Dom. 26. May 2019, Santa Fe - Argentina
Política

MURIÓ HÉCTOR TIMERMAN

MURIÓ HÉCTOR TIMERMAN

En medio del silencio de la prensa hegemónica...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  El 30 se produjo la muerte de Héctor Timermann (65 años), que fuera canciller del gobierno peronista de Cristina Fernández. Sufría de cáncer y desde la justicia cooptada por el gobierno nacional macrista, le impidieron llevar adelante el tratamiento en tiempo y forma en EEUU.

No fue una decisión “judicial”, sino política. Se asemeja extremadamente a la que también aplicó en su momento la dictadura militar con Héctor J. Cámpora. El expresidente estaba asilado en la embajada mexicana en la Ciudad de Buenos Aires, cuando se le detecta la enfermedad. Médicos puestos por dicha embajada informaron a las autoridades dictatoriales sobre la dolencia. Inclusive médicos del gobierno, verificaron la enfermedad. Sin embargo solo le autorizaron la salida del país, cuando todo era irreversible.

No fue una decisión “médica”, sino una decisión política. En un caso en manos de una banda que había usurpado el poder; en el otro, de un gobierno elegido democráticamente. Ambos unidos en que defienden los mismos intereses de grupos de poder locales e internacionales.

El ex Jefe de Gabinete del último gobierno peronista, Aníbal Fernández, lo despidió en las redes sociales escribiendo: “Adiós uqerido amigo: Dios no quiere cosas puercas por lo cual, los hijos de puta que te lastimaron sin razón, pagarán por ello. No lo dudes. Que Dios te bendiga”.

Timerman falleció en la madrugada del domingo. En su peor momento de salud debió afrontar la persecución judicial-política desde los Tribunales de Comodoro Py y el gobierno de Cambiemos. Maniobra de la que también tomaron parte de manera escandalosa la Daia y la Amia.

Se lo acusó de “traición a la patria”; el gobierno de EEUU le quitó la visa cuando debía continuar su tratamiento contra el cáncer (iniciado en Nueva York). Estaba imposibilitado de caminar, casi no hablaba. Fue ignorado por los medios hegemónicos: fue destratado con acusaciones disparatadas, sin que ninguna entidad y/u organización de cultura o religión judía haya salidol a defenderlo. Mucho menos a hablar de “antijudaísmo”Se llevó el cariño y reconocimiento de miles, millones de argentino silenciados.