería- tomaría medidas básicas. He enumerado algunas, después de hablar con profesores e investigadores de economía política y teoría monetaria moderna (MMT), he enumerado algunas medidas que tienen cierta acumulación de experiencia histórica y podrían tomarse inmediatamente.

Estos no serían exclusivos:

Federalizar o perdonar la deuda de los estados y municipios, condicionando la aplicación de estos recursos para contener la pandemia y reducir el impacto socioeconómico

Fin o cambio tanto de la Regla de Oro como del Techo de Gasto.

Posibilidad de que el Banco Central y Caixa Económica sienten los valores de la Tesorería Nacional (reduciendo así la presión de los concesionarios del circuito financiero de juegos de azar).

Promulgar la economía planificada para los bienes esenciales e incluir en esta esencialidad todo lo que garantice el bienestar colectivo.

Suspensión inmediata de las facturas básicas como electricidad, agua, teléfono, internet y acceso a cestas básicas para los estudiantes de escuelas públicas que tuvieron acceso a las comidas escolares.

Garantía de empleo e ingresos con cobertura salarial por parte del gobierno (hasta el 80% con un límite máximo ampliado, como ejemplo de la medida que está adoptando el Reino Unido e incluso Venezuela).

Líneas de crédito y capital de trabajo para pequeñas empresas, con un techo en el movimiento anual y que generen empleos directos.

Ingreso básico universal recomendado por las Naciones Unidas

Serían medidas básicas iniciales para evitar que la pandemia se convirtiera en una desgracia corporativa. Es lo opuesto a la necro política, el fariseo, los proto fascistas y los sociópatas de la hacking de préstamos incrustados en la alta jerarquía económica del desgobierno de Bolsonaro. La situación es tan grave que incluso tiene especulador profesional, gestor de corretaje de aplicaciones de riesgo exigiendo un gasto ilimitado, así como un Plan Marshall tropical. Ya era hora. Derrota a los fascistas y contienen la pandemia.

El momento es presionar y prepararse para pagar cuando se suspende el aislamiento social. Mañana siempre será otro día (traducido por Sylvia Ubal).